Venezuela - Argentina: debutar como campeona sin mirar el póster, el gran desafío de la selección

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Lionel Messi saluda a simpatizantes a la salida del hotel donde se aloja el seleccionado en Caracas; en Venezuela y por la eliminatoria rumbo al Mundial Qatar 2022, el equipo argentino se estrena como campeón de la Copa América.
Matias Delacroix

Lionel Scaloni parece tenerlo claro. “Todos querrán ganarle al campeón, pero esto sigue”, pone en palabras sencillas el comienzo de una nueva era. Es que la selección argentina pisará hoy en Caracas (desde las 21, con TV de TyC Sports y TV Pública) sobre tierra desconocida: jugará su primer partido como campeona después de 28 años de espera. Y, como tal, afrontará un desafío atractivo: dejar atrás la inolvidable borrachera del Maracaná para enfilar la ruta hacia el Mundial de Qatar. Esa nota mental, mucho más que un rival en emergencia, aparece en el horizonte de este equipo que ahora anda liviano de ataduras, consecuencia lógica de haber llegado a la meta.

¿Cómo empezar de nuevo? En principio, demostrando sentido de pertenencia. Con las grandes ligas europeas en contra, todos los jugadores acudieron en masa a la convocatoria del entrenador y estarán presentes en esta triple fecha de eliminatorias. Ni las advertencias de Aston Villa (donde juegan Emiliano Martínez y Emiliano Buendia) y Tottenham (club de Cuti Romero y Giovani Lo Celso) alcanzaron para torcer las voluntades: los 28 futbolistas que juegan en el Viejo Continente aterrizaron en Caracas dispuestos a seguir camino hacia San Pablo (el domingo, ante Brasil) y Buenos Aires (el jueves 9, frente a Bolivia en el Monumental) para completar un mini calendario apretado e incómodo. “Dimos la lista para tres partidos y de eso no hay dudas. Los jugadores están para jugar los tres”, refrendó el entrenador, por si hiciera falta.

Rodrigo De Paul, Giovani Lo Celso y Lautaro Martínez, en una práctica en Venezuela.
Collage


Rodrigo De Paul, Giovani Lo Celso y Lautaro Martínez, en una práctica en Venezuela. (Collage/)

Esa decisión grupal contrasta con lo ocurrido con los brasileños (los 9 de la Premier League fueron desafectados) pero, más que eso, revela el compromiso: los campeones quieren estar, tal vez también para no perder el envión ganador. “De vuelta juntos”, acompañó Rodrigo De Paul con palabras una imagen en la que se lo veía con Nicolás Otamendi y Papu Gómez tras el reencuentro. En ese punto reside el valor del trabajo de las cabezas del grupo. No por nada, en la primera conversación entre todos, Scaloni remarcó la necesidad de apretar los dientes y mirar adelante. Sabe que a un gran éxito puede seguirle una relajación incluso inconsciente. Dos enemigos de la tensión competitiva que exige un compromiso oficial.

Claro que la debilidad del rival, paradójicamente, puede jugar en contra. O abonar ese estado mental de bienestar: Venezuela está hundida en el fondo de la tabla de posiciones, con un entrenador de emergencia (Leo González, exinternacional venezolano de 49 años, asumió el 23 de agosto sólo para los partidos ante Argentina, Perú y Paraguay de esta triple fecha) y ausencias de peso. Las lesiones, que ya habían dejado fuera de la convocatoria a un pilar como Yangel Herrera, se cobraron en los últimos días tres nuevas bajas: el zaguero Yordan Osorio, el extremo Darwin Machís y el centrodelantero Fernando Aristeguieta.

El plantel venezolano está unido, pero muy averiado por bajas importantes, incluida la del entrenador que se fue por salarios impagos.
FEDERICO PARRA


El plantel venezolano está unido, pero muy averiado por bajas importantes, incluida la del entrenador que se fue por salarios impagos. (FEDERICO PARRA/)

Entonces, para la Argentina no habrá mayor motivación que ponerse la camiseta con la convicción de que hay que salir del estadio Olímpico con los tres puntos, para luego viajar hacia Brasil con los deberes hechos. Si hay una pequeña luz de alerta en este contexto hay que buscarla por el instante en el que se llega a estas jornadas: con los campeonatos europeos recién comenzados, varios puntales del equipo vienen con escasísimo rodaje. Messi, claro, es uno de ellos. Pero, se sabe, a la media hora que apenas jugó en PSG habrá que sumarle todos los minutos que vienen: el capitán le dijo a Scaloni lo de siempre, que él quiere jugar. ¿Que arranque como suplente para que no llegue cargado al clásico? Imposible, será titular. Gonzalo Montiel no debutó en Sevilla, Di María tiene apenas un partido y monedas de otro en PSG, Lautaro Martínez solo uno en Inter, Lo Celso es suplente en Tottenham… La lista puede continuar, pero al DT no le preocupa demasiado: aunque definió al momento como “delicado”, sabe también que el salto que dieron nueve de los convocados en el mercado de pases traerá beneficios en el futuro. A mejor calidad de club, mayor exigencia.

Messi en acción en el último cruce con Venezuela, el 2-0 favorable a la Argentina en los cuartos de final de la Copa América Brasil 2019.
Archivo


Messi en acción en el último cruce con Venezuela, el 2-0 favorable a la Argentina en los cuartos de final de la Copa América Brasil 2019. (Archivo/)

Ni siquiera el compromiso siguiente cambió el eje del entrenador, dispuesto a poner una formación bien parecida a la de la final de la Copa América. Entonces, más allá de las suspensiones de Romero y Paredes, elegirá probablemente a los mismos que le ganaron 1-0 a Brasil el 10 de julio. Eso entrañará un riesgo extra a la dificultad que ya implicará un nuevo viaje y salir a jugar el clásico con menos de 72 horas de recuperación: la lista de jugadores que quedarían fuera del partido en San Pablo podría tener, si son amonestados esta noche, a Nicolás Tagliafico, Exequiel Palacios, Montiel, De Paul, Lo Celso, Nicolás Otamendi, Germán Pezzella, Lucas Martinez Quarta y Nicolás González. Tal vez, una idea viene envasada en la otra: pensar en darlo todo hoy y no especular con mañana sea la mejor manera de dejar de mirar el ayer. Por tentador que resulte celebrar ese póster inmortal.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.