Victoria o abismo para el Fuenlabrada

·2  min de lectura

Madrid, 9 may (EFE).- Caído a la última plaza de la Liga Endesa, pero empatado a 10 triunfos con el Hereda San Pablo Burgos que marca la salvación, el Urbas Fuenlabrada necesita una victoria este martes ante el Río Breogán (19.00 horas) en la penúltima jornada de la Liga Endesa para evitar acercarse aún más al abismo.

Las dos últimas derrotas contra rivales directos como Coosur Betis (77-82) y Morabanc Andorra (92-84) han dejado sin ningún tipo de margen al conjunto fuenlabreño, que no obstante depende de sí mismo, ya que después del partido contra el Breogán visitará a otro de los implicados en la pelea por la salvación, el Hereda San Pablo Burgos, en la jornada unificada del sábado 14.

Hasta seis equipos involucrados en una distancia de una victoria (Casademont Zaragoza, Monbus Obradoiro y Coosur Real Betis, con 11; y Hereda San Pablo Burgos, Morabanc Andorra y Urbas Fuenlabrada, con 10) protagonizarán una última semana de infarto. En lo que al Fuenlabrada corresponde, tiene ganado el duelo particular en caso de empate contra el Zaragoza y Andorra, y perdido contra Obradoiro y Betis.

Por ello, sus opciones de salvación son variadas. Pero la mayoría de ellas pasan por ganar este martes en el Fernando Martín, dejando atrás las últimas cuatro derrotas, para tomar oxígeno de cara a la 'final' del Coliséum de Burgos.

Lo hará ante un Breogán ya salvado y con opciones de 'playoff' escasas tras caer ante el Barça (72-74), un rival que no cuenta con su gran estrella, el bosnio Dzanan Musa, que está lesionado y ya castigó al Fuenlabrada con 25 puntos y 39 de valoración en la ida del Pazo dos Deportes (97-89).

Tendrá que aprovechar esta circunstancia un Fuenlabrada que tiene a todos disponibles -excepto Osas Ehigiator, que lleva una temporada en blanco por lesión- y al que incluso le faltan fichas, por lo que ha descartado de los últimos partidos al alero congoleño Christian Eyenga para contar con el base estadounidense Lamar Peters, que está respondiendo con puntos, aunque no hayan servido para asegurar victorias.

Le está costando al equipo de Josep María Raventós el tramo final. Este sábado ante el Andorra se vio superado en lo que en otro momento había sido un punto fuerte de su juego, el apartado reboteador (36-26 para los andorranos), algo que deberá enmendar rápidamente si quiere reaccionar a tiempo para quedarse en la máxima categoría del baloncesto español.

El conjunto fuenlabreño espera que, pese a ser una tarde de un día laborable, pueda tener el máximo apoyo de su hinchada -que ya se trasladó al Principado en un viaje maratoniano para apoyar a su equipo-, y a su vez ya está preparando un nuevo desplazamiento para el sábado 14 a Burgos, donde quiere llevar a 150 aficionados fuenlabreños para apoyar a su equipo en su lucha por la salvación.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.