Qatar 2022: Achraf Hakimi, el futbolista que nació en España, pero eligió a Marruecos por amor

Achraf Hakimi junto a Hakim Ziyech celebrando el pase a Cuartos de Final de Qatar 2022. (Manuel Reino Berengui/DeFodi Images via Getty Images)
Achraf Hakimi junto a Hakim Ziyech celebrando el pase a Cuartos de Final de Qatar 2022. (Manuel Reino Berengui/DeFodi Images via Getty Images)

El desenlace tenía que ser así. Achraf Hakimi tomó el balón decisivo del partido y enfiló rumbo al arco de Unai Simón. Todo estaba casi dicho, pero había que hacer lo más importante: dar el golpe final. Y la conclusión no podía ser más poética. Hakimi nació en Madrid, se formó en la cantera del Real Madrid y tuvo la oportunidad de representar a España. No quiso hacerlo.

En el momento cumbre de Qatar 2022, Hakimi decidió picar el balón con una frialdad envidiable. En todo momento marroquíes, españoles y fans ajenos supieron que su disparo sería gol. Eso era lo que tenía que pasar, porque de estos capítulos está constituida la magia de las Copas del Mundo. ¿Cuántas habrá escuchado Achraf que tomó una mala decisión al elegir al país de sus padres y no el de su nacimiento?

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Su nivel lo hubiera hecho titular en España. Ha jugado en varios de los equipos más importantes de Europa: Dortmund, Internazionale y PSG. Nunca pudo afianzarse en el Madrid porque en su puesto está y estará Dani Carvajal, hoy también eliminado del Mundial con España. Hakimi siempre tuvo muy claros sus motivos. España no pudo convencerlo.

"Sí, hubo momentos en Juvenil (de España). Hubo contactos, fui a la Selección Española también para probar, con De la Fuente. Estuve un par de días en Las Rozas y vi que no era mi sitio adecuado, no me sentía como en casa. No era por nada en concreto, sino por lo que yo sentía, porque no era lo que había mamado y vivido en casa, que es la cultura árabe, ser marroquí. Yo quería estar aquí", contó a Marca. "Es un tema de corazón. Soy un producto de la cultura marroquí. En mi casa se habla árabe, mi madre cocina comida marroquí y soy musulmán practicante", dijo en declaraciones recogidas por El Plural. Y precisamente las fotografías festejando con su madre en cada partido de Qatar 2022 han sido de los más emotivo de las últimas semanas.

Hakimi festejando junto a su madre. (Ian MacNicol/Getty Images)
Hakimi festejando junto a su madre. (Ian MacNicol/Getty Images)

Dicen que en el corazón no de manda y Achraf Hakimi es la mejor prueba de ello. Escogió sentirse en casa. Sabía que los títulos mundiales y europeos eran una opción con España, una selección que además se ha especializado en abrir lugares a jugadores jóvenes. Nada de eso tuvo el suficiente poder de convencimiento para inclinar el deseo de Hakimi. Ya en el Mundial pasado, Rusia 2018, este lateral con alma de extremo se había enfrentado a su país de nacimiento. En ese momento el cotejo acabó en empate y los marroquíes ya no se jugaban nada, pues habían llegado a ese tercer partido eliminados del Mundial.

Cuatro años más tarde, la realidad no podría ser más diferente para ambos equipos. Marruecos ha accedido a los primeros Cuartos de Final de su historia y España ha acumulado su tercera frustración consecutiva después de ser Campeones del Mundo. Quedaron fuera en la primera ronda de Brasil 2014, en Octavos de Final en Rusia 2018 (eliminados por los anfitriones) y ahora se van también en el cuarto partido. No les faltan buenos jugadores, y quizá el futuro sea luminoso para ellos, pero por ahora les toca penar una vez más: no se han recuperado de la resaca de Sudáfrica 2010. A doce años de distancia, siguen anclados a una nostalgia que vuelve más tormentoso cada tropiezo nuevo.

Marruecos tiene todo por delante. Ya no pueden perder nada y están decididos a seguir sorprendiendo al mundo. Se medirán con el ganador de Portugal y Suiza en los Cuartos de Final de Qatar 2022. Y nadie se atrevería a menospreciarlos otra vez.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

La impresionante revolución de los zapatos de fútbol: de clavos a chips de alta tecnología