El vídeo de un cruel escarmiento policial a un niño de 8 años desata otra tormenta en EE.UU.

El vídeo de un niño de 8 años esposado y detenido por tres agentes de la policía de Key West en una escuela de Florida tras pegar en el pecho y amenazar, supuestamente, a un maestro ha generado indignación en las redes sociales. Se trata de un vídeo de 2018 compartido recientemente por el abogado Ben Crump, que representa a la familia de George Floyd en el proceso abierto contra los agentes que le causaron la muerte, con el objetivo de denunciar las prácticas de algunos departamentos policiales. “¡Increíble! @KWPOLICE usó tácticas de ‘miedo directo’ con un niño de 8 años con necesidades especiales. Mide un metro, pesa 30 kilos pero pensaron que era apropiado esposarlo y trasladarlo a una prisión para adultos. Era tan pequeño que las esposas se le cayeron de las manos”, escribió Crump en el mensaje que acompañaba al vídeo. En las imágenes se puede apreciar a los uniformados accediendo al centro escolar y pidiéndole al menor que pusiera sus manos en la espalda para poder esposarlo. A lo que el niño accedió asustado. Tras cachearlo, uno de los policías procedió sin éxito a ponerle los grilletes porque las muñecas eran demasiado pequeñas. Acto seguido, se lo llevaron custodiado por uno de los pasillos del colegio hasta el exterior, donde esperaba un coche patrulla. Antes de salir, otro de los agentes se dirigió a él para decirle que debía entender que se trataba de algo muy serio: “Odio que me pongas en esta situación. Por eso, he tenido que hacer esto”. El policía también le dijo al pequeño que había cometido un error y que debía aprender para no volver a hacerlo cuando fuera mayor. Del informe policial del arresto se desprende que el profesor le pidió al niño varias veces que se sentase bien en la mesa del comedor. Según parece, este se negó y acabó golpeando al maestro. Ahora, el abogado pro derechos humanos, Ben Crump, estudia la viabilidad de interponer una demanda federal como representante de la familia del menor al considerar que se trata de una actuación desproporcionada. El vídeo lleva ya 2,3 millones de visualizaciones y miles de comentarios criticando la acción policial, destacando la crueldad empleada hacia el menor y asegurando que podrían haberle ocasionado un trauma.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.