Verstappen y 'Checo' colocan a Red Bull al frente de ambos campeonatos

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·7  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Montmeló (Barcelona), 22 may (EFE).- El neerlandés Max Verstappen, último campeón del mundo, tomó el liderato del Mundial de Fórmula Uno al ganar este domingo el Gran Premio de España, en el circuito de Montmeló, en las afueras de Barcelona, en el que su compañero mexicano Sergio Pérez completó un 'doblete' de Red Bull, que comanda ahora ambos campeonatos; y donde se retiró -poco antes de completarse la mitad del recorrido, por un problema en la unidad de potencia- el monegasco Charles Leclerc (Ferrari), que tuvo que ceder el bastón de mando.

Verstappen, de 24 años, logró su cuarta victoria de la temporada al ganar por delante de 'Checo', que firmó su decimoctavo podio en la F1 al concluir segundo una carrera en la que firmó la vuelta rápida; que el inglés George Russell (Mercedes) acabó tercero; y en la que los españoles Carlos Sainz (Ferrari) y Fernando Alonso (Alpine) -que había salido último, al cambiar motor, y protagonizó la remontada del día- se clasificaron en la cuarta y en la novena posición, respectivamente.

'Mad Max', con problemas con el DRS al principio y que contó con la inestimable labor de equipo de su compañero mexicano, firmó su cuarto triunfo en las cuatro carreras que acabó este curso; esta vez en el totalmente repleto y muy caluroso circuito de Montmeló: en una carrera que arrancó con 36 grados centígrados ambientales y 49 en el asfalto; y en la que era obvio que la gestión de la degradación de los neumáticos iba a ser clave.

Tras imponerse en una prueba en la que todos fueron a tres paradas,Verstappen lidera ahora el Mundial con 110 puntos, seis más que Leclerc, al que le aguó la idea de entrar líder en su casa, dentro de unos días; y con 25 sobre 'Checo', que sigue tercero en la general y que habiendo demostrando hace tiempo lo buen piloto que es, cada día confirma que es uno de los mejores hombres de equipo de la historia. Sainz mantuvo la quinta plaza, que ocupa ahora con 65 puntos; y Alonso, que avanzó un puesto, es decimoquinto, con cuatro unidades.

Red Bull también tomó el liderato en el Mundial de constructores, que encabeza con 195 puntos, 26 más que Ferrari; después de una prueba en la que todos los contendientes fueron a tres paradas. Y que pudo haber ganado el bravo piloto tapatío, que reconoció a Efe en la rueda de prensa de la FIA (Federación Internacional del Automóvil) que está de acuerdo con esta afirmación, pero que a pesar de que deberán "discutir algunos asuntos internos, no hay nada que" le "preocupe" y que es feliz en la escudería austriaca.

Leclerc salía primero, después de haber firmado el sábado su decimotercera 'pole' en la F1, la cuarta de la temporada; en un fin de semana en el que antes de la carrera ya había encabezado todas las tablas de tiempos a excepción de la de la segunda ronda (Q2) de la calificación, en la que reservó neumático blando para tomar la salida con gomas nuevas. Caso contrario al de Sainz, que el sábado cambió el chásis de su Ferrari y aún así se las apañó para acabar tercero la cronometrada principal; pero que afrontó la salida con ruedas usadas. Soñando, no obstante, con lograr, ante su afición, su primera victoria en la categoría reina.

Verstappen salió segundo, en espera de confirmar el buen ritmo en tandas largas demostrado en los entrenamientos libres; con 'Checo' quinto en parrilla, entre los dos Mercedes de los ingleses Russell y el siete veces campeón mundial Lewis Hamilton, que arrancó sexto y concluyó quinto. En una jornada en la que la escudería alemana -ganadora de los ocho pasados Mundiales de constructores, pero que no había comenzado con buen pie el año- vislumbró que puede haber encontrado el camino correcto.

Alonso, que el sábado había prolongado su mala racha de infortunios, al quedar eliminado en la Q1 debido a un error de cálculo de sus ingenieros -que lo sacaron a pista a destiempo, por lo que encontró demasiado tráfico y tuvo que abortar su último intento-, cambió el motor de su Alpine antes de una carrera en la que, tras acabar decimoséptimo en calificación, poco tenía que perder arrancando el último.

El genial piloto asturiano, que protagonizó la gran remontada del día, mejorando once puestos, tomó la salida con el neumático blando, como todos los demás; a excepción de Hamilton, que lo hizo con el medio.

Leclerc salió bien, pero Carlos -al que rebasaron Russell y 'Checo'- perdió dos puestos de golpe, en una salida en la que se tocaron el danés Kevin Magnussen (Haas) y Hamilton, que cayeron al fondo de la parrilla. Desde la que Alonso, que había pasado de un zarpazo a tres -al chino Guanyu Zhou (Alfa Romeo), al tailandés Alex Albon (Williams) y al canadiense Nicholas Latifi (Williams)-, en otra de sus brillantes salidas, ya era decimocuarto, cuando tuvieron que parar en garajes el danés y el séptuple campeón mundial.

Sainz estuvo a punto de tirar por tierra casi todas sus posibilidades de éxito en la séptima de las 66 vueltas, en la que trompeó en la cuarta de las 16 curvas, descendiendo al undécimo puesto; uno por delante de Alonso, que ya rodaba entre los primeros doce en el octavo giro. En el que perdió también el control de su Red Bull -y con ello cuatro plazas- 'Mad Max'; que pasó a ser cuarto, por detrás del trío cabecero, que lideraba Leclerc por delante de Russell y de 'Checo', que le 'cedió' el tercer puesto -en la 11- al neerlandés.

Alonso y Sainz pararon en la undécima vuelta a instalar neumático medio. El español de Ferrari avanzó hasta el octavo y el doble campeón mundial asturiano era undécimo en el decimosexto giro; cuando Russell y Verstappen ya habían parado (en la 14) a hacer idéntico cambio; y 'Checo' rodaba segundo.

El bravo piloto tapatío, que había efectuado su parada en la 18, rodaba cuarto mientras la pugna entre Russell y Verstappen -que no conseguía rebasar al inglés- daba alas a Leclerc, que llegó a tener 26 segundos de ventaja, paró en la 21 y regresó a pista liderando con cinco segundos de margen. Cuando Alonso, décimo, ya rodaba en zona de puntos; y Carlos era sexto.

Verstappen siguió su encarnizada pugna con Russell, que se defendía con maestría, aprovechando los problemas de DRS de la joven estrella neerlandesa. Dándole aire a Leclerc, que marcaba vueltas rápidas e incrementaba su ventaja. Al tiempo que 'Checo' se acercaba de nuevo a la zona de podio.

Pero el monegasco 'rompió' en la 28; una antes de que parase de nuevo Verstappen. Y dos giros antes de que 'Checo' rebasase a Russell, con los dos españoles, que habían ganado un puesto gracias a la retirada de Charles -"por un problema aún no identificado en la unidad de potencia", según explicó la 'Scuderia'-, entrando de nuevo en garajes en la 32, justo antes del ecuador de la prueba. Carlos repitió el medio y Fernando cambió de nuevo a blandos.

Russell y el campeón de Jalisco -que repitieron medios- pararon en la 37 y 'Mad Max' pasó a comandar la carrera por delante de su compañero y del inglés. Instantes en los que Sainz rodaba quinto, por detrás de Bottas y por delante de Hamilton; y Alonso era décimo.

Verstappen hizo una tercera parada a falta de 21 giros para instalar de nuevo el medio, cediendo el liderato al mexicano, al que por radio le indicaban con un manido eufemismo que dejase pasar a su colega, algo que le pareció "injusto" pero que no tuvo más remedio que aceptar. Al final dio por bueno "un gran resultado para el equipo" y manifestó a Efe en la rueda de prensa de la FIA que "el ambiente en el equipo es excelente" después de firmar el tercer podio del año y el primero en España.

Sainz paró por tercera vez en la 46, regresando al blando inicial y tras volver a pista superó al francés Esteban Ocon (Alpine, séptimo este domingo, por detrás del finlandés Valtteri Bottas, de Alfa Romeo) para colocarse quinto. Y Alonso lo hizo en la 54 para repetir el compuesto más suave, antes de completar la remontada de día para acabar noveno.

En la 60, Hamilton rebasó a Sainz y le arrebató la cuarta plaza, que le devolvió al ser advertido desde el box que bajase el ritmo al estar en riesgo de no acabar la carrera, por un presunto problema de motor. Verstappen -que hace seis años se convirtió en esta pista en el ganador más joven de la historia- ya rodaba seguro de su victoria y entrará líder el próximo fin de semana en casa de Leclerc: confirmando que defenderá con uñas y dientes el recuperado número '1' con el que sustituyó su habitual '33'.

Adrián R. Huber

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.