W Series: los impresionantes choques entre seis pilotos mujeres en la curva más famosa de la Fórmula 1

·2  min de lectura
El accidente de seis pilotos de W Series asustó en Spa-Francorchamps, pero no tuvo consecuencias graves.
El accidente de seis pilotos de W Series asustó en Spa-Francorchamps, pero no tuvo consecuencias graves.

Eau Rouge es la curva más emblemática de la Fórmula 1. Es, en realidad, un sucesión de curva (izquierda), contracurva (derecha) y contracurva (izquierda). Fascinante para transitarla: angosta, rapidísima, en subida. Ergo, muy peligrosa. Es fácil salirse de la trayectoria, y el golpe puede ser fortísimo.

Por suerte, la categoría W Series es mucho más lenta que la Fórmula 1. De otro modo, las consecuencias del accidente múltiple que hubo en la prueba de clasificación de la quinta fecha, en Spa-Francorchamps, Bélgica, habrían sido graves. Hubo seis pilotos mujeres (la categoría es totalmente femenina) que chocaron en el mismo lugar, y gracias a la seguridad de los autos, no hubo más que dos hospitalizaciones sin lesiones importantes.

¿Cómo sucedió? Como es típico en el Bosque de las Ardenas, había empezado a llover en ese sector de Spa-Francorchamps. La británica Sarah Moore fue la primera víctima del asfalto mojado: se despistó e impactó contra una barrera de gomas de protección, con cierta fuerza pero no como para lastimarse. Exactamente lo mismo le pasó a la neerlandesa Beitske Visser, que calcó la acción de su predecesora. La subcampeona de 2019 (el año de nacimiento de W Series) fue embestida de espalda por la española Belén García, ya con violencia. Y en seguida aparecieron más autos fuera de control: los de la británica Abbie Eaton, la luxemburguesa Fabienne Wohlwend y la noruega Ayla Agren. Y hubo una séptima conductora cuyo coche cayó en un semitrompo pero se salvó de la colisión múltiple.

La neerlandesa Visser, que manejaba un Tatuus T-328 de Fórmula 3 con motor Alfa Romeo, igual a todos los demás coches de la categoría, fue la más afectada: quedó boca abajo, salió de la cabina, cojeó hasta ponerse a un costado y terminó acostada en la pista, dolorida y conmocionada. Ella y la noruega Agren fueron llevadas a un centro de salud, sin riesgos. Las demás conductoras fueron atendidas en los boxes y, más allá de algunos dolores, no necesitaron cuidados extras. La actividad fue reanudada a los 30 minutos, aproximadamente.

La peligrosidad de Eau Rouge, posiblemente el tramo de pista más atrapante del automovilismo mundial, quedó expuesta en 2019, cuando tras salirse de trayectoria el francés Anthoine Hubert terminó en el costado opuesto del trazado y perdió la vida, atropellado por el ecuatoriano Juan Manuel Correa en una carrera de Fórmula 2.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.