Vinicius Junior y el bailecito que volvió a despertar el racismo el fútbol de España

·4  min de lectura
El brasileño, víctima de racismo: Vinicius Junior celebrando con su clásico bailecito el primer gol de Real Madrid ante Atlético de Madrid, marcado por su compatriota Rodrygo
El brasileño, víctima de racismo: Vinicius Junior celebrando con su clásico bailecito el primer gol de Real Madrid ante Atlético de Madrid, marcado por su compatriota Rodrygo - Créditos: @David S. Bustamante/Soccrates

Vinicius Junior , el destacado atacante brasileño de Real Madrid , está siendo hostigado por una importante porción de los hinchas en España y es, penosamente, víctima de comentarios racistas (en los estadios y en las redes sociales). Su característico bailecito para celebrar los goles con la camiseta del club merengue fue criticado severamente. Incluso, durante una polémica aparición en la TV española el último viernes, Pedro Bravo (presidente de la Asociación Española de Agentes de Futbolistas) tuvo un desafortunado comentario, argumentando que el delantero no estaba respetando a sus rivales y “debería dejar de hacerse el mono”.

Vinicius y Rodrygo celebrando el primer gol de Real Madrid ante Atlético de Madrid, en el Metropolitano
Vinicius y Rodrygo celebrando el primer gol de Real Madrid ante Atlético de Madrid, en el Metropolitano - Créditos: @David S. Bustamante/Soccrates

“Cuando marcas contra un rival, si quieres bailar samba, te vas al sambódromo de Brasil, aquí lo que tienes que hacer es respetar a tus compañeros y dejar de hacer el mono”, dijo Bravo, que además de representante de jugadores es habitual panelista en El Chiringuito, un programa de televisión muy popular que se sirve de las polémicas y de las discusiones entre sus integrantes para generar rebotes en los medios no tradicionales. De inmediato, Bravo fue acusado de utilizar un lenguaje racista y, sólo a partir de ello, se disculpó en Twitter, explicando que había utilizado mal una metáfora. Josep Pedrerol, conductor del programa, se refirió al comentario que el agente en cuestión había expresado en su programa televisivo: “El otro día, Pedro Bravo, comentarista de este programa, dijo: ‘No hagas más el mono’, refiriéndose a Vinicius. En España, esta expresión coloquial, significa ‘no hagas el tonto’ . Pidió perdón Pedro Bravo y lo pido yo. Si a ti te ha molestado, te pido disculpas de nuevo. Si además eres negro, y te ha molestado, te pido disculpas. Y si eres blanco y piensas que la expresión ha sido desafortunada, te pido disculpas. Puede ser una expresión desafortunada e inapropiada, pero no racista”.

Real Madrid, probablemente el club de fútbol más poderoso del mundo, no se quedó quieto, reaccionó de inmediato y rechazó “todo tipo de expresiones y comportamientos racistas y xenófobos en el ámbito del fútbol, del deporte y de la vida en general, como los lamentables y desafortunados comentarios dirigidos en las últimas horas contra nuestro jugador Vinicius Junior”. El conjunto de la capital española mostró todo su apoyo emocional a Vinicius Junior, “un jugador que entiende el fútbol como una actitud ante la vida desde la alegría, el respeto y la deportividad. El fútbol, que es el deporte más global que existe, debe ser un ejemplo de valores y convivencia”. Y fue más allá: “El club ha dado instrucciones a sus servicios jurídicos para emprender acciones legales contra cualquiera que vierta expresiones racistas hacia nuestros jugadores”.

Uno de los festejos del brasileño Vinicius Junior, atacante de Real Madrid
Uno de los festejos del brasileño Vinicius Junior, atacante de Real Madrid

La persecución a la que está siendo sometido el exfutbolista de Flamengo ya cruzó los límites y la situación se volvió cada vez más grande y peligrosa. De hecho, ayer, antes del clásico entre Atlético de Madrid y Real Madrid, decenas de hinchas del conjunto colchonero entonaron insultos racistas contra Vinicius, en las puertas del estadio Metropolitano. ”Lo que tenemos que hacer es que Vinicius no nos meta ningún gol hoy. Si lo quiere celebrar, que lo celebre de una manera correcta y con respeto a todo el público” , afirmó ayer el presidente del Atlético, Enrique Cerezo, lejos de apaciguar los ánimos.

El partido, finalmente, terminó siendo una fiesta para Real Madrid, porque fue eficaz y prolongó su inicio perfecto de la temporada de LaLiga, al vencer por 2-1 al equipo conducido por Diego “Cholo” Simeone. Vinicius no anotó goles (los convirtieron Rodrygo y Federico Valverde), pero estuvo muy activo en el match. Es más: tras la apertura del marcador, Vinicius y su compatriota Rodrygo se reunieron contra uno de los banderines del córner y se pusieron a bailar cerca de los hinchas del Atlético de Madrid. Ahora, con la destacada victoria en el derbi, el conjunto dirigido por Carlos Ancelotti alcanzó los 18 puntos (en seis partidos), dos más que el Barcelona, el escolta.

Antes del partido hubo un hecho -positivo, en este caso- que no pasó inadvertido. El brasileño Matheus Cunha, atacante de Atlético de Madrid, se encontró con Vinicius en la salida del vestuario y, antes de saludarlo efusivamente, hizo unos pequeños pasos de baile , en forma de apoyo a lo que su compatriota había vivido durante la semana. “Cada uno hace lo que quiere cuando anota”, escribió Cunha tras el match, en Twitter, red social en la que estaba recibiendo insultos, precisamente, por haber defendido a Vinicius antes del clásico.

“No dejaré de bailar”

En medio de la ingrata situación que está viviendo, Vinicius Junior hizo un posteo:

Mientras el color de la piel sea más importante que el brillo de los ojos, habrá guerra”. Tengo esa frase tatuada en mi cuerpo. Tengo ese pensamiento permanentemente en mi cabeza. Ésa es la actitud y la filosofía que intento poner en práctica en mi vida.

Dicen que la felicidad molesta. La felicidad de un negro brasileño victorioso en Europa molesta muchísimo más.

Pero mis ganas de ganar, mi sonrisa y el brillo de mis ojos son mucho más grandes que eso. No podéis ni imaginarlo.

Fui víctima de xenofobia y racismo en una sola declaración. Pero nada de eso empezó ayer.

Hace semanas empezaron a criminalizar mis bailes. Bailes que no son míos. Son de Ronaldinho, Neymar, Paquetá, Griezmann, João Félix, Matheus Cunha... son de artistas de funk y sambistas brasileños, de cantantes de reggaetón, y de los negros americanos.

Vinicius Junior, creatividad, alegría y celebración en el ataque de Real Madrid
Vinicius Junior, creatividad, alegría y celebración en el ataque de Real Madrid - Créditos: @Christophe Ena

Son danzas para celebrar la diversidad cultural del mundo. Acéptenlo, respétenlo. Yo no voy a parar.

Vengo de un país donde la pobreza es muy grande, donde la gente no tiene acceso a la educación… y en muchos casos, ni comida en la mesa!

No suelo venir públicamente a rebatir las críticas. Me atacan y no hablo. Me alaban y tampoco hablo. ¡Yo trabajo! Trabajo mucho.

Dentro y fuera del campo. He desarrollado una aplicación para ayudar a la educación de los niños en las escuelas públicas sin ayuda financiera de nadie. Estoy haciendo una escuela con mi nombre. Haré mucho más por la educación. Quiero que las próximas generaciones estén preparadas, como yo, para luchar contra los racistas y los xenófobos.

Siempre intento ser un profesional y un ciudadano ejemplar. Pero eso no hace clic, no es tendencia en internet, ni motiva a los cobardes a hablar agresivamente de gente qué ni siquiera conocen.

El guión siempre termina con una disculpa y un “me han malinterpretado”. Pero lo repito para ti, racista: No dejaré de bailar. Ya sea en el Sambódromo, en el Bernabéu o donde sea.

Con el cariño y las sonrisas de quien es muy feliz, Vini Jr.