La Vuelta descansa con la ilusión conectada a Mas, Rodríguez y Ayuso

·5  min de lectura

Alicante, 29 ago (EFE).- La Vuelta a España descansó en Alicante después de la montaña asturiana y en espera de una crono individual que puede ser decisiva para la consolidación del belga Remco Evenepoel como patrón indiscutible de la carrera, mientras que la afición española vive con ilusión la irrupción de los ciclistas del futuro, como Juan Ayuso y Carlos Rodríguez, y la recuperación de Enric Mas, los tres en el top 5 de la clasificación.

REMCO EVENEPOEL UN LÍDER SÓLIDO

Algunas incógnitas iniciales se han despejado en las primeras nueve etapas, pero aún quedan otras. Claro está que Evenepoel, perla de 22 años de la "Manada de lobos" del Quick Step, se ha mostrado muy superior al resto y está demostrando sus excelentes condiciones. Sus exhibiciones atacando en Pico Jano y Les Praeres le permiten ver la vida con optimismo.

Remco, doble vencedor de la Clásica de San Sebastián y con 33 victorias en su palmarés, vive su segunda experiencia en una grande. En el Giro 2021 se retiró, por lo que sus prestaciones a largo plazo siguen siendo una incógnita. Las sensaciones hasta el momento, inmejorables, y además le llega una crono este martes de 30,9 km que le viene como anillo al dedo. Puede dar un salto importe por el maillot rojo.

La superioridad de Evenepoel contrasta con el bache de rendimiento del esloveno Primoz Roglic, quien no ha podido seguir la rueda del belga a la hora de marcar diferencias en los finales en alto. El triple ganador de la Vuelta se impuso a su estilo rematador en Laguardia, pero en la general es tercero a 1.53 minutos, un agujero considerable.

MAS, CARLOS RODRÍGUEZ Y AYUSO ILUSIONAN

La Vuelta comenzó con un dato terrible para el ciclismo español por la sequía de 121 etapas sin victorias en las grandes, con Enric Mas dudoso y Carlos Rodríguez y Juan Ayuso como debutantes de futuro esperanzador. La sequía la terminó Marc Soler con su triunfo en Bilbao y le siguió Jesús Herrada en Cistierna. Un alivio para el pelotón español, que cargaba con esa mochila a sus espaldas.

A la llegada al descanso mediterráneo hay razones para ver la Vuelta con esperanza. Enric Mas, segundo a 1.12 de Evenepoel, parece haber superado el bache mental que sufrió en el Tour y ha sido capaz de estar con los mejores hasta el momento. El balear, dos veces segundo en Madrid, está dispuesto a jugarse "el todo o nada por la general".

Y mirando la general surge la sonrisa al ver al campeón de España Carlos Rodríguez (Ineos), de 21 años, en la cuarta plaza a 2.33 y a Juan Ayuso en la quinta a 2.36, con solo 19 años, ambos en su bautizo en una grande. Resta mucha vuelta y tres semanas podrían pesar en los jóvenes valores, pero de momento, ambos descansaron en Alicante con toneladas de ilusión. Tres españoles en el top ten es algo que no se ve todos los días.

LAS DECEPCIONES DE LA VUELTA

Las tres etapas con final en alto y el torbellino Evenepoel dejó en evidencia a unos cuantos corredores considerados candidatos al podio. El belga fundió a unos cuentos que ya hay que buscar con prismáticos en la general. Fuera de los cinco primeros las diferencias ya pasan de los tres, cuatro y cinco minutos, y ahí están Simon Yates, Almeida, "Supermán" López, el ganador del Giro Hindley, Pavel Sivakov...

Pero si hay un corredor que no ha cumplido con expectativa alguna ese es el ecuatoriano Richard Carapaz, quien pronto cedió los galones del Ineos a Rodríguez y Sivakov. El campeón olímpico en ruta, que el año que viene correrá en el EF Education, anda perdido en el puesto 26 a más de 14 minutos.

La primera parte de la Vuelta dejó para el recuerdo las exhibiciones en los altos de Pico Jano y La Fancuaya del australiano Jay Vine, las dos victorias al esprint de Sam Bennett. Fuera de la carrera las 10 retiradas por el Covid, aún presente en las carreras.

LA CRONO SERÁ CLAVE ANTES DE SIERRA NEVADA

La segunda semana completa de Vuelta empieza fuerte con la crono de 30,9 km entre Elche y Alicante. Prueba de pura, un caramelo para los rodadores y un dolor de cabeza para los escaladores. Puede haber duelo Evenepoel-Roglic, y el resultado puede marcar el camino hasta Madrid.

Después habrá un guiño homenaje a Valverde con la salida de etapa en Murcia. El "Bala" pasará por su tierra por última vez en su Vuelta número 16. La meta del trayecto será el Cabo de Gata, en Almería, donde esperan paisajes de ensueño en la cita de esprinters.

La cita almeriense será el punto de partida para un hecho histórico, pues por primera vez en la historia la Vuelta pasará por las 8 provincias andaluzas. La duodécima etapa entre Salobreña y Peñas Blancas llama a los escaladores. El puerto subirá 4 km más, hasta el Pico de los Reales, para completar un esfuerzo de 21 km.

Una tregua tras un teórico esprint en Montilla conduce el sábado día 3 de septiembre a La Pandera (8 km al 8), en Jaén, una subida que ya se encuentra entre las habituales en la ronda española, con la cima a 1.840 metros. Un día más tarde etapa por todo lo alto entre Martos, la "Cuna del olivar" y Sierra Nevada, única puerto de categoría especial en la ronda 2022.

Será una auténtica prueba de fuego antes de la tercera jornada de descanso con 20 km de subida al 7,9 por ciento y la meta por encima de los 2.000 metros, lo que supondrá dificultad añadida. Con más de 4.000 metros de desnivel la etapa incluye el Alto del Purche y el de Hazallanas.

Carlos de Torres

(c) Agencia EFE