El Villarreal, alternativa

·4  min de lectura

Madrid, 4 sep (EFE).- El Villarreal respondió al golpe de autoridad propinado por el Real Madrid y el Barcelona con similar contundencia, con una goleada ante el Elche (4-0) que le entromete en el pulso por el que parece dirigirse la competición.

Las cifras que presenta el plantel de Unai Emery están a la altura del arrollador Barcelona, a dos puntos del liderato que mantiene el Real Madrid, el único que ha ganado todos los partidos. Con tres triunfos y un empate sobresale el submarino amarillo, el único que en los cuatro partidos jugados no ha encajado gol alguno.

Se ha quedado solo como imbatido el Villarreal porque el Athletic encajó su primer tanto y sufrió su primera derrota al caer en San Mamés contra el Espanyol (0-1).

Emery ha logrado convertir a su grupo en un conjunto fiable dispuesto a sacar provecho de inestabilidad que ensombrece al Atlético Madrid y el inmovilismo que tiene atrapado al Sevilla, los dos fijos en los últimos años en los puestos de Liga de Campeones a los que aspira claramente el Villarreal.

Después de que el Osasuna reafirmara su fortaleza en El Sadar ante el Rayo Vallecano (2-1), de que el Espanyol consiguiera ante el Athletic su primer triunfo y antes de que el Valencia dejara en evidencia al Getafe (5-1), el Villarreal arrolló al Elche en el Ciudad de Valencia.

Fue un triunfo cómodo, incontestable, encarrilado en la primera parte y que pudo ser mayor. Al Elche le esperan tiempos duros. Un empate frente al Almería es el único bagaje del equipo de Francisco, antepenúltimo en la clasificación y que dio siempre sensación de fragilidad que pudo salir con un castigo mayor.

No llegó a la media hora la resistencia ilicitana que se desmoronó con los goles de Gerard Moreno y Giovani Lo Celso antes del descanso. Después, el Villarreal controló la situación y lo apuntilló con los de Francis Coquelin y Jose Luis Morales.

El efecto Gattuso regresó a Mestalla donde un arranque abrumador premió el buen juego del Valencia en la primera jornada post Carlos Soler (5-1).

El Valencia no había vuelto a ganar desde que se impuso al Girona en el primer partido pero dejó destellos y méritos en los envites frente el Athletic y el Atlético Madrid de los que salió malparado.

Al cuarto de hora el conjunto valenciano ya ganaba por 3-0. Grandes goles de Toni Lato, de Samuel Lino y de Samu Castillejo. En la segunda parte, otro error de David Soria, que ya había fallado en el anterior, propició el tanto de Nico González. Hugo Duro firmó el quinto ante un adversario hundido que maquilló su mala imagen con el gol de Gastón Álvarez.

El aspecto del Valencia, que terminó con diez por la expulsión de Ilaix Moriba es prometedor. Instalado en el ecuador tiene a tiro la zona alta, a donde apunta.

En la cuarta jornada despertó el Espanyol que obtuvo su primer premio y se marchó de San Mamés con los tres puntos. No había ganado el equipo de Diego Martínez y no había perdido el Athletic de Ernesto Valverde. Pero un gol del danés Martin Braithwaite en el minuto 83 de su debut apagó la euforia del cuadro vasco, que no había encajado gol alguno en lo que iba de curso y que no pudo afianzarse en la zona de Liga de Campeones.

El delantero danés, fichado esta misma semana del FC Barcelona, tuvo el estreno soñado como futbolista blanquiazul. Resolvió con fuerza y calidad prácticamente la única llegada al área del Espanyol y dio a los de Diego Martínez tres puntos de oro en un momento muy delicado.

Se aleja de la parte baja el Espanyol y cae al sexto lugar el Athletic, por detrás del Osasuna que firmó la tercera victoria de la temporada a costa del Rayo Vallecano (2-1) gracias al tanto a última hora de Rubén García tras una gran jugada de Abde que deshizo el empate que ambos equipos dejaban hasta ese momento.

La inercia ganadora de Osasuna en casa se mantuvo. El Osasuna venció nuevamente, sigue invicto en la quinta plaza pero igual en puntos que el Betis, el que marca la Liga de Campeones.

Santiago Aparicio

(c) Agencia EFE