Wimbledon: Nadia Podoroska dejó atrás un período de sinsabores y volvió a jugar después de diez meses de inactividad

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
La tenista argentina Nadia Podoroska volvió a jugar un partido oficial después de 294 días: lo hizo en la qualy de Wimbledon.
La tenista argentina Nadia Podoroska volvió a jugar un partido oficial después de 294 días: lo hizo en la qualy de Wimbledon. - Créditos: @Alastair Grant

La tenista Nadia Podoroska logró dejar atrás un período de oscuridad deportiva y anímica. Inactiva por diversas lesiones y padecimientos desde agosto del año pasado, la semifinalista de Roland Garros 2020 pudo volver a sonreír oficialmente dentro de un court. Primero, por el simple hecho de poder jugar. Y, segundo, por ganar. La rosarina se presentó en la clasificación de Wimbledon y, en la primera ronda, batió a la estadounidense Asia Muhammad (19a preclasificada) por un doble 6-3.

Las lesiones, los cambios en su vida (incluido el de la agencia de representación) y las presiones que Podoroska empezó a recibir tras la mayor exposición lograda luego del Abierto de Francia 2020 (tuvo un crecimiento en el ranking de más de 80 posiciones, del 131° al 48°; sus primeros triunfos frente a raquetas top; y un premio económico superior al de toda su carrera, de 425.500 euros), le sacudieron el piso y la afectaron.

Nadia Podoroska reapareció en el circuito luego de 294 días.
Nadia Podoroska reapareció en el circuito luego de 294 días.


Nadia Podoroska reapareció en el circuito luego de 294 días.

“Quería contarles que sigo trabajando duro, cada día, para volver a competir. Es lo que más deseo en este momento de mi vida. No está siendo un objetivo fácil. Distintas molestias le siguieron a la lesión que arrastraba y por eso no pude regresar en el tiempo que esperaba”, publicó en su cuenta de Instagram, en abril pasado, todavía sin certezas sobre su regreso al circuito.

El último match de Podoroska correspondía al 31 de agosto del año pasado, en la primera ronda del US Open: fue caída por 6-4, 1-6 y 6-3 ante la belga Greet Minnen. Claro que antes de ese partido su performance ya venía siendo pobre, con numerosas derrotas y, quizás, las victorias ante la checa Petra Kvitova, en la tercera ronda de Melbourne 2 (en febrero), y frente a la leyenda estadounidense Serena Williams, en la segunda rueda de Roma (en mayo), como máximas alegrías. En definitiva, no pudo sostener con resultados el crecimiento que había tenido luego del Grand Slam parisino.

En diciembre, la propia Podoroska explicó, a través de sus redes sociales, cuál es el obstáculo con el que se topó: “No sé si llego a identificar cuál fue el momento exacto en el que dije: ‘Tengo una lesión grave o importante’. Fue un dolor que me empezó muy progresivo. Pensé que era una contractura. Lo empecé a tratar como un dolor leve, pero siguió empeorando. Fui a la kinesióloga. Fue un proceso muy largo. Pasé por diferentes etapas, el isquiotibial, la cadera, se me iba hacia la espalda, el ciático. Al seguir compitiendo y seguir entrenando era bastante difícil identificar qué lesión era. Pero era algo que me permitía seguir jugando. Hasta que llegó un punto que estaba bastante desentrenada”.

¿Qué lesión padeció Podoroska? Según explicó en ese momento Diego Méndez, su kinesiólogo, la tenista sufrió “una tendinopatía proximal de isquiosural derecho, un dolor en el tendón del músculo ubicado de la cara posterior del muslo, cerca de la cadera (…) Estamos trabajando en la progresión gradual y controlada de las cargas de trabajo físico y tenis”.

Pero más allá de los obstáculos siguió buscando opciones para tratar de rehabilitarse. “Empecé a volver”, celebró Podoroska a principios de mes, cuando empezó a probar cómo respondía su cuerpo durante una competencia de interclubes en Alemania, para el club TC BW Vaihingen. Allí, de cierta manera, encontró las respuestas que esperaba y se decidió a competir en la clasificación de Wimbledon. Y este martes, 294 días después de su último match oficial y siendo la 177° del ranking mundial, la rosarina logró volver a sentirse jugadora. En su triunfo ante Muhammad no anotó aces, cometió cuatro doble faltas, logró el 72% de primeros servicios, ganando el 69% de puntos con el primer saque y el 53% con el segundo. En la próxima ronda espera por Jaimee Fourlis (Australia) o Dea Herdzelas (Bosnia); para entrar en el main draw la argentina deberá ganar tres partidos.

Más allá de cómo termine su aventura en Wimbledon, Podoroska celebrará haber podido superar uno de los mayores obstáculos de su carrera. Luego del major británico y contando con el beneficio del ranking protegido, tendrá la chance de seleccionar su calendario en forma estratégica para tratar de recuperar las buenas sensaciones en el court y tratar de volver a pertenecer a las mejores raquetas del circuito.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.