Vingegaard: "No me conformo con el segundo"

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Col du Granon (Francia), 13 jul (EFE).- El danés Jonas Vingegaard, nuevo líder del maillot amarillo del Tour de Francia, aseguró que atacó al esloveno Tadej Pogacar "porque si no lo intentas no ganas" y porque no se conforma con el segundo puesto.

"En el Galibier tengo que reconocer que le he visto muy fuerte, tenia la duda de si estaba a tope. Pero en la última cota he pensado que había que probar, si no pruebas no ganas", aseguró el ciclista del Jumbo.

Vingegaard, segundo de la pasada edición, aseguró que repetir ese puesto en el podio de París "sería bonito", pero no suficiente para él.

"Me gusta ganar y ahora tengo que intentar mantener el liderato. Hoy ha sido un ataque exitoso, tengo el maillot amarillo pero queda mucho por delante para mantenerlo", señaló el corredor, que dio las gracias al trabajo de sus compañeros: "Sin ellos, nada de esto habría sido posible".

"Ganar una etapa y vestirme de amarillo es un sueño que siempre he tenido, es algo increíble. Tadej es un enorme corredor, ha ganado dos veces el Tour, es el mejor del momento, arrebatarle el maillot amarillo es increíble", agregó.

"Sé que hará todo lo posible para recuperarlo en las dos semanas que quedan y yo, al revés, haré lo mismo para poder mantenerlo", comentó.

El danés tuvo palabras de agradecimiento especiales para Primoz Roglic, que contribuyó al desgaste de Pogacar con sus continuos ataques desde el inicio de la prueba y reconoció que se sacrificó para él.

"Antes del Tour ya habíamos pensado en meter presión en estas dos etapas, las habíamos reconocido, teníamos dos compañeros en la fuga, todo el mundo ha seguido el plan, gracias a todos, a Roglic, lo que ha hecho hoy por mi es increíble. Vamos a necesitar a todos para mantener el maillot amarillo", comentó.

Vingegaard confesó, sin embargo, que cuando vinieron a reconocer las etapas alpinas él no subió el Granon y que le sorprendió su dureza: "Al principio, cuando escuchaba las diferencias, me animaba. Pero los tres últimos kilómetros lo único que quería era llegar".

El danés dijo que, pese a que es tercero de la general, considera a Pogacar su principal rival y se mostró convencido de que le atacará en cada día que pueda.

"Por el momento estoy atónito. Desde que comencé al ciclismo sueño con ganar una etapa y el maillot amarillo del Tour. Incluso si lo pierdo, estaré orgulloso de haberlo vestido. Esta es la carrera más importante del mundo, me cuesta encontrar palabras para describir lo que siento", comentó.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.