Steve Austin, Cody Rhodes y Vince McMahon, la noche de éxtasis en WrestleMania de WWE

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Stone Cold Steve Austin ejecuta su tradicional festejo con cervezas en WrestleMania 38. (Joe Camporeale-USA TODAY Sports)
Stone Cold Steve Austin ejecuta su tradicional festejo con cervezas en WrestleMania 38. (Joe Camporeale-USA TODAY Sports)

WrestleMania es a la WWE como el Super Bowl a la NFL. La compañía se guarda sus mejores cartas para la función más importante del año. Quiere dar de qué hablar a como dé lugar. La edición 38 del magnoevento resultó un éxito gracias al factor sorpresa. ¿Quién imaginaría ver de vuelta a Stone Cold Steve Austin, Cody Rhodes y Vince McMahon en sus cuadriláteros?

El cartel de WrestleMania 38 garantizaba espectáculo con tal de atrapar a más seguidores casuales. En él aparecían personajes como Logan Paul, Johnny Knoxville y Pat McAfee. Pero hacía falta algo más que eso para provocar expectación. La fórmula de la nostalgia rinde frutos. WWE la reutilizó mediante Austin, Rhodes y McMahon.

Las tres presentaciones estuvieron vinculadas con lo inesperado. El único pactado para mostrarse en la denominada Vitrina de los Inmortales era Stone Cold, comparecería en un segmento con el gladiador canadiense Kevin Owens. De ahí a que se volviera a poner las botas para luchar, después de 19 años, hay un salto notable. Cody Rhodes y Vince McMahon no habían sido confirmados en el show.

La lucha de despedida de Steve Austin

El quebranto de un vidrio siempre representa peligro para quienes se encuentren a su alcance. En el contexto del entretenimiento deportivo, no es para menos. Simboliza la entrada de Stone Cold Steve Austin, una de las leyendas más representativas de la WWE. Su irrupción en el AT&T Stadium fue diferente a las demás: portaba las rodilleras que abandonó tras su retiro en 2003.

Nadie vio venir su salida de los encordados, fue repentina. Solo The Rock, el oponente final al que había enfrentado, guardó el secreto. Austin lidiaba con una estenosis espinal. Un movimiento mal aplicado lo hizo caer de lleno sobre su cabeza, hecho que derivó en complicaciones nerviosas y acortó su carrera. Dijo adiós a la disciplina a los 38 años. Cargaba consigo un legado intachable, pero ya no era capaz de someter a su cuerpo a castigos más severos.

Stone Cold Steve Austin se mide a Kevin Owens en WrestleMania 38. (Joe Camporeale-USA TODAY Sports)
Stone Cold Steve Austin se mide a Kevin Owens en WrestleMania 38. (Joe Camporeale-USA TODAY Sports)

Este WrestleMania le permitió despedirse bajo sus condiciones, en su natal Texas. Colisionó en una batalla sin reglas. Dejó obsoleta la condición de los estandartes que retornan: no aplicó su movimiento especial y terminó el choque en un santiamén, sino que luchó por casi quince minutos a cambio de movidas fuertes sobre el concreto. El miedo jamás abundó en La serpiente de cascabel, simplemente quería disfrutar un poco más.

Cody Rhodes, la estrella que reconstruyó su pasado

Cuando Cody Rhodes se alejó de la empresa hace seis años, anhelaba construir un trayecto separado de la imagen de su padre: el icónico Dusty Rhodes. Se consolidó en Japón y en la escena independiente de Estados Unidos. Incluso fundó All Elite Wrestling en 2019, emporio con el que revolucionó la industria. Estaba en la cima de la montaña, sólo que aún tenía un poco más que demostrar en WWE.

"The American Nightmare" Cody Rhodes realiza su entrada al ring en WrestleMania 38. (Joe Camporeale-USA TODAY Sports)
"The American Nightmare" Cody Rhodes realiza su entrada al ring en WrestleMania 38. (Joe Camporeale-USA TODAY Sports)

Regresó a WrestleMania con el manto de una megaestrella, en aras de cumplir su promesa. Siempre será el hijo de una leyenda, eso no lo podrá cambiar. La realidad es que su hito como The American Nightmare es tan inmenso que lo distingue de su familia luchística. Vince McMahon lo eligió como el contrincante misterioso de Seth Rollins, al que superó sin inconvenientes. Mejor respaldo no existe al iniciar una nueva etapa.

Vince McMahon, el jefe lo hace de nuevo

Luego de que Pat McAfee venciera a Austin Theory, Vince McMahon entró al quite por el caído. Para el mandamás de la WWE, la edad se limita a un número. Con 76 años, se quitó la corbata con tal de volver al ruedo. Su personaje no es constante ante las cámaras. Cada que reluce, hace valer sus reglas. Así, pactó el frente a frente con el expateador de los Colts de Indianápolis.

Vince McMahon compite con Pat McAfee en WrestleMania 38. (Joe Camporeale-USA TODAY Sports)
Vince McMahon compite con Pat McAfee en WrestleMania 38. (Joe Camporeale-USA TODAY Sports)

Nunca ha sido un luchador, pero 57 duelos lo respaldan. Su rol está asociado al escritorio: es el encargado de tomar decisiones creativas para los talentos. Doce años pasaron desde su último encuentro. El tiempo pareciera no correr por sus venas. El hombre que no pierde el ímpetu por cargar pesas a las tres de la madrugada, a la par que dirige su negocio, salió con el brazo en alto.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Furia en CDMX: Hombre agrede con un tubo a familia por conflicto vial

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.