Wembanyama cierra 2022 con broche de oro

París, 30 dic (EFE).- Aunque se tratase de un partido de exhibición el disputado el jueves en París entre la selección francesa y una del mundo, Victor Wembanyama sumó 27 puntos y 12 rebotes, suficientes para ser elegido MVP de esa cita y poner un broche de oro a su apabullante 2022, cuando la NBA se quedó boquiabierta con su talento.

"Ha sido una experiencia agradable, es lo que buscaba, más que el título de MVP", dijo el ala-pívot francés, cuya impresionante estatura de 2,21 metros es proporcional a la de su talento con el balón.

Ante unos 16.000 espectadores del Accor Arena de París, el combinado de Wembanyama se impuso a la selección del mundo por 136-128.

Con los 19 años al caer -los cumple el próximo 4 de enero-, el actual jugador del parisino Metropolitans 92 es una sensación del baloncesto mundial. El pasado octubre, cuando viajó a Las Vegas (EE.UU.) para disputar un par de amistosos, el asombro fue mayúsculo.

"Un extraterrestre", dijo de él LeBron James, o "un jugador sacado de un vídeojuego", observó Stephen Curry. Halagos que, para muchos, hacen justicia a lo que atesora Wembanyama, quien, a pesar de sus 2,21 metros, presume de una coordinación y agilidad fuera de la normal.

Por eso, es capaz de anotar de tres y de media distancia, maneja el balón con una gran soltura y rapidez, es muy peligroso en el uno contra uno (no solo en el poste) y es también una amenaza de intimidación en defensa.

Esa fascinante combinación de poderío de pívot con las habilidades de un escolta han hecho de él el favorito a ser el número 1 del Draft el próximo junio.

Las franquicias de la mayor Liga de baloncesto del mundo ya se lo rifan y se dice que hay equipos que se están dejando perder para tener más probabilidades de escogerlo dentro de seis meses. Según cálculos de algunos equipos, contar con "Wemby" en su plantilla puede aumentar el valor de la franquicia en unos 500 millones de dólares.

El jugador de Le Chesnay es consciente del tremendo año que se le avecina. Por ello, su intención ahora es descansar bien. "Esperaba con impaciencia este descanso de fin de año, voy a ver a mi familia y pensar en otra cosa que no sea el baloncesto", dijo. El día 9 de enero le espera un choque liguero ante el Lyon-Villeurbanne.

(c) Agencia EFE