Australia y el Mundial de las sorpresas: eliminan a Dinamarca y están en Octavos de Qatar 2022

Australia se repuso a una goleada inicial contra Francia para ganar sus dos siguientes partidos. (REUTERS/John Sibley)
Australia se repuso a una goleada inicial contra Francia para ganar sus dos siguientes partidos. (REUTERS/John Sibley)

Australia y Dinamarca accionaron su mecanismo de reacción cuando se enteraron de que Túnez estaba dando el campanazo de la jornada al aventajar 1-0 a Francia. Un partido cerrado, apático por lapsos, tuvo que romperse de forma obligada si ninguno de los dos quería morir a la deriva en Qatar 2022. Y fueron los Socceroos los que interpretaron de mejor modo la urgencia para hacerse con el segundo boleto a Octavos de Final en el Grupo D.

Mathew Leckie decidió poner fin a cualquier asomo de dramatismo. No quiso depender del azar y aprovechó un contragolpe impecable para regatear a Robert Svok con maestría y precisión. Kasper Schmeichel se lanzó en vano ante un disparo que fue tan medido como tenue. No hacía falta hacer gala de violencia para vencer a una Dinamarca imprudente en defensa y sin remedio con el balón.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Dinamarca nunca pudo ser sí misma a lo largo del torneo. Se la calificó como uno de los posibles caballos negros del torneo. Incluso se decía que un gran Mundial suyo no sería sorpresa, sino que estaba dentro de lo esperable. Australia decidió ignorar las apuestas y se ha calificado a los segundos Octavos de Final de su historia. La primera vez fue en Alemania 2006, cuando solamente un penal dudoso de último minuto les hizo caer ante Italia (posterior campeona del Mundo).

La justicia no existe en el futbol y Túnez ha dado otro ejemplo más. Vencieron a la selección más fuerte del grupo, la misma que había derrotado a Australia y Dinamarca de forma contundente. Se puede argumentar que los galos dieron descanso a sus principales figuras, pero en todo caso el plantel alternativo también está conformado por jugadores de primer orden. En un intento desesperado por rescatar el partido, Deschamps metió a Griezmann, Mbappé y Dembelé. Les interesaba permanecer invictos, aunque su poderío haya quedado claro en los dos primeros partidos de la fase. Junto a Ecuador, Túnez comparte el papel de competidor de honor: no les alcanzó, pero dejaron a más de uno con la boca abierta.

Dinamarca fue incapaz de generar peligro real durante todo el partido. (Reuters)
Dinamarca fue incapaz de generar peligro real durante todo el partido. (Reuters)

Dinamarca lo intentó, pero la desesperación les limitó la creatividad de la que tanto habían hecho gala en la previa. Apenas y se le vio preocupada a Australia, muy cómoda en la faceta defensiva, obligatoria para soportar el resultado que les daba seis puntos —si no salían goleados 4-1 en la primera jornada, hasta hubieran peleado por la cima del grupo—. Los daneses insistían por puro orgullo. Un gol ya no les daría el pase a Octavos (apenas y serviría para que Túnez calificara y no ellos). Y ni siquiera eso se vio cerca.

Kasper Hjulmand, entrenador de Dinamarca, intentó remover a su equipo desde el banco. No hubo reacción alguna y la sensación en el Estadio El Janoub era clara: el segundo de Australia, siempre atenta a una contra letal, era más probable que el empate danés. Pareció tener un último aviso Dinamarca en los pies de Alexander Bah, pero el tiro del lateral pasó muy desviado del arco australiano. La imprecisión de todo el torneo se saldó cara para una Dinamarca que en la Liga de las Naciones de la UEFA había emocionado venciendo a Francia con un futbol contundente y atractivo. En la última Eurocopa, la del año pasado, tuvieron una participación memorable en la que llegaron hasta las semifinales y solamente Inglaterra les pudo echar en los tiempos extra.

Australia se repuso de un debut con goleada en contra ante Francia. (Visionhaus/Getty Images)
Australia se repuso de un debut con goleada en contra ante Francia. (Visionhaus/Getty Images)

Pero en el Mundial no hay antecedentes ni lógica que valgan en los momentos en que la historia decide inclinarse por el desfavorecido. Los insistentes centros al área no fueron recompensados ni lo hubieran sido si el partido hubiera extendido su duración cien minutos más. Australia hizo gala de una gran defensa de su terreno: ni siquiera le permitieron a su portero Matthew Ryan preocuparse de los embates del contrario.

La recta final del partido ameritó que Kasperl Smeichel, el portero danés, fuera a rematar de urgencia. No pudo hacer nada para evitar la caída. Australia hizo historia en el Mundial de las sorpresas para fugarse a los Octavos de Final a costa de una decepcionante Dinamarca.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Las mayores proezas en Copas del Mundo: la mayor goleada, el estadio más lleno, el más ganador