El incontrolable temperamento de Pablo Pérez y su sorprendente "justificación"

 

Pablo Pérez es una de las figuras de Boca Juniors y uno de los preferidos de Guillermo Barros Schelotto en el armado del mediocampo del actual puntero del fútbol argentino.

Pero el ex Newell´s tiene una mancha negra en su “curriculum”: su carácter, cuando se le sale la cadena pega por demás y eso le ha traído más un dolor de cabeza tanto a él mismo como al equipo.

Los antecedentes lo condenan. Es de esos jugadores que son adictos a las tarjetas amarillas, provocando que la mayoría de los partidos juegue condicionado. Inclusive en varias oportunidades, sobre todo en partidos claves, ha dejado al equipo con 10 debido a ese temperamento algo incontrolable.

Este martes se volvió a dejar atrapar por su mal genio y en la práctica le entró muy fuerte a un compañero, el juvenil Tomás Fernández. Si bien no lo lastimó (aunque estuvo a punto de hacerlo), Barros Schelotto lo echó del entrenamiento.

Pero lo más sorprendente del caso es que luego del incidente, en lugar de pedir perdón,  dijo lo siguiente: “He pegado peores”…Increíble…


Todo sucede en una semana en la que el entrenador deberá tomar una decisión muy importante de cara al partido ante Estudiantes, ya que el propio Pérez regresa de una fecha de suspensión por acumulación de tarjetas y en el sector medio están Gago, Bentancur y Barrios.

Sebastián Battaglia, un ex referente e ídolo de Boca, habló al respecto y dijo que “se lo nota fastidioso”. ¿Será por la competencia en el puesto, que cada vez se hace más fuerte?


¿Por quién se inclinará el técnico para visitar al conjunto platense? ¿Debería ser parte de los suplentes por haber cometido esta falta? ¿Merece ser disculpado sobre todo después de su “injustificable justificación”?

Una decisión complicada ya que Gago es número fijo, Bentancur es uno de sus preferidos y el colombiano Barrios viene cumpliendo excelentemente bien y su rendimiento está en pleno ascenso.

También te puede interesar:

El iraní que es un calco de Messi, ¿jugará igual?

¿Yerry Mina se robó un trípode?

Peñarol-Palmeiras: otra vez la barbarie