Ahora, el VAR le echa una mano al Guadalajara

·1  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 8 (EL UNIVERSAL).- En el último minuto, el árbitro Guillermo Pacheco va al VAR; se pide que marque una mano en el área de Chivas, un rebote...

El silbante no se toma mucho tiempo, revisa la pantalla y hace la seña: No hay, y el Guadalajara, perjudicado por el arbitraje y el VAR apenas el domingo, ahora le agradece su dramático triunfo.

Chivas ha resurgido. Hay que ponerle atención al Rebaño Sagrado. Venció a Tijuana (2-1), llega a seis juegos sin perder, y se asoma para encaramarse entre los primeros ocho lugares de la competencia.

Chivas gana y gusta, porque el cuadro de Ricardo Cadena juega bien, a pesar de que el técnico metió a un cuadro alternativo, comprensible por el gran ajetreo que tienen.

Hasta Alexis Vega se quedó en la banca. Pero ante la ausencia del "10", el "20" apareció. Fernando Beltrán tomó la manija del equipo, movió el balón por todas partes. Chivas mandaba en el juego, sobre unos Xolos que lo intentaban con base en enjundia; ordenada, pero sólo enjundia al fin.

Las anotaciones del cumpleañero Roberto Alvarado y Luis Olivas dieron un agónico triunfo, que hace soñar al Rebaño Sagrado.