Luis Chávez, el jugador que Pachuca quiere vender a Europa como si fuera estrella mundial

Luis Chávez festejando su gol contra Arabia Saudita en Qatar 2022. (ALFREDO ESTRELLA/AFP via Getty Images)
Luis Chávez festejando su gol contra Arabia Saudita en Qatar 2022. (ALFREDO ESTRELLA/AFP via Getty Images)

Luis Chávez iluminó las andanzas de México en la Copa del Mundo de Qatar 2022. Su gran rendimiento en los tres partidos y en especial el gol contra Arabia Saudita le dieron todos los reflectores que ameritaba. El Bayer Leverkusen le guiñó el ojo con un saludo en Twitter, pero una posible salida a Europa todavía luce complicada.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Así lo hizo saber el presidente del Pachuca, Gerardo Martínez, en entrevista con Marca Claro. "Preferiría que no mandaran tuits y que mandaran cartas de intención. Preferiría mil veces una oferta que un tuit, que mueve las redes y es simpático, pero no nos ha llegado ninguna oferta. Tiene la capacidad de jugar en cualquier futbol del mundo. Ojalá que nos llegue la oferta. Hemos sacrificado en todos los que hemos exportado", sentenció el directivo, que además opinó que el mediocampista mexicano estuvo entre los diez mejores jugadores de todo el Mundial al menos en fase de grupos.

Martínez hizo hincapié en la nacionalidad como factor que impide un mayor valor en su jugador. "Hay que apoyar al jugador, pero a nosotros nos cuesta mucho dinero la estructura para tener esos jugadores. Tenemos que darle el valor a nuestros jugadores. Porque si Luis fuera portugués, brasileño o argentino, pudiera valer más. Y por ser mexicano vale el 20% de lo que pudiera valer. Tenemos que apoyarlos, pero no podemos regalar nuestro trabajo", dijo. Actualmente, según el portal Transfermarkt, Chávez tiene un valor de 6.5 millones de euros.

No se puede pretender que un jugador mexicano tenga el mismo costo que uno de las nacionalidades que citó Martínez. El motivo es muy simple: el jugador nacional no está consolidado en el mercado europeo. Si un equipo ficha a un jugador de Brasil, Argentina o Portugal, sabe que hay una probabilidad muy alta de que la inversión sea satisfactoria. Tiene razón cuando dice que ningún equipo puede regalar su trabajo, pero tampoco es sensato elevar tanto el valor, porque el jugador mexicano se mueve en un sobreprecio cuando se habla del mercado nacional. Por ejemplo, Chivas le pagó al Pachuca una cifra oscilante entre los 15 y 17 millones de dólares por Rodolfo Pizarro en 2016. Nunca un equipo de Europa habría soltado eso por un jugador de nivel no comprobado en la élite.

Chávez efectivamente es un buen jugador y se ha ganado su lugar a pulso en la Selección Mexicana. Será uno de los pilares en los años que están por venir. Pero tampoco se puede perder la perspectiva tan fácilmente. Se trata de un jugador que debutó con la Selección Mayor hasta los 26 años y que tardó muchos años en consolidarse en Primera División. Con su edad, no se puede pretender que sea una joya en ciernes, más bien es un talento tardío.

Y la directiva del Pachuca debería ponerse en los zapatos de cualquier equipo europeo: ¿vale la pena pagar tanto dinero por un jugador que ya no es promesa y que no es garantía de buen rendimiento inmediato? Porque un jugador de 26 años ya no puede llegar a un nuevo equipo para aprender y reabrir un proceso formativo; tiene que dar resultados inmediatos.

Luis Chávez enfrentando a Argentina en el Mundial de Qatar 2022. (REUTERS/Matthew Childs)
Luis Chávez enfrentando a Argentina en el Mundial de Qatar 2022. (REUTERS/Matthew Childs)

Lo ideal no sólo sería que Luis Chávez fuera un nombre reconocible desde hace seis o siete años. En México hay muchos otros Luis Chávez: jugadores con talento a los que algo les ha faltado para llegar a la vitrina indicada. Pero el futbol mexicano camina en la dirección contraria. Se puede decir que Pachuca es una suerte de oasis para los jugadores jóvenes, porque ahí encuentran oportunidad de desarrollo, debut y promoción a Europa. Pero así como han vendido a Lozano, Herrera y Gutiérrez (ninguno de ellos, a decir verdad, ha hecho algo realmente excepcional en Europa), también han impedido la salida de otros jugadores que en algún momento tuvieron pinta de exportación: Pizarro, Damm, Erick Aguirre o Víctor Guzmán.

Para los directivos ha sido muy cómodo caer en esa posición de que si fueran de tal nacionalidad valdrían más. Si eso puede llegar a ser cierto algún día, primero el mercado nacional necesitaría consolidarse en Europa. Y eso, para tristeza de todos, luce a años luz.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

La impresionante revolución de los zapatos de fútbol: de clavos a chips de alta tecnología

La impresionante revolución de los zapatos de fútbol: de clavos a chips de alta tecnología