Wimbledon: el día que Francisco Cerúndolo puso contra las cuerdas a Rafael Nadal, pero terminó derrumbándose ante la leyenda española

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
El saludo final: Rafael Nadal se estrecha con Francisco Cerúndolo después de la batalla que libraron en la Catedral
El saludo final: Rafael Nadal se estrecha con Francisco Cerúndolo después de la batalla que libraron en la Catedral - Créditos: @GLYN KIRK

El tenista argentino Francisco Cerúndolo vivió una jornada que jamás olvidará . Es verdad que perdió, pero nadie le quita el sabor haber estado a la altura de un desafío de ensueño y de alta calidad. El porteño de 23 años y 41° del mundo puso contra las cuerdas a una leyenda. Cayó en la primera ronda de Wimbledon, el tercer grande de la temporada: fue por 6-4, 6-3, 3-6 y 6-4 ante Rafael Nadal, en el césped del court central (el emblemático escenario que celebra su centenario).

Muy lejos de intimidarse por el rival y el contexto, el mayor de los hermanos Cerúndolo jugó con coraje y explosividad ante Nadal, el máximo ganador de trofeos de Grand Slam (22). Durante tres horas y 33 minutos, soltó el brazo para castigar la pelota como sabe hacerlo. Tuvo sus oportunidades desde el mismísimo primer set. En el noveno game, por ejemplo, el mallorquín sacó 4-4 y Cerúndolo tuvo tres break points, pero no los pudo aprovechar: el Matador sostuvo su servicio (5-4) y luego le quebró el saque a Francisco para adueñarse del primer parcial, por 6-4. Ante jugadores de la categoría de Nadal (actual número 4) cada chance desperdiciada es una daga en contra.

Rafael Nadal emplea su revés. Tuvo que trabajar mucho para vencer a Cerúndolo
Rafael Nadal emplea su revés. Tuvo que trabajar mucho para vencer a Cerúndolo - Créditos: @GLYN KIRK


Rafael Nadal emplea su revés. Tuvo que trabajar mucho para vencer a Cerúndolo (GLYN KIRK/)

Pero más allá de estar dos sets a cero abajo, Cerúndolo siguió compitiendo con optimismo, soltura y atrevimiento, como si lo estuviera haciendo en cualquier cancha perdida de la Ciudad de Buenos Aires y sin espectadores. Tanto fue así que, en el tercer set, el jugador entrenado por Kevin Konfederak le quebró el servicio a Nadal en el octavo game (5-3) y sacó para lograr el parcial. Tuvo dos puntos (40-15) para lograrlo y estirar la acción al cuarto parcial, pero Nadal, el gladiador que desmoraliza hasta al más confiado, estuvo cerca de dar otro golpe. Sin embargo, Cerúndolo no soltó la oportunidad, siguió enfocado y buscando soluciones que finalmente halló: con el reloj marcando 2h35m de partido, cerró el set en su favor, por 6-3.

Nadal empezó a impacientarse y su lectura corporal fue mutando. Llegó otro momento clave. Nadal sacó 1-1 y 0-40 en el cuarto set, y pareció disfrazarse otra vez de escapista. Pero Cerúndolo, semifinalista en el último Masters 1000 de Miami, continuó castigando la pelota con autoridad y le rompió, una vez más, el saque al europeo (2-1). Nadal, animado por el público en la Catedral, volvió a acelerar y tuvo dos chances de quiebre, pero a Francisco volvió a funcionarle el servicio y se adelantó 3-1. No conforme con ello, Cerúndolo siguió martillando y martillando; tuvo cuatro break points, pero el español sobrevivió (2-3).

El argentino Francisco Cerúndolo ante Rafael Nadal en la cancha central de Wimbledon.
El argentino Francisco Cerúndolo ante Rafael Nadal en la cancha central de Wimbledon. - Créditos: @GLYN KIRK


El argentino Francisco Cerúndolo ante Rafael Nadal en la cancha central de Wimbledon. (GLYN KIRK/)

En los dos games siguientes, cada uno sostuvo su servicio y Cerúndolo sacó 4-3. Pero Nadal, una fiera que huele sangre y ataca, empezó a hacer otra lectura del juego, a pararse más adelante para devolver y comenzó a crispar el puño, a gritar, a dar señales de peligrosa recuperación para el rival. Y amedrentró. Llegó su momento: le rompió el servicio en cero al argentino y el score se igualó: 4-4. Rafa ostenta la mente más granítica de la historia. Sostuvo su saque (5-4) y, con Cerúndolo ahora sí tambaleando emocionalmente, dio el golpe final (6-4).

Así, Nadal registró su victoria número 306 en un Grand Slam, igualando a Martina Navratilova en el cuarto lugar de la lista de máximos ganadores de todos los tiempos en esa categoría. Los primeros tres son Roger Federer (369), Serena Williams (365) y Novak Djokovic (328). Para Nadal, además, se trató de su primer partido en Wimbledon desde las semifinales de 2019 (perdió con Federer), ya que en 2020 el torneo no se jugó por la pandemia y en 2021 no asistió a Londres por molestias físicas.

Cerúndolo, que apenas buscaba su segunda victoria sobre césped [la primera fue el 14 de este mes, en el ATP de Queen’s, sobre el español Pedro Martínez] y vencer a un Top 10 por primera vez en su vida, terminó con dos aces, dos doble faltas, un 66% de primeros servicios, un 64% de puntos ganados con el primer saque y un 49% con el segundo. Tuvo 14 chances de quiebre, pero sólo lo logró cuatro veces, misma cantidad de quiebre que Nadal. El segundo cabeza de serie de Wimbledon logró cuatro aces, el 71% de primeros servicios y el 69% de puntos ganados con ese primer saque. Francisco logró más tiros ganadores que Nadal (26 contra 18) y tuvieron la misma cantidad de errores no forzados (36). Tan ajustado fue el match que Nadal ganó 111 puntos y su rival... 109.

Tras un respetuoso saludo con Nadal en la red, Francisco se marchó de la Catedral mascullando bronca, pero con los oídos bien endulzados por una ovación de miles de espectadores. Nadal, campeón esta temporada en el Abierto de Australia y en Roland Garros, sorteó un exigente primer obstáculo en el mejor británico. En la segunda ronda lo espera el lituano Ricardas Berankis (106°), que superó por 6-4, 7-5 y 6-3 a estadounidense Sam Querrey. Rafa, que no mostró signos de dolor en el pie izquierdo (síndrome de Müller-Weiss), busca convertirse en el sexto hombre de la historia en ganar los primeros tres Grand Slam de la temporada. Le quedan seis desafíos para lograrlo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.