Johnny Knoxville y su gusto por maltratar y torturar su cuerpo, ahora en la WWE

·4  min de lectura
Johnny Knoxville hará lo que mejor ha hecho por años: someter a su cuerpo a los más infames castigos con tal de mantener su fama. Y qué mejor lugar para eso que un cuadrilátero de lucha libre. (Foto: Chris Unger/Zuffa LLC)
Johnny Knoxville hará lo que mejor ha hecho por años: someter a su cuerpo a los más infames castigos con tal de mantener su fama. Y qué mejor lugar para eso que un cuadrilátero de lucha libre. (Foto: Chris Unger/Zuffa LLC)

Johnny Knoxville está acostumbrado a mantenerse en el ojo del huracán. Fue gracias a Jackass por lo que alcanzó el punto más alto de su carrera como actor. Curiosamente también de la mano de su obra más privilegiada, trepará entre las cuerdas con tal de conseguir algo que sólo una celebridad había podido lograr en la historia de la lucha libre estadounidense.

Acostumbrado a los retos extremos, la estrella participará en un combate dentro de la World Wrestling Entertainment (WWE). Aunque este tiene sus particularidades. No será un mano a mano, sino una contienda en la que tendrá que eliminar a 29 atletas más al arrojarlos por encima de la tercera cuerda del cuadrilátero. Así, entrará al Royal Rumble 2022.

En caso de ganar, sería acreedor de un derecho que es objeto de deseo de todos los luchadores participantes: retar a uno de los monarcas máximos en la pelea estelar de WrestleMania, el show anual más importante de la empresa. En el presente, Roman Reigns ostenta el Campeonato Universal; mientras que Brock Lesnar hace lo propio con el Campeonato de la WWE.

Roman Reigns golpea a Brock Lesnar con el Campeonato Universal durante WWE Crown Jewel 2021. (Fayez Nureldine/AFP vía Getty Images)
Roman Reigns golpea a Brock Lesnar con el Campeonato Universal durante WWE Crown Jewel 2021. (Fayez Nureldine/AFP vía Getty Images)

En contraparte, el precio por pagar en caso de perder es alto. Pese a que tuvo que adaptarse a bromas y escenarios desafiantes durante sus apariciones en la saga de comedia, el pancracio presenta un rango distinto de complejidad. También podría experimentar golpes, vuelos y caídas, aunque una mal ejecución de ellas lo expondría a una nueva lesión en su largo historial.

Knoxville, de 50 años, ha atravesado por múltiples infiernos a causa de exponer su cuerpo en los proyectos donde participó. Entre ellos resaltan dientes rotos, hemorragias internas, conmociones cerebrales, así como fracturas de tobillo, meniscos y muñecas. Los accidentes de celebridades ajenas al combate son menos frecuentes en esta disciplina, dado el cuidado entre los involucrados, pero posibles.

La lucha libre profesional es considerada como un deporte-espectáculo, en que las figuras deben someterse a un entrenamiento especializado por años para afinar sus habilidades sobre el cuadrilátero. Las historias que se desarrollan en torno al ring están acompañadas de escritores, con tal de desenvolver los personajes, y productores, quienes pactan la ruta del encuentro físico.

Existe una dirección previa sobre lo que debería suceder; sin embargo, los gladiadores son los únicos que llevan a cabo la aplicación de movimientos y castigos sobre la lona. El ejemplo exitoso más reciente de un artista en los encordados es el de Bad Bunny, cantante que en 2021 materializó su sueño más preciado de niño al competir en la edición 37 de la Vitrina de los Inmortales.

Bad Bunny festeja junto a Damian Priest luego de vencer a John Morrison y The Miz en WrestleMania 37. (Joe Camporeale-USA TODAY Sports)
Bad Bunny festeja junto a Damian Priest luego de vencer a John Morrison y The Miz en WrestleMania 37. (Joe Camporeale-USA TODAY Sports)

Desde temprana edad, el cantante puertorriqueño seguía de cerca la programación de WWE; por ello, cuando se le dio la oportunidad de competir, no dudó en aceptar. La diferencia respecto a sus similares es que Bad Bunny se preparó por tres meses para no desentonar en su gran noche. Además de que el duelo de parejas en que se inmiscuyó, junto a su compatriota Damian Priest, duró cerca de quince minutos.

La lógica indica que tal como ocurrió con Drew Carey en el Royal Rumble de 2001, la presentación de Johnny Knoxville será corta en la batalla real. En aquella ocasión, el vigente conductor de The Price is Right sólo permaneció por dos minutos con 54 segundos en el cuadrilátero, ya que prefirió cruzar la tercera cuerda por sí solo antes de ser atacado por algún luchador.

Con el eventual estreno de la película Jackass por siempre, la cinta conclusiva del fenómeno que inició como un programa en MTV y prosiguió en una secuencia de siete filmes, la vuelta del actor a WWE se entiende como una estrategia publicitaria. Pese a que el triunfo no es una posibilidad real para él, Knoxville ingresará a un set distinto para hacer lo que mejor sabe: entretener.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

J Balvin y su gran gesto a un niño que sufría burlas por usar tenis pirata

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.