Robin van Persie, el maestro de lujo que Santiago Giménez tendrá en el Feyenoord

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Robin van Persie durante el Mundial Brasil 2014. (REUTERS/Tony Gentile)
Robin van Persie durante el Mundial Brasil 2014. (REUTERS/Tony Gentile)

Robin van Persie fue uno de los mejores delanteros del mundo. Brilló con luz propia en el Arsenal y Manchester United. Y ni hablar de la selección de Países Bajos. En México, sin embargo, se le recuerda principalmente por dos factores: quitarle el puesto a Chicharito Hernández en los Red Devils y por formar parte del equipo que victimó al Tri en el Mundial de Brasil 2014. Quizá esos hechos del pasado hacen que no sea tan bien recordado en suelo nacional, pero ahora tendrá la oportunidad de ponerse "a mano" con el futbol mexicano.

El histórico atacante actualmente forma parte del cuerpo técnico de Arne Slot, timonel del Feyenoord, tercer equipo más importante del futbol neerlandés. Robin es el entrenador de delanteros. Por lo tanto, tendrá a su cargo a Santiago Giménez, el ariete más prometedor del futbol mexicano que ha dado un salto de calidad en su incipiente carrera. Como es de conocimiento público, la Eredivisie se caracteriza por su carácter formativo: corrige las deficiencias de sus jóvenes valores y potencia sus principales virtudes.

Es por ese motivo que no puede existir mejor destino para Giménez en estos momentos. A seis meses del Mundial de Qatar, y con la reciente lesión de Raúl Jiménez que le cortará ritmo competitivo, el Chaquito tiene muchos argumentos para hacerse con la titularidad del Tri. Para ello, deberá ganarse el puesto en su nuevo club: competirá con Danilo y Azarkan, atacantes que tienen la guardia baja y no han solventado la falta de gol que padece el Feyenoord.

Santiago Giménez en un partido de Liga MX con Cruz Azul. (ALFREDO ESTRELLA/AFP via Getty Images)
Santiago Giménez en un partido de Liga MX con Cruz Azul. (ALFREDO ESTRELLA/AFP via Getty Images)

En ese contexto, Giménez y van Persie podrían convertirse en cómplices ideales. El mexicano es zurdo, alto y buen rematador. Comparte esos rasgos con su futuro mentor. Desde luego, le faltan los recursos técnicos y la sensibilidad en el juego que hicieron de RVP un jugador codiciado por todos los clubes poderosos de Europa. A Santiago no se le puede exigir que, de la noche a la mañana, se convierta en algo que no es. Ni tampoco que se vuelva una calca de van Persie. Crecerá a su ritmo y de acuerdo con sus facultades.

Durante el tramo más reciente de su carrera, Giménez explotó su faceta más goleadora y validó el repertorio de remates que lo convirtieron en un auténtico romperredes en las categorías inferiores de Cruz Azul (antes de despedirse de México, llevaba cinco goles en cuatro partidos del presente torneo). En algunos torneos se echó en falta una mayor productividad del 'nueve' cementero, pero siempre lo compensó con desmarques que abrían espacios para que otros jugadores hicieran los goles que a él le faltaban.

En su nuevo equipo, Giménez aprenderá de un maestro que conoció todos los secretos del oficio de delantero para triunfar en Europa. Van Persie fue canterano del Feyenoord, y de Rotterdam partió a Londres para jugar con el Arsenal. Ahí se convirtió en un ídolo total. Durante ocho temporadas se confirmó como el líder total del ataque gunner. Eso cambió en 2012 cuando "traicionó" a la afición del Arsenal para partir al Manchester United, equipo en el que ganó la Premier League en la temporada 2012-2013, la última de Sir Alex Fergurson en Old Trafford. Se retiró en 2019 volviendo a casa, Feyenoord, tras un exilio temporal en el Fenerbahce de Turquía.

En su paso por el United, van Persie relegó a Chicharito Hernández al banco de suplentes. Irónicamente su nuevo discípulo, Santiago Giménez, también podría ser un verdugo en la carrera de Hernández: le está quitando la oportunidad de jugar su último Mundial. Hasta hace poco, todavía se clamaba por la presencia de Chicharito en la selección mexicana. El momento de lucidez que vive el Bebote ha motivado el olvido de cualquier otra opción que no sea él. Si aprende de van Persie y se adapta rápido al Feyenoord, Giménez estará en Qatar. Y quizá no sólo como escudero de Raúl Jiménez, sino como atacante titular.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Han vivido lo peor en autobuses de CDMX, pero esto ya fue extremo

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.