Eden Hazard dice adiós a la Selección de Bélgica y con esto las esperanzas de trascender se extinguen

Eden Hazard fracasó con Bélgica. (Foto: Richard Sellers/Getty Images)
Eden Hazard fracasó con Bélgica. (Foto: Richard Sellers/Getty Images)

Eden Hazard quedó en lo que fue. Algunos siguen esperando que desate su mejor fútbol, pero al menos con la Selección de Bélgica ya no lo hará. Qatar 2022 fue su último mundial y la última vez que se enfundó en la camiseta nacional: el jugador del Real Madrid se retiró de los Diablos Rojos.

La noticia duele, especialmente para aquellos que soñaron con Hazard levantando una Copa del Mundo. Estuvo cerca, mucho. En Rusia 2018 comandó a una discreta Bélgica hasta las semifinales. Él junto con una generación de brillantes nombres pudieron consagrarse pero Francia terminó con las aspiraciones, y tuvieron que conformarse con la medalla de tercer lugar. Ahora ni a octavos llegó.

Hazard quería revancha en Qatar 2022, pero se quedó en un gris intento. Su equipo y él ni siquiera pudieron avanzar de fase de grupos, perdieron contra Marruecos y eso los sentenció. Con 31 años ya no es aquella perla que se descubrió en el Lille de Francia, es un hombre que mostró madera de crack y que ha peleado contra las lesiones por encontrarse otra vez con esa versión.

“La página pasa hoy... Gracias por su amor. Gracias por su apoyo sin igual. Gracias por toda esta felicidad compartida desde 2008. He decidido poner fin a mi carrera internacional. La sucesión está lista. Los extrañaré…”, fueron las palabras con las que Eden Hazard se despidió.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La Selección de Bélgica ha perdido a uno de sus mejores futbolistas. El panorama no es alentador; si alguna vez planearon trascender fue pensando que Hazard y compañía estarían, pero ahora que se fue la piedra angular, no hay forma de que el éxito sea un escenario realista.

Algunos recordarán a Eden como el hombre que fracasó. Otros como el que llevó a un equipo discreto al estrellato mundial. Posiblemente nadie esté equivocado.

El extremo llegó a la selección en 2008 y, ante la falta de un referente, se postuló como el caudillo que cargaría con la presión en sus hombros. El tiempo avanzó y él creció: se hizo del número 10 y ganó el gafete de capitán.

Ese pedestal estaba en busca de alguien. Históricamente los belgas no se habían caracterizado por tener figuras mundiales. Los exponentes más destacados fueron: Jean-Marie Pfaff (portero), Jan Ceulemans y Enzo Scifo.

Lo ganó. Pero no pudo responder y cambiar la historia. Hazard y Bélgica compartieron la eterna etiqueta de “promesa”. Siempre había algo que esperar de esta combinación, pero nunca hubo algo más que esperanzas no concluidas.

Hazard tuvo el arropo de toda su gente durante años. (Foto: YVES HERMAN/AFP via Getty Images)
Hazard tuvo el arropo de toda su gente durante años. (Foto: YVES HERMAN/AFP via Getty Images)

El golpe del fracaso en Qatar 2022 fue tal que su máxima estrella decidió dar un paso de costado, esperando que la nueva generación regale alegrías. Luce complicado, si ni siquiera el mejor futbolista que ha dado Bélgica —hasta el momento— lo logró, ¿que se puede esperar de lo que sigue?

Hazard fue esa joya que deslumbró rápidamente. Su nacionalidad no respondía a leyendas del balompié. No era francés o brasileño: era un belga con el hambre de trascender junto con su país. Destacó en el Lille de Francia y el Chelsea lo unió a sus filas. Sin un perfil abrumador supo ganarse la confianza, el cariño y la admiración de miles de aficionados. Ganó y ganó: se hizo de 2 títulos de liga, 2 de copa y 2 UEFA Europa League.

Luego, Real Madrid lo fichó para que brillara como lo hizo en Londres. No pudo, las lesiones no le dejaron mostrar esas cualidades con las que un día deleitó a los ojos del mundo y con las que un día su país se ilusionó.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

"Qué bueno que no cambiamos el Ángel por Ochoa": tunden con todo a México por su derrota ante Argentina