Enrico Becuzzi, el tenista trotamundo de 43 años

Desde la redacción

"Hoy jugué en el cuadro principal de un torneo future pero perdí muy mal contra el cabeza de serie número uno. En arcilla no tengo confianza por estos días, necesito jugar más partidos, tener continuidad". Enrico Becuzzi charla con Yahoo! desde Croacia. En Bol (certamen que reparte 10.000 dólares en premios), el italiano acaba de caer 6-0 y 6-0 y apenas consiguió un punto a favor en todo el partido. Su rival, el australiano Omar Jasika, es el 222º del ranking ATP y con 18 años es una de las grandes esperanzas del tenis en el país oceánico. Cuando Jasika nació (1997, Melbourne), Becuzzi ya tenía 25 años y disputaba estos mismos torneos, conocidos anteriormente como Satélites. En julio de 1997, Enrico perdía en Livorno contra el argentino Dante Bottini, hoy entrenador de Kei Nishikori. Desde su debut profesional en junio de 1995 (también con derrota 6-0 y 6-0), el italiano (hoy de 43 años) se convirtió en un trotamundos del tenis. Becuzzi es un auténtico personaje. 

<b>Enrico Becuzzi, todo un personaje del tenis: trotamundos a los 43 a&ntilde;os.</b>
Enrico Becuzzi, todo un personaje del tenis: trotamundos a los 43 años.

"No es un momento muy bueno para mi tenis, entrené mucho en estas semanas pero no consigo dar lo máximo" analizó el veterano desde Bol, ciudad que cuenta con algunas de las playas más bonitas de Croacia. Becuzzi no tiene ranking de singles (en dobles está 1802º) y basa sus giras especulando. ¿Cómo es esto? Estudiar todo al detalle, porque en más de 20 años de carrera apenas cosechó 10.788 dólares en premios oficiales, varios miles por debajo de lo que gastó dando vueltas al mundo. Tenis por amor al arte, solventado por una empresa familiar que se basa en la agricultura.

Becuzzi se toma todos los viernes del año para examinar las previas de los torneos, cuadros, clasificaciones, invitaciones... "Amo el tenis, me encanta jugar, necesito hacerlo. Mi sueño en este deporte se basa en dar el máximo de mis posibilidades, en tratar de hacerlo cada día mejor", sigue.

"Mi ídolo es Roger Federer. ¿Por qué? Me encanta su tenis y tiene revés a una mano, como yo, ja", bromea Becuzzi, cuyo mejor ranking en singles fue 1400º del mundo, el 24 de noviembre de 2003. Para llegar a eso tuvo que sumar un punto, algo que realizó en varias ocasiones y que nunca pudo superar. En septiembre de ese año recibió una invitación especial para jugar el challenger de Sofía, Bulgaria. El ansiado punto ATP llegaría a pesar de la derrota por 6-0 y 6-0 ante el griego Konstantinos Economidis

Becuzzi no tiene ranking de singles y en dobles est&aacute; 1802&ordm;.
Becuzzi no tiene ranking de singles y en dobles está 1802º.

"Los viernes suelen ser jornadas 'fuertes'", explica el italiano. Esto, porque es el día previo al arranque de las clasificaciones: allí es cuando se entera qué certamen podrá disputar. Becuzzi generalmente aparece en los cuadros de las qualys con el 32750, el número que utiliza la ATP para jugadores que no tienen puntos. "Entreno todos los días, me esfuerzo. Son pocas las veces que no hago prácticas", detalla. 

Las recompensas del tenis, las victorias, fueron escasas y se pueden contar con los dedos de una mano: solo tres -en decenas de partidos- y solamente en clasificaciones. En 2012 sería la primera, un doble 6-0 en la clasificación del challenger de Lermontov, Rusia, ante el local Dmitry Strokan, quien allí disputó el único partido oficial de su corta trayectoria. La alegría llegó de la mano del resultado (conocido popularmente como "bicicleta") que tantas veces vio en el cartel, pero en contra... Los otros dos triunfos serían en 2013 y el último en agosto de 2015.

En dobles ha sumado algunas victorias, casi siempre en pareja con alguno de sus amigos italianos del circuito. Suele estar en compañía de Paolo Lorenzi (53º del escalafón), Potito Starace (suspendido de por vida por apuestas ilegales) y el doblista Alessandro Motti. "Está loco por el tenis, ama este deporte. Aunque no es un gran jugador, él intenta hacerlo bien", describió alguna vez Starace

Becuzzi con su amigo Paolo Lorenzi, 53&ordm; del ATP esta semana.
Becuzzi con su amigo Paolo Lorenzi, 53º del ATP esta semana.

Becuzzi ha recorrido el planeta de punta a punta, raqueta en mano. En su perfil de ATP puede observarse que participó en torneos en Estonia, Hungría, Eslovenia, San Marino, Bulgaria, Croacia, Turquía, Egipto, China, Malasia, Australia, Nueva Caledonia, México, Panamá, y también llegó hasta Sudamérica. "Estuve en Colombia, Brasil, Ecuador, Perú... pero me falta Argentina. Tengo muchas ganas de estar por allí: hay mujeres muy bonitas", asegura con una sonrisa. 

Casi de milagro, en el 2012 estuvo cerca de participar en un Masters 1000. Una gran cantidad de abandonos y lesiones generó que faltaran jugadores en la clasificación de Shanghai. Parecía que llegaba a concretar uno de sus sueños, pero su visa no llegó a tiempo y no pudo viajar...

Becuzzi estuvo en varios pa&iacute;ses de Sudam&eacute;rica. Me falta Argentina, dice.
Becuzzi estuvo en varios países de Sudamérica. Me falta Argentina, dice.

El mensaje del tenista italiano es claro: para él no hay edad, no hay límites para jugar al tenis. Cuando se le pregunta hasta cuándo quiere estar en las canchas, no lo visualiza en el horizonte como un destino a corto plazo. "Lo voy a intentar hasta que tenga ganas y fuerzas, no quiero dejar ahora", dice el hombre con perfil de líder de una banda de rock.

"Mi saque es mi punto débil, esa mi faceta más floja. Físicamente me siento bien, estoy a la altura de un jugador de nivel medio", detalla Becuzzi. Su sueño, el deseo de ganar un partido en un cuadro principal, permanece vigente. "Me seguiré costeando mis viajes, es una elección y no me arrepiento", asegura el trotamundo.

¿Le daría un mensaje a los tenistas jóvenes? "Claro, que nunca aflojen y que luchen siempre por lo que ellos creen que es justo". 

También te puede interesar: 

La culpa siempre es de las raquetas...

Federer tiene su calle, el tenista que corrió a un árbitro y más: las perlitas del tenis

¿Quién es el tenista que le ganó a Djokovic?

 

Qué leer a continuación