Sainz, 'Checo' y Alonso imponen el español como idioma principal en la F1

·5  min de lectura

Madrid, 27 ago (EFE).- El español Carlos Sainz (Ferrari), que saldrá primero en el Gran Premio de Bélgica -el decimocuarto del Mundial de Fórmula Uno-, su compatriota el doble campeón del mundo Fernando Alonso (Alpine), que arrancará tercero en el circuito de Spa-Francorchamps, y el mexicano Sergio Pérez (Red Bull), que afrontará la prueba desde la segunda plaza, marcarán un hito histórico este domingo al completar el trío delantero de una parrilla de la categoría reina integrado únicamente por pilotos de habla hispana.

Sainz, de 27 años, se benefició de la penalización -por cambiar motor- del neerlandés Max Verstappen (Red Bull), líder destacado del Mundial, el más rápido este sábado en Spa. Tras marcar el segundo tiempo de la calificación, el talentoso piloto madrileño logró este sábado su segunda 'pole' desde que corre en la F1, después de la de Silverstone (Inglaterra), donde el pasado 3 de julio firmó su primera victoria en la categoría reina; y saldrá desde la primera fila acompañado por 'Checo', tercero en el Mundial, que también avanzó un puesto gracias a la penalización de su compañero neerlandés, que lo supera en 85 puntos en la general.

Alonso también sacó tajada de las sanciones -por idéntico motivo que Verstappen- del monegasco Charles Leclerc (Ferrari) -segundo en el Mundial, a 80 puntos de 'Mad Max'- y de su compañero, el francés Esteban Ocon, que habían marcado el cuarto y el quinto tiempo de la calificación. El doble campeón mundial asturiano, sexto en la tabla de tiempos, arrancará tercero desde la segunda fila, al lado del séptuple campeón mundial inglés Lewis Hamilton (Mercedes), que también avanzó tres puestos y saldrá cuarto en la mítica pista de las Árdenas.

La jornada fue tan emocionante como alocada, dado que hasta siete pilotos habían sido sancionados; motivo por el que no resultó del todo fácil calcular inmediatamente la formación de salida de la primera carrera después del parón vacacional. En la que el otro Mercedes, el del también inglés George Russell, arrancará quinto y saldrá desde la tercera fila, junto al tailandés Alex Albon, que logró la mejor clasificación de la temporada en parrilla para Williams.

Verstappen buscará una remontada de la que nadie duda, desde la decimoquinta plaza; un puesto por delante de Leclerc, que, tras la reorganización derivada de las penalizaciones, lo hará desde la decimosexta.

La joven estrella neerlandesa, que a los 24 años dejó casi resuelto el Mundial al firmar en la última carrera antes del parón, en Hungría, su octava victoria de la temporada, ya confirmó que volvió con la misma mentalidad de súper-depredador deportivo con la que se fue de vacaciones al marcar, con claridad, el mejor tiempo en los entrenamientos del viernes. Unos ensayos que dominó por delante de Leclerc y del inglés Lando Norris (McLaren). Pilotos, de los que se supo que, al igual que él, penalizaron al cambiar motor; y que, por lo tanto, arrancarían desde el fondo de la parrilla.

Idéntica suerte, según se dio a conocer el viernes, correrían el francés Esteban Ocon (Alpine), el alemán Mick Schumacher (Haas) y el finlandés Valtteri Bottas (Alfa Romeo); a los que se unió el compañero de este último, el chino Guanyu Zhou, cuya penalización se anunció este sábado; jornada en la que, a su vez, para liar algo más las cosas se anunció que la sanción del finés, que arrancará desde el decimocuarto puesto, no era desde el fondo de la parrilla.

Es decir, que más de una tercera parte de la parrilla saldría desde la parte trasera; lo que convertía en una suerte de dos calificaciones en una la cronometrada oficial, en la que los dos primeros del Mundial lucharían por salir lo más adelante posible desde la parte trasera.

Antes de la calificación, por la mañana, 'Checo' presentaba candidatura a la 'pole' al marcar el mejor tiempo del último ensayo, en el que encabezó un 'doblete' de Red Bull, por delante de 'Mad Max' y de Sainz, que, al igual que el mexicano, miraba con ojos brillantes hacia la primera plaza de la parrilla. Alonso -protagonista del gran bombazo del inicio de las vacaciones, al anunciar que el año próximo año correrá para Aston Martin-, especialista en optimizar recursos y, en este caso, pescar en aguas revueltas, también mostró enorme interés, al marcar el quinto crono en la legendaria pista en la que su triunfo de hace 23 temporadas en la F3000 (equivalente a la actual F2) lo catapultó a la categoría reina.

La temperatura bajó antes de la calificación, lo que, en teoría, beneficiaba a la escudería austriaca en detrimento de Ferrari. La cronometrada arrancó con 25 minutos de retraso, ya que se estaba reparando una zona de la pista, dañada en un percance en una de las series inferiores, la Porsche Cup; y en la primera ronda, más importante que en cualquier otra ocasión, quedaron eliminados el cuádruple campeón mundial alemán Sebastian Vettel -al que sustituirá Alonso en Aston Martin- y Bottas, uno de los penalizados.

Verstappen marcó el mejor tiempo de la ronda, con algo más de cuatro décimas y media de ventaja sobre Sainz y casi ocho sobre su compañero mexicano; con Leclerc marcando el cuarto crono y Alonso, el décimo.

En la Q2 se quedaron en el camino el australiano Daniel Ricciardo -que cuando acabe la temporada dejará de ser piloto de McLaren- y el francés Pierre Gasly (Alpha Tauri); en una ronda que dominó Leclerc, por delante de 'Mad Max' y de 'Checo', con Carlos marcando el cuarto tiempo del acto y Fernando el octavo.

En la decisiva Q3, 'Mad Max' iba tan sobrado que prescindió de un segundo intento y aún así marcó el mejor tiempo de la jornada, conservando energías con miras a intentar una nueva exhibición este domingo.

Con las penalizaciones, Ricciardo, eliminado en la segunda ronda, saldrá séptimo, en cuarta hilera y junto al francés Pierre Gasly (Alpha Tauri) -que asimismo quedó fuera en la Q2-; y Vettel, fuera a las primeras de cambio, saldrá décimo, al lado de su compañero canadiense Lance Stroll (noveno), que el año próximo lo será de Alonso. En una carrera, prevista a 44 vueltas -para completar un recorrido de 308 kilómetros-, en la que habrá guerra por delante y por detrás; que anuncia emociones fuertes. y en la que Carlos Sainz apunta a su segundo triunfo en la división de honor del automovilismo.

Adrian R. Huber

(c) Agencia EFE