El dibujo de Valverde

Alejandro Farffann

Se acuerdan de César Luis Menotti? uno de los precursores y defensores de la búsqueda del triunfo a través de la buenas formas y el espectáculo. En una de sus tantas frases memorables, dejó este detalle de fineza única: “los sistemas en el fútbol son solo números de teléfono”.

El facilismo en el análisis

Y es que me divierte profundamente ver a este, cada vez más creciente, cardumen de hinchas con micrófono, y ex futbolistas que no saben combinar un verbo con un sustantivo, ni entienden de estructuras semánticas y gramaticales básicas; tratando de reducir el fútbol a un grupo de números dibujados sobre un tablero.

Messi, Suárez y Piqué publicaron un alegre reencuentro con el brasileño, mientras el club le hacía una demanda millonaria

El dibujo táctico es necesario, lo es; pero sirve simplemente para brindar un orden posicional a los jugadores sobre la cancha, a partir de allí, cuando el balón está rodando, la ocupación de posiciones en espacios sin cobertura, la dinámica constante, los cambios posicionales, la caída por sorpresa a zonas libres, la salida por bandas, el juego interior, el cambio de frente, la gambeta, la pared, el desequilibrio individual, la imaginación, el momento sicológico, el arte de lo inesperado, y mil variables más, borran de la cancha cualquier disposición táctica inicial.

Esto no es jugar lotería

Lo importante para el Barcelona de Valverde no es saber si van a hacer un 4-3-3, un 4-4-2, un 4-2-2-2, un 4-3-1-2 o un 4-3-2-1. Lo importante es que lleguen jugadores con la suficiente inteligencia, talento y personalidad para complementar a un par de genios, como Suárez y Messi.

Lo que realmente importa es que Valverde mire para el banquillo en un momento de apremio, y en lugar de Samper, Vermaelen o Douglas, encuentre a Iniesta fresco, porque alguien más ya hizo el trabajo sucio durante sesenta minutos; que Valverde encuentre a Yerry Mina o Di María. Que encuentre jugadores, que cuando tengan que entrar, permitan que el equipo mantenga un nivel de élite.

Técnico está com problemas para montar o time ideal do Barcelona e tem feito mudanças com frequência

El problema es de plantilla, en primer lugar, y de orden institucional, en segundo lugar. Es inadmisible el cabaret en el que está convertido hoy el club. No se puede pasar de ser el dominador absoluto del fútbol mundial, a la burla unánime del fútbol internacional un menos de dos años.

Así es imposible

Barcelona puede jugar con el dibujo táctico que quiera en este momento, y el resultado será el mismo, no va a dominar el fútbol mundial, sencillamente porque no tiene los jugadores suficientes en número y en talento superior, para lograrlo.

Perder a Neymar, querer a Verratti y conformarse con Paulinho, pretender a Coutinho, y quizás tener que ver a Seri, son indicadores inequívocos de una decadencia rampante.

Si a esto le sumamos la guerra abierta y pública que los jugadores le han declarado a la Junta Directiva y su Presidente, por lo que menos se tienen que preocupar los culés es por el dibujo táctico. Esto no se soluciona con numeritos insulsos en una pizarra, esto se arregla con jugadores fabulosos, planificación técnica de primer nivel y seriedad dirigencial.

También te puede interesar:

El “Fantasma de la B” sobrevoló el Atanasio Girardot

José Luis Chilavert va por la presidencia de Paraguay

Kaká y la expulsión más ridícula de su carrera