Eran tan pobres que no pudo llevarse la pelota...

Un 26 de marzo de 2012, Dybala hizo tres goles a Desamparados de San Juan y, como manda la tradición, el jugador quiso llevarse la pelota, pero debido al bajo presupuesto de entonces no le dejaron.