El Villano IV defiende su legado

·1  min de lectura

Gabriel Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, abril 30 (EL UNIVERSAL).- Antes de ganarse el respeto de sus compañeros y rivales sobre el ring, el Villano IV tuvo que hacerlo en casa, con sus hermanos y con su padre, los integrantes de la dinastía imperial, de los cuales, solo él y su máscara sobreviven sobre el cuadrilátero.

Hoy inicia el reto de mantener la capucha sobre su piel, cuando sea parte de la primera entrega de Triplemanía XXX, enfrentando a L.A Park en Monterrey.

Lo hará rejuvenecido, después de una época de amargura que le provocó la evolución de la lucha libre. "En cada entrenamiento daba lo mejor para demostrar a la gente que la lucha libre era real, que era un deporte tan bonito como duro".

Vivía pensando en lo que quería lograr sobre el ring, hambre que extravió en el camino pero con la que vuelve para defender su legado. "Sé que ya es otra etapa de mi vida, que el final está cerca, pero quiero darlo con dignidad, amor y respeto, para mí, para la lucha libre".

Es cierto, llega más lastimado de lo que hubiera querido, pero fue algo inevitable. "Pensaba que los años no importaban, que mientras me cuidara iba a desarrollar la lucha libre, pero las lesiones han sido mi lucha más dura y sigo en ella".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.