Zinedine Zidane cumple 50 y habla de todo: la fascinación por Maradona, la idolatría por Francescoli y quién tiene sus trofeos y camisetas emblemáticas

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·10  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Zizou sigue hipnotizando al balón
Zidane habló de todo en una rica entrevista

El francés Zinedine Zidane , un mago con la pelota en los pies y un exitoso estratega como director técnico, hoy cumple 50 años . Zizou, extraordinario enganche que se consagró campeón del mundo en Francia 1998 y que también fue parte de los Galácticos de Real Madrid, brindó una estupenda entrevista al diario L’Equipe en Madrid, donde vive, en la que repasó su poética carrera deportiva y su vida, narrando aspectos desconocidos (o poco populares) hasta el momento. Desde su desapego a los trofeos y a otros valiosos objetos logrados en su carrera hasta su fanatismo por Enzo Francescoli; del cabezazo a Marco Materazzi a la razón por la que utilizaba el número 5, de sus emociones en la Liga de Campeones a los sentimientos que le provocaba Diego Maradona...

Los 50 años de Zinédine Zidane, un crack de la pelota: exquisito como futbolista, exitoso como director técnico

“Mis padres guardan todo. Incluso la entrada al estadio de mi primer partido, ¡la mantuvieron! Nada se pierde con mi mamá. Veinte o treinta años después, encuentro cosas. Impresionante: las camisetas, los botines que encuentras en sus cajas. Desde Burdeos hasta la selección de Francia; tengo en mis manos algunas piezas que ni siquiera sabía que existían (...) Incluso mis hijos no pueden creerlo (sonríe). Mis padres pusieron todo en un lugar seguro. Mi madre también se quedó con mi Balón de Oro. Quedó en su estuche (...) ¿Si intenté traérmelo a Madrid? Sentimental y simbólicamente está bien con mis padres. Y es casi mejor. ¿Por qué? Porque lo doy todo. No tengo casi nada en casa de mi carrera. Dos o tres objetos. No soy en absoluto conservador o materialista. Cuando quiero ver recuerdos, voy a Marsella [a la casa de sus padres]. No vivo con eso. Mis hijos a veces me culpan por ello. Me dicen: ‘¡Con todo lo que has hecho, todo lo que has ganado, no te queda nada!’”.

Zinedine Zidane con su esposa Veronique y su hijo Enzo, tras ganar la Copa del Mundo de Francia 1998.
Zinedine Zidane con su esposa Veronique y su hijo Enzo, tras ganar la Copa del Mundo de Francia 1998. - Créditos: @Christian Liewig - Corbis


Zinedine Zidane con su esposa Veronique y su hijo Enzo, tras ganar la Copa del Mundo de Francia 1998. (Christian Liewig - Corbis/)

Qué hizo con la camiseta de la final de Francia 1998:

“Cambié una en el entretiempo con Ronaldo. La del final del partido la tiré a la grada. La tiré porque tenía una camiseta debajo. Si no, no lo hubiera hecho, no hubiera terminado la vuelta de honor sin camiseta. Debo haber hecho realmente feliz a alguien. La tercera (camiseta) no sé dónde está ni a quién se la di. Teníamos tres camisetas por partido en ese momento. No guardé ninguna (...) ¿Dónde está la camiseta de Ronaldo? Seguramente debe estar en algún lugar de Marsella”.

Zidane sosteniendo el Balón de Oro que le fue otorgado en 1998.
Zidane sosteniendo el Balón de Oro que le fue otorgado en 1998. - Créditos: @Christian Liewig - Corbis


Zidane sosteniendo el Balón de Oro que le fue otorgado en 1998. (Christian Liewig - Corbis/)

Qué le significó ganar el Balón de Oro en 1998:

“Yo era el mejor jugador del mundo. ¡No sucede a menudo! Y para mí, sólo una vez. Puede haber preferencias en los votos pero cuando lo tienes, !lo tienes! Eres el mejor jugador del mundo en este momento. Y es hermoso”.

Zinedine Zidane, luciendo el número 5 de Real Madrid, celebrando con el argentino Santiago Solari.
Zinedine Zidane, luciendo el número 5 de Real Madrid, celebrando con el argentino Santiago Solari. - Créditos: @Clive Brunskill


Zinedine Zidane, luciendo el número 5 de Real Madrid, celebrando con el argentino Santiago Solari. (Clive Brunskill/)

Por qué el 5 que usaba en Real Madrid se convirtió en su número:

“Cinco años en la Juve, cinco años en el Real... Si un día alguien mira el lugar del número 5 en mi vida, que escarbe, hay cosas increíbles. Por ejemplo, participé en cinco victorias de la Liga de Campeones con el Real Madrid: una como jugador (2002), otra como ayudante de Carlo (Ancelotti, en 2014) y tres como primer entrenador (2016, 2017, 2018). Incluso en mi vida familiar, vuelve. Cuando voy a un hotel, cuando estoy en el quinto piso, gano el partido. ¡El 99 %! Hay cosas especiales. En el Madrid, Florentino Pérez me dice cuando firmo: ‘En mi equipo, los números van del 1 al 11. No hay 35 ni 40 en las camisetas’. Y continúa: ‘El único que está libre es el número 5′. Le respondo: ‘No hay problema, me lo llevo enseguida. Ese 5 me dio mucho’”.

¿Ganar la Champions como jugador o como DT de Real Madrid?

“Es diferente. Pero todo es maravilloso. Como entrenador, usted es responsable. Para 25 jugadores, pero no solo. De un club también, de un nombre como el del Real Madrid, de una institución. Es una carga enorme que no llevas de la misma manera que un jugador. Cuando lo ganas, y además tres veces seguidas, es un gran y profundo sentimiento del deber cumplido a tu alrededor y para todo un club. Ganar la Liga de Campeones nunca es cuestión de suerte. Es un trabajo duro. Especialmente tres veces seguidas. He trabajado como un loco. Trabajamos mucho (...) Soy un ganador, sin pretensiones. Vivo para ganar. De lo contrario, no lo hago.”.

Zidane, feliz con una nueva Champions
Zidane, campeón de la Champions con Real Madrid como futbolista y DT.


Zidane, campeón de la Champions con Real Madrid como futbolista y DT.

“Mis jugadores creyeron en mí; yo creí en ellos. Lo hemos reunido. Es mucho trabajo con mi personal. Ganar como jugador no es la misma inversión. Como jugador, llegué al entrenamiento a las 9 de la mañana. Salí a la una de la tarde y luego estuve en casa. Como entrenador, llegaba a las 8 de la mañana y a menudo me iba a las 11 de la noche. No son los mismos días ni la misma tensión. Aquí se trabaja y no sólo se trabaja para uno mismo. Nunca se detiene. Físicamente, a veces estaba en casa, pero mi cerebro seguía en el estadio. Ya estaba pensando en el entrenamiento del día siguiente, en lo que tenía que decir a un jugador”.

El gol de volea al Leverkusen en la final de la Champions 2002:

“Si fue el más bonito, no sé. Puede ser. Seguramente. Pero uno de los más importantes, sí. Lo necesitaba para ganar mi primera Champions League. También necesitaba ser decisivo con el Madrid en una gran final. Lo había hecho en la selección de Francia, con la Juventus por otros trofeos, tenía que marcar en el Real en mi primera temporada. Cuando hice eso, estaba más relajado. Había perdido tres finales europeas antes de ganar esta. Una con el Burdeos en la Copa de la UEFA (ante Bayern Múnich en 1996) y dos con la Juve. Esta cuarta final, no debo dejarla escapar”.

“¿Cómo fue el gol? Parte de un centro de Roberto Carlos que está... podrido. Pero al llegar, su centro se vuelve magnífico. Hablamos de eso muchas veces juntos. Todos se burlaron de él: ‘¡Qué pase podrido hiciste!’ Él respondió con una sonrisa: ‘¡Es el centro más hermoso de mi vida! Mira el resultado: si no te hubiera dado este pase, no habrías marcado este gol excepcional’ (...) Este gesto solo ocurre una vez en la vida. Traté de rehacerlo, especialmente para los anuncios (comerciales). Pero nunca salió bien. Nunca he tenido éxito así. De hecho, me coloco de frente. Generalmente, ya estás un poco apartado. Pero, hop, tac (hace mímica). ¡La pelota cae de una nube! Y comienza en todos los niveles como debe ser. La secuencia es perfecta. Pero siempre fui mejor cuando el partido era importante. Con toda humildad… Cuanto más importante era, más fuerte era yo”.

La admiración por Maradona:

“A los 14 años, Maradona me cautivó. Todavía recuerdo el Mundial de 1986. No solo las imágenes, sino los partidos. Todos recuerdan (el partido) con Inglaterra, sus dos extraordinarios goles, pero también está el Argentina-Bélgica, en las semifinales. Espléndido. Es increíble lo que ha hecho Maradona sobre el césped”.

La adoración por Enzo Francescoli:

“Enzo Francescoli era más que mi ídolo. Le tenía cariño. Era más que mimetismo. Analicé todo lo que hizo. Tuve que hacer eso de nuevo en el campo. Practiqué hasta que llegué allí. Miré todo, con lupa, para reproducir. Además, iba al estadio (de Olympique de Marsella) en ese momento a verlo (1989-1990). Yo estaba arriba en el Velódromo, detrás del arco. Todo sobre Francescoli me cautivó. La técnica con sus contactos exterior-interior, interior-exterior. Creo que de alguna manera llegué a parecerme a él. Técnicamente, en cualquier caso, Enzo estuvo majestuoso”.

Francescoli y Zidane, socios y amigos
Zidane y Francescoli.


Zidane y Francescoli.

“Lo traté varias veces. Nos acercamos. Pero Enzo siguió siendo mi ídolo. Jugamos la final del Mundial de Clubes, la Copa Intercontinental de Tokio. Fue con la Juventus ante River Plate (1-0 para el equipo italiano, en 1996). Intercambiamos nuestras camisetas. Le pregunté antes del partido. Pero él sabía. Había hablado mucho de él en mis entrevistas. Me trajo su camiseta al final a pesar de la derrota. Pero aún no era mi sueño absoluto. ¿Cuál era? Poder dormir con camiseta puesta. Y lo hice, no la misma tarde. Regresé a Turín. Lo lavamos. ¡Entonces me acosté así! Al lado de mi esposa que pensó que estaba loco. Tuve que realizar mi sueño de la infancia. Hasta el final. Mi hijo mayor se llama Enzo. Era realmente grande, fuerte”.

El ídolo de Zidane siempre fue Enzo Francescoli y por eso le puso el mismo nombre de pila a su primer hijo.
El ídolo de Zidane siempre fue Enzo Francescoli y por eso le puso el mismo nombre de pila a su primer hijo. - Créditos: @Christian Liewig - Corbis


El ídolo de Zidane siempre fue Enzo Francescoli y por eso le puso el mismo nombre de pila a su primer hijo. (Christian Liewig - Corbis/)

El cabezazo al italiano Marco Materazzi:

“Ese día, mi mamá está muy cansada. Tenía a mi hermana al teléfono varias veces durante el día. Sabía que mi madre no estaba bien, pero tampoco era gran cosa. No obstante, me preocupaba. Todavía me mantenía enfocado. Pero estas son cosas que te empujan. La presión, esto, aquello. Él (Materazzi), no me hablaba de mi madre. Dijo que no insultaba a mi madre. Es verdad. Pero insultó a mi hermana, que estaba con mi mamá en ese momento. En un campo ya ha habido insultos. Ahí, ese día, pasó lo que pasó. Desencadenó algo al hablar de mi hermana Lila. El espacio de un segundo, y se va… Pero después, tienes que aceptar. No estoy orgulloso, pero es parte de mi viaje. En ese momento, yo era más frágil. A veces son momentos como estos en los que puedes hacer algo mal...”.

¿Qué se siente tener medio siglo de vida?

“La vida continúa. La vida ha suavizado esta edad. ¡Pero sigo siendo un niño grande en mi cabeza! Quiero disfrutar de todo. Estoy con mi familia. Claro que hay cosas con las que no estoy contento… Y luego también hay grandes desgracias (se detiene). Perdí a uno de mis hermanos [Farid, en 2019]. Pero la vida sigue. Está al frente. Cada momento, cada momento. Por eso amo mi vida. Sin duda soy alguien atípico. ¿En qué sentido? Soy instintivo, no me gustan las cosas arregladas, decir: ‘Mañana, haré esto o aquello’. No. Por ejemplo, yo era entrenador. Ya no quería hacer esto todo el tiempo, así que dije: ‘Renuncio’. Y retomaré cuando reanude. Me gusta mucho esa idea de la vida, de mi vida. Hago lo que siento cuando lo siento. Y ahí, no te equivocas. Si escuchas demasiado, si te dicen demasiadas cosas a tu alrededor, estás pensando y existe la posibilidad de que la cagues. Hago todo con mi corazón. Va bien. Así que si te equivocas, no importa”.

Zidane antes de la última final de la Champions League entre Real Madrid y Liverpool, en París.
Zidane antes de la última final de la Champions League entre Real Madrid y Liverpool, en París. - Créditos: @JAVIER SORIANO


Zidane antes de la última final de la Champions League entre Real Madrid y Liverpool, en París. (JAVIER SORIANO/)

¿Qué pensaría el Zidane de 1998 del Zidane de hoy?

“Que se ha vuelto más hombre. Alrededor de los 25 años, todavía hay pequeñas dudas. ¿Estamos haciendo las cosas bien? ¿Podríamos hacerlo aún mejor? Yo era así muchas veces: quería que me tranquilizaran, que me dijeran: ‘Está bien lo que estás haciendo’. Hoy es toda esta confianza, esta seguridad lo que ha cambiado y lo que he acumulado. Pero sigo siendo el mismo fundamentalmente. ¿Qué tengo planeado para mi cumpleaños? Nada excepcional, como siempre. será en familia”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.