Bottas y Mercedes destrozan los pronósticos

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Redacción deportes, 6 nov (EFE).- En un circuito favorable a Red Bull, con Max Verstappen dominando los entrenamientos y en la casa de Sergio 'Checo' Pérez... Bottas asaltó la 'pole'. Mercedes encontró la forma de exprimir su vehículo un poco más y el piloto finlandés, que está de despedida, destrozó los pronósticos.

Nadie contaba con la escudería alemana, y menos aún con el piloto nórdico, que disputa sus últimas cinco carreras con la 'flecha plateada', ya que la temporada que viene su destino será Alfa Romeo. Pero allí estuvo Bottas, más rápido que nadie en la última tanda clasificatoria (Q3) para sumar la decimonovena 'pole' de su carrera, la tercera de esta temporada tras las de Portugal y Turquía.

Y no solo Bottas. También Hamilton se sumó al sabotaje de Mercedes a lo que parecía una fiesta de Red Bull, que había dominado con puño de hierro hasta el momento todo lo que se había corrido sobre el asfalto del trazado mexicano, lleno de público en un espectáculo de color que recordó a tiempos prepandemia.

"No pensábamos que tuviéramos el ritmo", llegó a decir el siete veces campeón mundial, con un gesto de perplejidad que a muchos sonó a actuación teatral en línea con la habitual habilidad de Mercedes para guardarse un poco más en la puesta a punto de su monoplaza, sobre todo a una vuelta.

En honor a la verdad, no solo fue el empujón final del motor Mercedes, sino cierta mala suerte que acechó a Red Bull en su último intento de vuelta rápida, en el que una salida de pista del japonés Yuki Tsunoda (AlphaTauri) acabó con 'Checo' Pérez también fuera de pista y Verstappen levantando el pie en su última réplica. Pero antes de eso, Bottas había roto todos los pronósticos, y mañana saldrá de la posición de privilegio.

Tras las dos escuderías en la disputa del título completaron los primeros lugares el francés Pierre Gasly (AlphaTauri), el español Carlos Sainz (Ferrari), el australiano Daniel Ricciardo (McLaren), el monegasco Charles Leclerc (Ferrari), el japonés Yuki Tsunoda (AlphaTauri) y el británico Lando Norris (McLaren).

El bicampeón mundial español, Fernando Alonso (Alpine) sorprendió quedándose fuera incluso de la Q2 al fiarlo todo a un solo intento en la Q1 que no fue suficiente. En todo caso, las sanciones a Tsunoda, Norris, al británico George Russell (Williams) y al compañero de Alonso, el francés Esteban Ocon (Alpine), le auparán a la duodécima posición de salida.

Todo esto en una clasificación marcada en la Q1 por un accidente del canadiense Lance Stroll (Aston Martin), que se salió en la última curva e hizo un trompo golpeando en la parte izquierda de las protecciones para quedarse parado justo en la línea de meta.

Hasta 20 minutos tuvieron que esperar los pilotos mientras limpiaban la zona, retiraban el monoplaza de Stroll y sustituían las barreras dañadas. Justo en la salida se pudo ver un Ferrari, el de Carlos Sainz, lentísimo por la recta de meta. "No tengo potencia", decía el madrileño a su ingeniero, que le dio algunas instrucciones y a partir de ahí consiguió recuperar la velocidad de su bólido.

El baile de los favoritos comenzó en el mejor tiempo Hamilton, Bottas, Pérez y finalmente Vestappen, con un mejor registro de 1:16.788. Un golpe de autoridad, y de vuelta al garaje. Intentó arrebatárselo Bottas y lo consiguió con un registro de 1:16.727. Entonces fue tomado como una anécdota, pero había sido un aviso.

Sainz salvó los muebles en el último minuto, pero no así Alonso, cuya mejor vuelta tan solo le había permitido ser decimocuarto y que con la mejoría del Aston Martin del alemán Sebastian Vettel acabó arrastrado al decimosexto lugar, fuera de la Q2, algo que solo le había ocurrido una vez en su carrera desde su etapa en Minardi (2001), en Mónaco esta temporada.

En el arranque de la Q2, Verstappen se puso al frente en la primera intentona de todos los favoritos. No obstante, en el segundo intento Hamilton se impuso con un 1:16.474 utilizando los medios, 9 milésimas mejor que Verstappen, que había sacado los neumáticos blandos a pasear y ni siquiera marcó vuelta. Un tetracampeón mundial como Vettel se quedó fuera de la Q3, undécimo.

Hasta entonces todo habían sido fuego de artificio, pero la hora de la verdad llegó en la Q3. Verstappen puso sobre la mesa un 1:16.225, pero sorprendentemente se encontró con una reacción furibunda de Mercedes: Bottas puso el espectacular 1:15.875 que le acabó dando la 'pole', y Hamilton le siguió a 1,4 décimas. "Hola, hola. Aquí estamos", reaccionaba Mercedes a través de su perfil oficial en Twitter.

El escenario había cambiado completamente. A falta de los últimos dos minutos de la Q3, Red Bull tenía prisa y salía en la zona de más tráfico, mientras que Mercedes podía tomárselo con calma. Sin embargo, en el momento indicado y ante su público, 'Checo' Pérez cometió un error, motivado por la salida de pista de Tsunoda, que arruinó su vuelta y frenó la de su compañero Verstappen, dando el triunfo a Bottas, que ni siquiera pudo mejorar su gran registro.

Mercedes saboteó la fiesta del sábado de Red Bull, y querrá hacer la jugada completa este domingo en el Autódromo Hermanos Rodríguez. Pero hay un liderato en juego, la escuadra energética defiende el liderazgo de Verstappen y el orgullo patrio de 'Checo'. Todo puede pasar en México.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.