Bellew temió tanto por su vida contra Haye que escribió su testamento antes de la pelea

Lester Jiménez
Tony Bellew (izquierda) superó David Haye por nocáut técnico en el undécimo asalto el pasado 4 de marzo. Foto: Evening Standard

Promocionar una pelea es un arte.

Es ese talento histriónico que aflora en los boxeadores que se paran frente a una cámara o un público y convencen a todo aquel que le escucha de que hay razones para ver su combate.

Pero pocos son tan buenos que convencen hasta su propio oponente.

Pues ese es el caso del combate del pasado 4 de marzo entre el campeón crucero del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), Tony Bellew, y el ex monarca mundial David Haye.

El combate estuvo precedido por candentes conferencias de prensa y entrevistas en las que Haye (28-3, 26 KO’s) prometió más de una vez que acabaría con la carrera de Bellew (29-2-1, 19 KO’s) y que lo enviaría al hospital. Incluso, dijo que estaba poniendo en riesgo su vida al subir al cuadrilátero para enfrentarlo.

Muchos les dieron crédito a sus palabras, incluyendo el propio Bellew.

En una entrevista reciente, el británico -padre de tres niños- aceptó que escribió un testamento antes del encuentro en caso de que no saliera caminando del O2 Arena de Londres.

“Es muy muy aterrador. Hay personas que han pasado por situaciones recientes y lo admito, me asusté”, dijo Bellew en una entrevista con Boxing News.

“Nadie sabe esto, pero escribí un testamento dos semanas antes de la pelea. Es la primera vez que hago esto en toda mi carrera. En mi testamento le dejaba todo a mi señora en caso de que me pasara algo, porque sabía que él (Haye) era capaz de lastimarme”, puntualizó.

Los conocedores del boxeo le daban pocos asaltos a Bellew frente a Haye y más de uno pronosticó que, en efecto, terminaría seriamente lastimado.

Curiosamente, los papeles se invirtieron esa noche en Londres.

Bellew no solamente se impuso en el combate vía nocaut técnico en el undécimo asalto, sino que fue Haye quien terminó en el hospital, ya que en medio del pleito sufrió una lesión en su talón de Aquiles que necesitó intervención quirúrgica luego del combate.

“No me malinterpreten. Yo sabía que también era capaz de lastimarlo. (Pero) escucharlo decir las cosas que dijo, lo encontré repugnante”, subrayó Bellew.

Actualmente Haye se recupera de su operación y espera regresar a los cuadriláteros antes que culmine el año, con la esperanza puesta en una revancha.

Bellew, por su parte, baraja algunas opciones tanto en la división crucero como en los pesos pesados.

Sin embargo, no se descarta la posibilidad de que ambos púgiles vuelvan a encontrarse en el camino.

A lo mejor, no estaría mal actualizar el testamento.

También te puede interesar:   

No es el fin para “Chocolatito” González

Mayweather vs McGregor: ¿Un éxito o un chiste?

Asoma un castigo para David Haye