Así se vivió el pesaje "A la mexicana" entre Álvarez y Golovkin

·2  min de lectura

Luis Rodríguez Silva, enviado

LAS VEGAS, EU., septiembre 16 (EL UNIVERSAL).- El pesaje para la pelea de Saúl Álvarez y Gennady Golovkin llenó de fervor las calles que están alrededor de la T-Mobile Arena. En la explanada del recinto, las banderas de México, de Kazajstán, playeras, gorras, cintas en la cabeza al estilo de Julio César Chávez lucieron como apoyo al mejor boxeador mexicano de la actualidad.

Los mexicanos en Las Vegas tuvieron un peculiar festejo del día del Grito de Independencia. Su patriotismo, su orgullo nacional relució para motivar a su ídolo, el monarca unificado de peso súpermediano.

A la gente no le importó estar bajo el sofocante sol y temperatura de 31 grados centígrados. Era una fiesta para ellos. Canciones de mariachi, de norteños, de banda, eran cantadas por cada uno de ellos. A pesar de estar frente a un majestuoso estrado, no dejaban de gritar "Canelo, Canelo".

También algunas personalidades boxísticas estuvieron presentes como Marco Antonio Barrera, Julio César Chávez, Ricardo ‘Finito’ López y Marcos Maidana y en algo coincidieron: ven ganador al mexicano.

Una hora antes del comienzo del pesaje, los encargados de seguridad abrieron los accesos. La gente que estaba formada entró creando un caos para poder conseguir el mejor lugar y ver de cerca al jalisciense.

Ese rato de espera lo amenizaron las rimas de Aczino y Jay de la Cueva con una canción dedicada al campeón, "Combinando disciplina y talento, para ser el mejor de los tiempos. Manos arriba todos griten 'Canelo'".

La hora más esperada llegó cuando David Diamante apareció con sus características rastas y sombrero. Con su euforia que pone a cada anuncio para dar comienzo al pesaje. El público estuvo atento, pero se guardaron sus gritos para el momento estelar.

De pronto comenzó a sonar la canción "Seven Nation Army" de The White Stripes, himno que ha presentado a Golovkin en los últimos días. Los abucheos se escucharon más que los aplausos, pero esta canción, que se ha convertido en una pieza representativa en deporte, se opacó con la entrada de Saúl Álvarez.

"El Rey" de José Alfredo Jiménez se escuchó y dio pie a la interpretación de C-Kan y Beto Sierra, que fueron acompañados por el Canelo Álvarez. La afición se volvió loco al ver subir a su máximo ídolo vestido con un lujoso conjunto rojo de Dolce & Gabbana.

167.4 libras para el mexicano, 167.8 para el kazajo. Los boxeadores derrotaron a su primer rival: la báscula.

16 de septiembre. Día especial para todos los mexicanos y eso también lo reconoció Golovkin, que supo ganarse – por un momento - al público nacional con sus palabras, "hoy es un gran día para ellos. Anoche fue un gran festejo para la gente mexicana por su día de Independencia. Felicidades".

Mientras que Saúl Álvarez se mostró agradecido por el apoyo que le han brindado, "gracias a todos por estar aquí. Los aprecio mucho. Espero que disfruten una gran pelea y, ¡Que Viva México, cabrones!".