Y Dries Mertens resucitó a Maradona

Dries Mertens junto a Jorginho tras derrotar a la Lazio en el Estadio Olímpico de Roma (Foto: AP Photo/Alessandra Tarantino)

Es muy napolitano fichar al mejor jugador del mundo, reunir a setenta mil almas en San Paolo para recibirlo a fuego y después acabar octavos. En el sur de Italia, cuando se trata de fútbol, sabe que el éxito es un surfista glorioso cayendo de la ola tan solo unos segundos más tarde. El buen fútbol es efímero allí. Una ventana exigua. Estos conceptos los domina Maurizio Sarri y por eso no se cansa de colocar una idea clave en la mente de los napolitanos en cuanto tiene oportunidad. Ayer, tras vencer no sin dificultad a un recién ascendido como la SPAL, fue una de esas ocasiones en las que el entrenador del Napoli recordó que no son el antídoto a la Juventus. El problema es que cuesta creerlo viendo jugar a su equipo y contemplando el irresistible estado de forma de Dries Mertens.

El primer año de Maradona en Nápoles fue discreto en resultados pero mágico por momentos. El equipo del mejor acabó octavo, fuera de Europa y salió derrotado en casi todos los duelos con los grandes pero el ‘Pibe de Oro’ dejó unas cuantas jugadas que todavía centellean en las retinas de los aficionados del club celeste. Su gol de vaselina a la Lazio en San Paolo fue uno de esas diapositivas ya indelebles.

Una imagen, que 32 años más tarde ha vuelto a la vida en las botas de Mertens. El belga le clavó el gol de Maradona a la Lazio en el Olímpico y el Nápoles vuelve a soñar en grande. Es una exageración napolitana, claro, pero solo le hecho de que el belga haya logrado desatar el imaginario colectivo y las comparaciones con el mito dan idea de su calidad y su momento.

La relación de Mertens con el gol siempre ha sido prolija. En la liga holandesa se hizo célebre por su capacidad para golear partiendo desde la banda, por pesar en la portería contraria arrancando desde esa línea donde la cal suele ser pura pólvora mojada. Sin embargo, desde que Sarri le preparó para trabajar como punta más adelantada de su sistema, los números de Mertens han crecido hasta alcanzar las 34 dianas la temporada pasada. Una salvajada a la altura de los mejores arietes del mundo para un jugador, insisto, criado en la banda.

Con siete goles en ocho partidos en lo que llevamos de temporada y unos cuantos guiños al pasado más glorioso del club, el belga es la principal atracción de un Napoli lanzado. ¿Apostamos algo a que volverá a resucitar a Maradona antes de que acaba el año.

También te puede interesar:

Por favor, sigamos comparando a Dybala con Messi

Falcao, Dybala, Agüero…nuestro once ideal latinoamericano de la semana está plagado de estrellas

España, soluciones profesionales