El Wydad marroquí conquista su tercera "Champions" africana

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Redacción deportes, 30 may (EFE).- El Wydad Casablanca de Marruecos será uno de los posibles rivales del Real Madrid en el Mundial de clubes tras proclamarse este lunes ganador de la Liga de Campeones africana al imponerse por 0-2 al Al-Ahly egipcio.

Un triunfo que tuvo un nombre propio, el del atacante Zouheir El Moutaraji, que firmó los dos tantos que condujeron al conjunto marroquí a la conquista de su tercer título, tras los logrados en los años 1992 y 2017.

Si a los quince minutos de juego El Moutaraji demostró su calidad en el golpe del balón con un espectacular zapatazo desde fuera del área que se convirtió en el 0-1, en el segundo el jugador del Wydad evidenció su capacidad de llegada al área rival.

El atacante marroquí estableció a los tres minutos del inicio del segundo tiempo el definitivo 0-2 al culminar un veloz contragolpe en el que si bien Zouheir El Moutaraji se topó en primera instancia con el guardameta egipcio Mohamed El Shenawy, nada pudo impedir que acabara introduciendo el balón en las redes al aprovechar el rechace.

Toda la eficacia que mostró el Wydad, que convirtió en gol sus dos primeros remates entre los tres palos, le faltó a un Al-Ahly, al que de poco le sirvió monopolizar la posesión del balón durante toda la contienda.

Y es que el conjunto egipcio, que buscaba convertirse en el primer equipo en conquistar tres Ligas de Campeones africanas consecutivas, apenas logró llegar con peligro al área del Wydad y cuando logró se topo con un excepcional Ahmed Tagnaouti bajo los palos.

El guardameta marroquí impidió con tres grandes intervenciones en el último cuarto de hora de juego que el Al-Ahly, el equipo más laureado de la competición con diez títulos, pudiese reducir su desventaja.

Especialmente brillante fue la parada que Tagnaouti firmó a los 82 minutos al repeler con los pies un remate desde el interior del área pequeña de Salah Mohsen, que parecía destinado, sí o sí, al gol.

Una parada que fue celebrada tanto o más que los goles de El Moutaraji por los aficionados de un Wydad que llenaron las gradas del estadio Mohamed V de Casablanca, el campo del equipo marroquí, donde se disputó la gran final de la Liga de Campeones africana.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.