Vargas desea convertirse en un inolvidable

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

CIUDAD DE MÉXICO, julio 29 (EL UNIVERSAL).- Cinco años pasaron para que el boxeador mexicano Rey Vargas se ciñera un nuevo campeonato del orbe; otra vez, avalado por el Consejo Mundial de Boxeo (CMB). Atrás quedó el supergallo que nunca perdió, ahora presume el trofeo que le arrebató hace unos días a Mark Magsayo en San Antonio, Texas. Vargas es el nuevo rey de los plumas y lo disfruta como la primera vez.

"Ando con un nuevo nene en casa, un nuevo bebé en verde y oro. El primer cinturón fue el despunte para caminar, subí a otra plataforma y ahora estoy de nuevo ahí. Ya sólo espero que termine de cerrar la ceja para poner fecha a la que viene", asegura el monarca, en entrevista exclusiva con EL UNIVERSAL Deportes.

Ser campeón otra vez motiva a Rey a seguir haciendo historia, trabajar para que se reconozca lo que ha hecho, pues lamenta que hasta ahora no se han dimensionado sus logros. "A lo mejor no se ha reconocido por completo, pero 36-0 —con dos campeonatos mundiales— es un récord que no cualquiera tiene. Me decían que era algo que sólo había hecho Julio César Chávez; son niveles altos y quiero seguir ahí, haciendo historia", sentencia, ilusionado.

Y es que no se imagina en otro mundo que no sea el boxeo: "Es mi estilo de vida desde que recuerdo. No sé qué sería, tal vez un profesionista, tal vez un 'bueno para nada', un vago".

Algo que no pasará, porque quiere ser recordado como un gran campeón. "Si gano una tercera y una cuarta coronas, siento que voy a ser recordado como algo diferente de lo que se ha hecho", sentencia Vargas.

Aún con los estragos —en la ceja izquierda— de la riña que lo regresó a la gloria, el púgil nacido en Otumba, Estado de México, confía en volver al ring antes de que el año expire. Quiere enfrentar a Leo Santa Cruz, unificar campeonatos, pero es una negociación difícil de amarrar. Lo que tiene bien claro es que sólo le interesa un rival de esa altura: "Llegué a un nivel en el que necesito rivales de ese porte".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.