Vicente Marzilio es el mejor argentino después de la primera vuelta del Latin America Amateur Championship

Vicente Marzilio y su approach en el hoyo 18
Vicente Marzilio y su approach en el hoyo 18 - Créditos: @David Paul Morris

RIO GRANDE, Puerto Rico.- Los ojos se abrieron con sorpresa cuando Mike Whan, CEO de la USGA, anunció ayer que el campeón del Latin America Amateur Championship también se clasificará para el US Open, además de asegurarse los tickets para el Masters y el Open Británico de este año. Quiere decir que el aficionado que se consagre este domingo en el Grand Reserve Golf Club jugará tres majors en 2023, un privilegio de solo unos pocos entre los profesionales y la chance de darse a conocer globalmente en el golf mundial. En la entrega de premios, el ganador posará con las banderas de tres de los cuatro certámenes que componen el Grand Slam.

Con el transcurso del tiempo, el LAAC fue sumando beneficios: primero fue únicamente la cita en Augusta National, luego la chance de probarse en los links de Inglaterra o Escocia y, ahora, el acceso al torneo más emblemático de los Estados Unidos. “Nos entusiasma brindar un pasaje al US Open para el ganador del Latin America Amateur Championship a partir de junio en Los Angeles Country Club. La incorporación de esta exención aumenta nuestro compromiso con el desarrollo del golf en Latinoamérica y reconoce el nivel de talento que compite en este campeonato”, comunicó Whan. La noticia empezó a correr rápido entre los golfistas a medida que terminaban sus vueltas en el trazado par 72, que complicó con el viento y las lagunas. La posibilidad de llegar al Abierto estadounidense les provoca un doble efecto: adrenalina y otra dosis de presión a la que el LAAC ya trae de por sí.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Si bien el puntero tras la primera vuelta es el colombiano Mateo Fuenmayor, con 66 (-6), los argentinos son claros protagonistas: cuatro de los ocho participantes aparecen en el top 8 del tablero. El mejor de los albicelestes hasta aquí es Vicente Marzilio, a un golpe de la punta y con la ambición del que busca un desquite deportivo, porque había finalizado segundo en la cita de 2022 en Casa de Campo, República Dominicana. Una ubicación como escolta que lo dejó tan frustrado como angustiado, porque estuvo muy cerca de ganar. “Soñé con esta vuelta todos los días desde que finalizó el LAAC anterior; me sentía muy nervioso en la noche previa, pero durante la ronda me concentré en mi rutina y en mi respiración”, comentó el golfista de la universidad de North Texas, que agregó: “De la experiencia de 2022 aprendí que puede haber muchos líderes en el tablero; tengo altas expectativas, pero debo calmarme”.

El gran candidato

La cara más visible de la delegación argentina es Mateo Fernández de Oliveira, que encara su quinta presencia en el LAAC y llega con el segundo mejor ranking de aficionados en el torneo (34°).  En dos de los últimos tres hoyos, apenas le faltó que la pelota girara media vuelta más para sumar dos birdies e igualar en la vanguardia con el colombiano Fuenmayor. Al final, redondeó un score de 68 (-4), pero quedó con buenas sensaciones. Asimismo, recibió con soltura su condición de favorito: “Que me consideren candidato me agrega confianza; el resto es competir. Y en el golf puede pasar cualquier cosa”, sostiene el jugador de 22 años, de la Universidad de Arkansas.

Mateo Fernandez de Oliveira y su segundo tiro desde el bunker en el hoyo 8 de la cancha del Grand Reserve Golf Club
Mateo Fernandez de Oliveira y su segundo tiro desde el bunker en el hoyo 8 de la cancha del Grand Reserve Golf Club - Créditos: @Charles Laberge

Hay más argentinos al acecho, como los cordobeses Manuel Lozada y Andrés Schönbaum (hijo), los dos con 69 golpes (-3), que aparecen en el octavo puesto. Y los cuatro restantes, tanto Juan Martín Loureiro como Segundo Oliva Pinto, Mateo Pulcini y Diego Prone, firmaron el par total (72) para no perder las esperanzas.