Violencia en Rosario: Quién es Miguel Ángel Torrén, el jugador de Argentinos Juniors al que le mataron a tres hermanos

·3  min de lectura
El jugador de Argentinos Juniors, Miguel Ángel Torrén
Web

Doce días después de haber sido baleado en Rosario, murió ayer Luis Torrén, el hermano mayor del jugador de Argentinos Juniors, Miguel Ángel Torrén. La noticia golpeó con fuerza al deportista, que tomó conocimiento de lo ocurrido tras completar los 90 minutos del partido ante Estudiantes y expresó su dolor a través de las rede sociales. Sin embargo, no es la primera vez que el defensor, de 33 años, enfrenta una situación de estas características: en la última década, padeció los asesinatos de otros dos hermanos.

Al menos tres muertos y cinco heridos por un choque múltiple en la ruta 12

Hasta 2010, cuando se produjo el primero de los crímenes, el porvenir de Torrén se presentaba promisorio. Con solo 16 años debutó en el equipo principal de Newell’s Old Boys, donde jugó entre 2005 y 2008. Fue por esos años donde lo convocaron para disputar el Campeonato Sudamericano de Fútbol Sub-20 de 2007, dirigido por Hugo Tocalli. En esa competición, jugó 5 partidos y obtuvo el subcampeonato.

A mediados de 2008, Torrén fue a préstamo al club Cerro Porteño de Paraguay, donde permaneció hasta 2010. En ese año, poco antes de su pase definitivo a Argentinos Juniors, fue cuando se produjo el primer hecho trágico en su vida.

El 24 de abril de 2010, Walter Torrén, el hermano de 32 años del defensor, fue asesinado de un disparo en una cancha de fútbol barrial ubicada en Qompi y Aborígenes Argentinos, de Rosario. El crimen ocurrió cuando el hombre se trenzó a golpes con otro, identificado como Omar L. En se contexto, un tercero se aproximó al lugar de la pelea y le disparó a Walter en un omóplato, provocándole una herida a la que no sobrevivió. La noticia sacudió al futbolista, que entonces se encontraba en Paraguay y tuvo que volver de urgencia a la Argentina para despedir a su hermano.

Poco después, Torrén desembarcó en Argentinos Juniors y pasaron 10 años hasta que volvió a sufrir la muerte de un familiar en circunstancias violentas. La nueva pérdida tuvo lugar en 2020, cuando otro de sus hermanos, Gabriel Francisco, de 36 años, apareció muerto a golpes en la medianoche del jueves 21 de mayo en el pasaje Rolla al 4000, también en Rosario, a 300 metros del lugar donde Luis fue baleado semanas atrás.

Tensión en Avellaneda: cortaron las vías del tren Roca y hay más de 300.000 pasajeros afectados

Una primera versión vinculó el crimen a una disputa familiar por la venta de una casa y señaló a los propios hermanos de Gabriel Francisco como los asesinos. Sin embargo, más tarde un pariente de la víctima y una vecina denunciaron que el hombre había sido agredido por agentes del Comando Radioeléctrico.

Semanas después, el informe preliminar de la autopsia, realizada bajo el Protocolo de Minnesota, indicó que ninguna de las lesiones presentes en el cadáver eran mortales. Por ese motivo, los investigadores comenzaron a evaluar la posibilidad de que la muerte se haya debido a “delirio agitado”, un estado producido por patologías prexistentes.

“Te vamos a extrañar muchísimo”

El tercero de los hermanos de Torrén, Luis, murió un año más tarde, tras ser baleado por dos personas en el barrio Triángulo el pasado 25 de agosto. El hombre fue trasladado de urgencia al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez, donde lo operaron y permaneció en estado reservado durante las últimas semanas. Sin embargo, los médicos no pudieron salvarlo y falleció este lunes a los 43 años.

Tras la confirmación de la muerte de Luis, su hermano Miguél Ángel le dedicó un mensaje de despedida en las redes sociales. “Te nos fuiste nomás, hermano. Peleaste hasta donde pudiste como un guerrero que eras. Ahora te toca descansar y seguro allá arriba te vas a encontrar con mamá, papá y tus otros dos hermanos, y van a volver a estar juntos ahí con Dios”, escribió el futbolista y agregó: “Nosotros acá en la Tierra te vamos a extrañar muchísimo. Te vamos a recordar siempre. Descansá y guíanos desde arriba. Siento un dolor inmenso con tu pérdida, pero voy a seguir jugando a la pelota como vos me decías. Ahora me tenés que mandar fuerza vos a mí para seguir adelante y no aflojar. Te voy a recordar y a extrañar hasta el último día de mi vida”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.