Venezuela - Brasil: el líder de las eliminatorias sudamericanas perdía por un blooper y jugaba mal, pero lo dio vuelta en el segundo tiempo

·4  min de lectura
Guilherme Arana, reemplazado en el segundo tiempo, conduce para Brasil, que tuvo pocas ideas, pero impuso su jerarquía en los últimos 20 minutos en Venezuela.
Ariana Cubillos

El líder Brasil, sin la presencia de su máxima figura Neymar ni el capitán Casemiro, derrotó este jueves por 3-1 a Venezuela, último en la tabla de posiciones, en un encuentro correspondiente a la undécima jornada de la eliminatorias sudamericanas rumbo al Mundial de Qatar 2022. Siguió con su paso perfecto por el torneo, aunque debió remontar el partido sobre el final, tras ir perdiendo hasta poco más de la mitad de la segunda etapa. Fue más eficaz en el arco rival que productivo en el juego. Suficiente para estar cada vez más cerca de la clasificación a la próxima Copa.

El visitante tardó apenas seis minutos en probar al arco. Gabriel Jesús intentó desde afuera del área, tras una mala salida de los locales. El disparo cruzado salió apenas desviado, pero lejos estaba de ser un anticipo de que sería una tromba. La sorpresa llegó a los 11, con Eric Ramírez cabeceando de pique junto a un palo luego de un centro del escurridizo Yeferson Soteldo en el que se resbalaron los dos brasileños (Fabinho y Marquinhos) que marcaban al goleador. Fue el 1-0 de los venezolanos, en su primera llegada.

El gol de Venezuela (1-0)

A los 22, el travesaño evitó el empate. Allí dio la pelota tras un mal despeje de Ferraresi, que había cortado un pase de Everton Ribeiro a Paquetá. Respiró profundo Venezuela, aunque Brasil tenía más imprecisiones que juego. Era un equipo apático sin demasiadas ideas antes un conjunto prolijo que se ilusionaba cada vez que el balón pasaba por los pies del 10 bolivariano.

Cerca del final del primer tiempo, Alisson no tuvo inconvenientes en controlar una definición pifiada de Peñaranda y un disparo desde la puerta de área de Marchis, en sendas jugadas construidas por Soteldo, con manejo y gambetas para convertirse en figura.

Al igual que para Gabriel Barbosa, el primer tiempo de Brasil fue para agarrarse la cabeza; Venezuela dominaba y estaba 1-0 arriba.
YURI CORTEZ


Al igual que para Gabriel Barbosa, el primer tiempo de Brasil fue para agarrarse la cabeza; Venezuela dominaba y estaba 1-0 arriba. (YURI CORTEZ/)

No se encerró Venezuela en el inicio de la segunda etapa. Con el ingreso de Raphinha, mucho más activo y determinante en su reemplazo de Everton Ribeiro, buscó más profundidad el conjunto verdeamarelo, pero la Vinotinto no se amedrentó inicialmente y siguió buscando a su pieza más importante para generar. Thiago Silva llegó a convertir de cabeza a los 11, pero estaba adelantado y fue correctamente anulado.

El local era el más lúcido, pero no logró sostener el triunfo. Le faltaron piernas, se fue quedando sin piezas importantes. Y enfrente estaba uno de los que no perdona. Un tiro de esquina de Raphinha llegó a la cabeza de Marquinhos, que de pie al suelo logró la igualdad a los 26 ante una débil respuesta del arquero Graterol. Con muy poco, el puntero de las eliminatorias llegó al 1-1.

El empate de Brasil (1-1)

A los 36, un rebote que dio el arquero derivó en un penal a Gabigol. El propio delantero fue a ejecutarlo y dio vuelta el marcador, sin temblarle el pulso. Fue el 2-1, desmoralizante. Lo que había construido el local, que apenas pudo rescatar un empate en 18 partidos por eliminatorias entre ambos, se derrumbó en un abrir y cerrar de ojos. Con ese resultado, y conocido el empate de la Argentina, Brasil ampliaba su ventaja al frente de la clasificación.

El gol de Gabigol para Brasil (2-1)

Soteldo siguió insistiendo, pero perdió energías, le faltaba compañía y sus compañeros parecían haber sentido el golpe. En tiempo de descuento remató por encima del travesaño, tras otra acción individual. En cambio, Brasil llegó al tercero en el quinto minuto de descuento, con Antony definiendo abajo del arco una asistencia con clase de Raphinha. Fue 3-1, respirando sobre el final, con una ventaja exagerada.

La “Verdeamarelha” lidera la tabla en soledad con 27 unidades, ocho más que Argentina, con un partido menos ambos, ya que el encuentro entre ellos en Brasil por la sexta fecha fue suspendido por las autoridades sanitarias locales a poco de iniciarse.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.