Los Warrior, una dinastía que no se acaba

CIUDAD DE MÉXICO, enero 10 (EL UNIVERSAL).- Cuando Jesús Toral López descubrió su identidad el 29 de septiembre del 2006 en la Arena México, tras perder una batalla de máscara contra máscara ante Místico, selló su pase a la historia como pieza fundamental en la consolidación del ídolo más reciente de la lucha libre mexicana.

Black Warrior terminó su faceta enmascarada en aquella velada de aniversario en el Consejo Mundial de Lucha Libre, dando paso a la entronización de su verdugo como un fenómeno de popularidad que tardó tiempo en perder intensidad.

Y Black Warrior no desapareció del mapa. El pancracio le dio tregua hasta que el golpe profesional pasara, para ofrecerle una nueva oportunidad sobre el ring, en el que se mantuvo vigente hasta este martes 10 de enero, cuando lo sorprendió la muerte.

La incógnita de Warrior no fue la única que portó en su carrera de casi cuatro décadas: Destroyer, Camorra, la Máscara y Bronce, entre otras, le dieron sentido a su vida profesional, una ligada irremediablemente a los costalazos.

Fue capaz de solventar varias batallas de apuesta antes de la caída de su capucha, alargando después su estancia en el ring, donde esperaba a sus herederos.

El primero en alcanzarlo hasta el enlonado fue Black Warrior Jr., un joven al que el destino le arrebató en marzo de 2022, después de sufrir una lesión de la que nunca pudo recuperarse.

Una dinastía que, apegada a la tradición de la lucha libre mexicana, no se acaba, ya que el Hijo de Black Warrior tuvo tiempo de compartir esquina con su padre, de quien se despidió con un emotivo mensaje en sus redes sociales.

"Te amo papá, no tengo palabras, me quedo solo aquí en la tierra porque sé que en el cielo tengo dos maravillosos ángeles, dale un fuerte abrazo a mi hermano y dile lo mucho que lo amo. Siempre serán mi gran admiración y a veces me gustaría tener el control de todo, pero es imposible, te mando un enorme abrazo hasta el cielo, donde brillarás tanto como la estrella que fuiste, siempre serás mi mayor ejemplo".

Los mejores momentos de Black Warrior. Con poco más de una década en la lucha libre profesional, la Arena México atestiguó quizá el que fue su máximo triunfo, cuando desenmascaró a Bronco. Super Elektra y Brazo de Platino se sumaron a su lista de víctimas.

En el año 2001 ganó el torneo de la Leyenda de Plata en la Arena México, venciendo en la final al Negro Casas.

Ya en su etapa sin máscara, aliado a Pirata Morgan y el Hijo de Pirata Morgan, ganó un duelo de cabelleras contra los Oficiales, en la Arena Naucalpan. Sitió en el buscando venganza contra Místico, perdió por última vez la cabellera en el año 2017.

Tuvo buenas etapas como parte de agrupaciones. Aliado a Oro y Plata, luchando como Bronce, integró el equipo de los Metálicos, con los que fue campeón de tercias del Distrito Federal.

Unido a su tío Blue Panther y Dr..Wagner Jr. (los laguneros) portó los fajines del CMLL, cetro que tuvo en otras dos etapas.

Después integró el Poder Mexica junto a Dragón Rojo Jr. y Sangre Azteca, con los que alcanzó el trono nacional de tercias.

Su último cinturón lo consiguió haciendo pareja con su hijo Black Warrior Jr., avalado por el Grupo Internacional Revolución.

A los 54 años era un esteta vigente, que se daba tiempo para compartir sus conocimientos como instructor en varios espacios de la Ciudad de México.