El VAR, el dueño del fin de semana: la herramienta que llegó para terminar con las controversias no puede contra las manos dentro del área

·7  min de lectura
La tecnología todavía no aplaca las controversias
Telam

Un fin de semana intenso, muy intenso. De controversias y de criterios dispares. El mundo de la pelota sujeto a las determinaciones más diversas. El fútbol dominado por la tecnología y con el VAR como protagonista. Nada debería salir mal, porque se trata de una herramienta que desembarcó para aniquilar los cuestionamientos; sin embargo, en la Argentina, en París, en España o en cualquier punto del mapa, cada vez que es necesario si una mano fue o no penal, las polémicas se multiplican.

Por estas tierras, Boca y River sacudieron el escenario con dos acciones similares, que no fueron valoradas de la misma manera. Dos manos dentro del área que merecieron ser revisadas por el VAR y que tuvieron como resultado un penal sancionado para el conjunto de Marcelo Gallardo, pero no así para los de Sebastián Battaglia.

El penal para River

Las dos jugadas fueron casi calcadas, ya que no se advierte que los jugadores de Banfield y de Lanús tuvieran intenciones de sacar ventajas al tocar la pelota con la mano. Y allí se desatan los contrapuntos, porque en el Florencio Sola se revisó una mano de Franco Quinteros dentro del área y Pablo Echavarría sancionó el penal para River. “A veces parecería que todas las manos son penales. Sobre todo, con la extensión del brazo. A veces pegan en el brazo y no tienen intención. No hay mucho criterio para juzgar la intencionalidad. Siempre va a generar polémica”, dijo Marcelo Gallardo, tras la victoria por 2-1

En cambio, a los 41 minutos del segundo tiempo, en la Bombonera, Boca reclamó un penal por una mano de Ángel González dentro del área tras un remate de Frank Fabra, que desde el VAR consideraron que no ameritaba que Facundo Tello revisase la jugada; por lo tanto, el juego continuó.

Para tratar de interpretar por qué Facundo Tello, asistido por Diego Abal, no sancionó el penal para Boca y por qué Pablo Echavarría, con influencia de Darío Herrera, sí lo cobró, quizá revisando la regla 12 del reglamento que se refiere a faltas y conducta incorrecta, es la que pueda ayudar o no, a explicar el uso de la mano.

Como primera medida la reglamentación anuncia que “no todos los contactos del balón con la mano o el brazo constituyen infracción”. Y a continuación da detalles de cada una de las infracciones posibles con la mano: “Toque el balón de manera voluntaria con la mano o el brazo, por ejemplo, haciendo un movimiento en dirección al balón con estas partes del cuerpo” y “toque el balón con la mano o el brazo cuando la mano o el brazo se posicionen de manera antinatural y consigan que el cuerpo ocupe más espacio, se considerará que un jugador ha conseguido que su cuerpo ocupe más espacio de manera antinatural cuando la posición de su mano o brazo no sea consecuencia del movimiento de su cuerpo en esa acción concreta o no se pueda justificar por dicho movimiento. Al colocar su mano o brazo en dicha posición, el jugador se arriesga a que el balón golpee esa parte de su cuerpo y esto suponga una infracción”.

El director nacional de arbitraje de AFA, Federico Beligoy, sentó posición sobre la jugada decisiva que favoreció la remontada de River y sorprendió a todos: “Ayer (por el domingo último) falló el criterio. Bajo ningún punto de vista es penal el de River ante Banfield. Nos equivocamos sin VAR y también con VAR”, dijo en TyC Sports.

En el mundo también hay quejas

Ahora bien, no parece ser patrimonio solo de estas tierras las controversias vinculadas al VAR, ya que en Francia y en España, también despertaron las críticas aquellos que determinan qué es o no penal a la hora de sancionar manos dentro del área.

Para comprender mejor, sólo hace falta repasar lo sucedido en la victoria de Atlético de Madrid que celebró en el final ante Espanyol de Barcelona por 2-1, con un penal cobrado a instancias del VAR en la última jugada del partido.

El gol de penal, anotado por el belga Yannick Carrasco en el décimo minuto de tiempo agregado, en el estadio Wanda Metropolitano, desató todo tipo de comentarios, ya que el árbitro Jorge Figueroa sancionó después de que desde la sala del VAR se le informara que debía revisar una acción en la que el delantero Raúl de Tomás tocó la pelota con un codo luego de un córner en la última jugada del encuentro. Además de convalidar la pena máxima, el árbitro avisó que luego de ejecutada la infracción no se seguiría jugando.

No se trata de un caso y nada más, porque en el choque entre Real Madrid y Sevilla, también se reclamó un penal por una mano que no se cobró y fue revisado por el VAR. A los 20 minutos del primer tiempo, Karim Benzema protestó rápidamente tras advertir que la pelota le pegó en la mano a Diego Carlos. El balón impactó en el brazo del central brasileño tras una disputa con el arquero marroquí Bono. A pesar de ser bastante evidente la acción, el árbitro, ratificado por la sala del VAR, decidió que no era suficiente para sancionar un penal.

La mano de Diego Carlos de Sevilla que no sancionaron penal para Real Madrid
La mano de Diego Carlos de Sevilla que no sancionaron penal para Real Madrid


La mano de Diego Carlos de Sevilla que no sancionaron penal para Real Madrid

La tecnología aplicada al fútbol es todo un acierto, aunque claro, la disparidad de los árbitros para entender qué es penal y qué no lo es cuando se trata de medir la intencionalidad de las manos se traslada a todas partes. Y justamente, en Francia, en el clásico entre PSG y Olympique de Marsella, varias acciones estuvieron bajo la lupa del VAR, pero particularmente el gol de penal de Mbappé, que llegó tras una sanción que generó polémicas. Neymar había intentado filtrar en el área un pase y la pelota dio en el codo de Valentin Rongier. El VAR, que fue manejado por Willy Delajod, le avisó al árbitro del encuentro François Letexier que había una mano, en el quinto minuto del descuento de la primera etapa: sancionaron el penal y Mbappé puso el 2-1, que fue el resultado final.

El penal por el VAR para PSG

También la International Board, el ente que se encarga de velar por las reglas del fútbol, hizo aclaraciones respecto de qué se debe considerar infracción en caso de las manos: “No todos los contactos del balón con la mano o el brazo constituyen infracción”, “los árbitros deben valorar la posición de la mano o el brazo con respecto a la acción del jugador en una situación concreta” y " Ya no se considerarán infracciones las acciones en las que un compañero de equipo toque el balón con la mano o el brazo de manera accidental justo antes del gol o cuando tocar el balón con la mano o el brazo de manera accidental genere una ocasión de gol”.

Está claro que en el fútbol no hay tecnología que pueda terminar con la polémica. En el fin de semana en el que el VAR se apoderó de la escena del fútbol, no se acabaron las polémicas, sino que se amplificaron.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.