Valentín Castellanos: “La principal virtud de un futbolista es la cabeza, y después vienen las cualidades”

·15  min de lectura
Taty Castellanos, el rey de la MLS. "Es un orgullo lo que ha dicho Guardiola de mí. Sus palabras me obligan a crecer, mi obligación es justificar lo que ha dicho", cuenta el goleador argentino
Taty Castellanos, el rey de la MLS. "Es un orgullo lo que ha dicho Guardiola de mí. Sus palabras me obligan a crecer, mi obligación es justificar lo que ha dicho", cuenta el goleador argentino

No es el Puente del Inca, el que conoció de chico y después visitó tantas veces. Es el puente George Washington, la estructura colgante sobre el río Hudson que en un cuarto de hora lo lleva desde su departamento en un último piso de New Jersey al corazón de Manhattan. Un mendocino de Guaymallén suelto en Nueva York. Puede pasear como cualquier turista por la Quinta Avenida, puede sacarse una foto tras otra frente a Times Square. Pero ‘Taty’ Castellanos no es un ciudadano más en la Gran Manzana. A pocos el alcalde neoyorquino, el demócrata Bill de Blasio, les entrega las llaves de la ciudad y les cede el atril en las escalinatas del Ayuntamiento para que tomen la palabra.

El último baile de Roger Federer cada vez está más cerca

Valentín Castellanos ha hecho historia. Nunca el New York City Football Club se había consagrado en la Major League Soccer (MLS). Nunca un argentino había terminado como el goleador del torneo, con 22 festejos y ocho asistencias. Decisivo en los playoffs, con tantos en octavos, en cuartos y en la final que se resolvió por penales contra Portland Timbers. “Conozco mejor Nueva York que Buenos Aires”, bromea ‘Taty’, y es verdad, ningún alarde.

Vote for Taty... congresista de los Estados Unidos; Castellanos en las escalinatas del Ayuntamiento de Nueva York, en el Civic Center, donde la ciudad homenajeó a los campeones
Pacific Press


Vote for Taty... congresista de los Estados Unidos; Castellanos en las escalinatas del Ayuntamiento de Nueva York, en el Civic Center, donde la ciudad homenajeó a los campeones (Pacific Press/)

Ahora está en Luján de Cuyo, a menos de 20 kilómetros de Mendoza capital. Disfruta de las Fiestas con su familia, del calor junto a la cordillera… y a la espera de novedades sobre su futuro deportivo. Europa ha puesto los ojos en él porque en los últimos meses se convirtió en un faro desde Nueva York…, esa ciudad que lo enloquece. “Me encanta hacer vida de turista, perderme, digamos, cada vez que puedo. Voy al supermercado, a los paseos, a restaurantes. Hay gente que me conoce, pero no es para nada estresante, por supuesto que puedo caminar por Broadway que no me va a molestar nadie. El norteamericano es muy respetuoso; tal vez te mira aquel que te reconoce, porque está lleno de latinos también, pero nadie te aborda. Si Messi ha podido salir a caminar por Nueva York y hacer una vida casi común…, ¡imagínate yo!”.

El Empire State, Lincoln Center, la estatua de la libertad, la Zona Cero y el museo conmemorativo del 11-S, lógicamente el Central Park…, va enumerando Castellanos. “Me gusta conocer, curiosear… Me encanta el SoHo, es mi barrio favorito, y Brooklyn también”, detalla. “El básquetbol me gusta mucho y he ido a ver a los Brooklyn Nets”, agrega ‘Taty’, a sus 23 años. Vive solo, pero pocas veces está solo. O lo visita su madre, Marilú, o algunos de sus hermanos: Martín, Virginia, Marcos y Agustín.

Un día libre de Taty Castellanos en Nueva York: unos mates paseando por el río Hudson, con la estatua de la Libertad como fondo
Un día libre de Taty Castellanos en Nueva York: unos mates paseando por el río Hudson, con la estatua de la Libertad como fondo


Un día libre de Taty Castellanos en Nueva York: unos mates paseando por el río Hudson, con la estatua de la Libertad como fondo

No dominaba ni una palabra en inglés cuando aterrizó en el aeropuerto John F. Kennedy en 2018. “Diría que hoy entiendo todo lo que escucho en un 70/80%, pero lo hablo menos, eso sí. Es que tengo muchos compañeros que hablan español y porque en Nueva York te cruzás continuamente con gente que habla español… y eso te relaja un poco, te sentís menos obligado a aprender el idioma sí o sí. Pero voy a seguir mejorando”, se propone.

-¿Cómo definirías al fútbol de los Estados Unidos?

-Jugamos con 35 mil personas todos los partidos en el Yankee Stadium, en el Bronx. El fútbol sigue creciendo cada año en los Estados Unidos y está cambiando también la cultura alrededor del fútbol. Me refiero a que lo viven poco a poco con más y más pasión. Ya no es solo una salida, ya es ir a ver fútbol también para ellos. Ya sienten el juego, y eso se ve reflejado en el ambiente de la cancha, notás el interés, la tensión, el impulso del fútbol. Además, ya no es una liga de retiro o jubilación, no, está lleno de jóvenes y se ha convertido en un trampolín para muchos.

-¿Lo será para vos?

-Veremos. Veremos qué ocurre en el mercado de invierno europeo, hay mucho ruido. Pero yo no me impaciento, tengo contrato hasta 2025, aunque creo que…, tal vez, ya cumplí una etapa. Nunca me imaginé todo lo que logré. Fue un año increíble en lo personal, pero sueño con jugar en Europa. Y es un honor que se estén rumoreando equipos tan grandes, tanto en Inglaterra como en Italia, pero todavía no hay nada oficial.

-Soñá: ¿adónde preferirías jugar?

-Me gustaría jugar en la Liga italiana, creo que me sentaría cómoda para mi estilo de juego.

-Por qué creés que en la Liga de Higuaín, ‘Chicharito’ Hernández, Bebelo Reynoso, Carlos Vela, Josef Martínez, Sebastián Driussi… el mejor fuiste vos?

-…Soy muy dedicado, muy meticuloso. No me gusta llegar tarde, nunca, y siempre me acuesto temprano. La diversión solo la reservo para cuando hay permisos o tiempo libre. Me cuido mucho con las comidas. Se lo que está bien y lo que está mal; nunca me dejé ir por el lado de los vicios o de las malas juntas…, que estaban ahí, porque cualquier pibe de barrio las ve. Pero siempre creí en el esfuerzo, y todo eso influye muchísimo después en la cancha. Hay muchos futbolistas que tienen calidad, pero para potenciarla es muy importante la cabeza, el entorno, tu familia. El vínculo que rodea al futbolista es muy trascendente para llegar alto. La principal virtud de un futbolista es la cabeza, y después vienen las cualidades.

-¿Y de alguna manera entrenás la cabeza? ¿Terapia, visualizaciones, yoga...?

-Estoy a favor del entrenamiento mental, y si en algún momento siento que lo llego a necesitar, buscaré la mejor manera de trabajarlo. Hoy no. Porque, insisto, es la cabeza la que maneja todo. Me interesa mucho el tema de las energías, mi mamá me hace mucho reiki…, antes los partidos me hago un poco de reiki para relajarme, y también suelo escuchar antes de los partidos música de meditación para alinear las energías. Me gusta y le doy espacio a la relajación, me ayuda.

Los hinchas, en casa, en el Yankee Stadium, lo tomaron a Castellanos como la figura del plantel del City
Ira L. Black - Corbis


Los hinchas, en casa, en el Yankee Stadium, lo tomaron a Castellanos como la figura del plantel del City (Ira L. Black - Corbis/)

-¿Analizás tus partidos?

-Sí, siempre. Después de los partidos, los vuelvo a mirar. El club también nos manda compactos, ediciones de imágenes, dos o tres horas más tarde de haber jugado. Siempre estoy pendiente de los errores que cometo. Mi representante, que sabe mucho de fútbol, siempre me está señalando cosas… A veces hago dos goles y él me caga a pedos por un movimiento que hice mal.

-Parece que Guardiola ya dio su bendición. Dijo: “Creo que es un chico que dará el paso necesario en Europa; está listo para dar el siguiente paso en su carrera. Ahora, sólo falta ver dónde.

-Que hable de vos Guardiola… ufff, imaginate, uno no lo espera y de golpe escuchás que te nombra. Es un orgullo que se hable tanto de mi por estos días… Y él… Sus palabras me obligan a crecer, a mejorar, a tratar de ser el mejor en mi posición. Mi obligación es justificar lo que ha dicho de mí. Sé que miró la final contra Portland. Lo conocí personalmente hace un tiempo, en un partido contra Cincinnati en nuestra cancha; ganamos 5 a 2, di dos asistencias. Entró al vestuario, nos saludamos, tuvimos una charla corta y después me pude sacar una foto con él cuando nos acompañó a cenar.

Con Guardiola, que no se ahorró elogios y hasta aseguró que el desembarco de Castellanos en Europa será cuestión de poco tiempo más
Con Guardiola, que no se ahorró elogios y hasta aseguró que el desembarco de Castellanos en Europa será cuestión de poco tiempo más


Con Guardiola, que no se ahorró elogios y hasta aseguró que el desembarco de Castellanos en Europa será cuestión de poco tiempo más

-¿Te planteás jugar alguna vez en la Argentina?

-Sí, me gustaría, es una espinita que guardo. No será pronto, pero ojalá suceda más adelante, pero todavía pleno, vigente.

-¿En un club en particular? Porque sos hincha de San Lorenzo...

-Sí, de chiquito era de San Lorenzo, me hicieron mi tío y mi primo. Me ponía la camiseta y nunca me la quitaba… Me acuerdo bien de la Copa Libertadores en 2014…, yo era adolescente, lo seguía a Angelito Correa, estaba ‘Pipi’ Romagnoli, Piatti… un equipazo… Ya de más grande se pierde un poco ese hincha y te vas haciendo del club que apuesta y confía en vos. Bueno, eso al menos me sucede a mí. Hoy soy del New York City y de nadie más.

-¿Ves fútbol argentino?

-Sí, sí, lo sigo. Lo veo en casa, en las concentraciones, tengo aplicaciones para seguirlo desde Nueva York. Estoy mucho con Maxi Moralez en el club y nos juntamos a ver partidos de la Argentina… También tengo compañeros y amigos de la selección, con los que ganamos el Preolímpico, y los sigo, como a Julián Álvarez, a Belmonte, o a chicos que juegan afuera como Facu Medina, Zaracho, Gaich, Nehuén Pérez, Mac Allister… Me gusta ver fútbol brasileño, europeo, me gusta ver la Champions por el marco y el show que montan en cada partido. Me gusta imaginarme que un día podré estar ahí.

Campeón en el Preolímpico Sub 23 de 2020, un equipo que había formado Fernando Batista y Taty compartió con Julián Álvarez, entre otros; el mendocino sueña con llegar a la mayor
Campeón en el Preolímpico Sub 23 de 2020, un equipo que había formado Fernando Batista y Taty compartió con Julián Álvarez, entre otros; el mendocino sueña con llegar a la mayor


Campeón en el Preolímpico Sub 23 de 2020, un equipo que había formado Fernando Batista y Taty compartió con Julián Álvarez, entre otros; el mendocino sueña con llegar a la mayor

-A través del Sub 23 que había armado Fernando Batista estuviste cerca de la mayor. ¿Cómo viviste esa experiencia?

-Siempre fue muy agradable. He participado como sparring en algunas giras con la Sub 23, he estado con Cristian Romero, con Julián Álvarez… Soy un hincha más y desfruté mucho de la conquista de la Copa América. Pensá que yo soy de la generación que nunca había visto campeona a la Argentina.

-Trataste con Guardiola, ¿trataste alguna vez con Messi?

-Todavía no tuve la oportunidad de conocerlo. Estando en la Sub 23 solamente pude verlos a Leo Paredes y a De Paul en el predio de la AFA…, pero sueño… claro. Primero, con conocerlo a Messi, y después, ¿por qué no?, con jugar con Messi. Sería una locura.

-Con el impulso de tu temporada en la MLS y la posibilidad de un pase a Europa… ¿Te atrevés a soñar con el Mundial de Qatar o tu meta es 2026?

-Bueno, el sueño a mí nadie me lo quita. Pero no desconozco que la Argentina, hoy, es una de las mejores selecciones del mundo, tenemos al mejor del mundo, somos los campeones de América…, es complicado pertenecer a un nivel tan alto. Pero nadie me quita el sueño, repito. Yo trabajo día a día para ser el mejor, para ser una figura. Cuando tenga la oportunidad de estar en la selección, algún día, espero estar en mi mejor momento. Nadie me va a regalar nada y debo seguir esforzándome mucho para llegar. Y para que no se note tanto la diferencia si me toca estar, porque esa es la realidad: en la selección están los mejores.

-A los 23 años, ¿ya descubriste algo que no te gusta en el mundo del fútbol?

-Es una profesión que exige mucha dedicación y te roba tiempo para otras cosas. Pero no me quejo, para nada, sería un ingrato si lo hiciera. Hay que dejar muchas cosas de lado para enfocarte siempre en tus objetivos. Hay espacio para la diversión, pero cuidando los momentos y no apareciendo por todos lados. Vuelvo a la cabeza, a la fortaleza emocional: hay jugadores que desarrollan toda su carrera especialmente en base a su cabeza. En los Estados Unidos me dicen que no parezco un muchacho de 23 años, me dicen que parezco de 35…, soy el cuarto capitán del club. Y yo sé que todo eso no es por mi calidad de juego, sino por mi cabeza.

Castellanos y un momento de "activación física" en su departamento de New Jersey, con el puente George Washington a través de los ventanales
Castellanos y un momento de "activación física" en su departamento de New Jersey, con el puente George Washington a través de los ventanales


Castellanos y un momento de "activación física" en su departamento de New Jersey, con el puente George Washington a través de los ventanales

-Pertenecés a la generación de las redes sociales. ¿Ayudan o complican?

-Les presto atención y les dedico tiempo, pero trato de encontrar un equilibrio. Ni subo demasiado ni desaparezco. Soy respetuoso de la gente que me sigue y no me gusta mucho hablarle constantemente a la cámara. No soy un influencer, soy un jugador de fútbol. Tengo una vida, y hay cuestiones que me gusta mostrar y otras que no, como los elementos de valor, o lo que uno puede tener, porque esa ostentación puede ser sensible para mis seguidores, entre los que seguramente habrá mucha gente sumamente humilde, a la que le cuesta cubrir aspectos esenciales. ¿Y yo qué, les voy andar mostrando lo que tengo? Eso cae muy mal. Tengo gente que me ayuda, que me enseña cómo manejarme con los textos, con las fotos. Las redes son sumamente importantes y ahí también debés ser profesional. Hoy las redes proponen una dinámica de comunicación que hay cuidar y graduar. El club también está muy pendiente de los contenidos, para ellos es un tema central.

-El futbolista no siempre toma dimensión de su impacto, de lo que representa para muchas personas…

-Yo alguna vez estuve en la puerta de un hotel, en Mendoza, esperando la llegada de un plantel desde Buenos Aires para conseguir una foto un autógrafo para la camiseta o la pelota. Me acuerdo de eso y me brindo, siempre dándoles la prioridad a los chicos. Tu formación, y siempre la cabeza, vuelvo siempre con el concepto de la cabeza, son clave. Yo tengo una familia que me ayuda, que me apoya. Y tengo amigos que no me usan. Yo soy muy selectivo, cuido quiénes me rodean, estoy siempre pendiente de las buenas energías. Los que tienen buenas energías se quedan conmigo y los que no, ni entran.

Taty por estos días en su Mendoza natal, en este caso, disfrutando del paisaje de Potrerillos; comparte las Fiestas con su familia en Luján de Cuyo
Taty por estos días en su Mendoza natal, en este caso, disfrutando del paisaje de Potrerillos; comparte las Fiestas con su familia en Luján de Cuyo


Taty por estos días en su Mendoza natal, en este caso, disfrutando del paisaje de Potrerillos; comparte las Fiestas con su familia en Luján de Cuyo

Lo descubrió Luque, lo rechazaron River y Lanús, debutó en Chile, creció en Uruguay y explotó en Nueva York

El extraño caso Valentín Mariano José Castellanos Giménez. Sí, ‘Taty’. El goleador que sin debutar en la Argentina, ya pasó por tres países. Lo rechazaron en River y en Lanús, a los 14 años. Ocurrió decenas de veces en el fútbol, hasta los cracks cuentan anécdotas parecidas. “En River me dijeron que debía volver después…, el club estaba con el tema del descenso, y nunca más me llamaron; y en Lanús me explicaron que era muy flaquito, que no podía estar ahí… Cerré la boca y entendí que no me querían. Cuando volví a Mendoza le pedí a mi mamá que me pagara un gimnasio. Sacó plata de donde no sobraba y empecé a trabajar mi cuerpo y a ganar un poquito más de fuerza. Más adelante salió lo de Chile... y bueno, se empezaron a abrir las puertas”. La figura del padre, Diego, no estaba, se había mudado a Santiago de Chile, precisamente, separación mediante.

De escalar se trata su carrera. La cordillera de los Andes no iba a ser una barrera, al contrario. Otras pruebas, pero ahora quedó. Y debutó en la primera de Universidad de Chile, con 18 años, por la Copa Sudamericana 2017, contra Corinthians, en San Pablo. Ángel Hoyos fue el técnico. Pero sin espacio, atravesó la Argentina y desembarcó en Montevideo. En el Montevideo Torque, que estaba en la B. Pero ingresó en la órbita del City Football Group, el que se siente orgulloso del Manchester City… de y varias subsidiarias más. Como New York City Football Club, fundado en 2013, una franquicia que es propiedad en un 80% del City Football Group y el 20% restante pertenece a Yankee Global Enterprises. Ascendió con el Torque, dejó de jugar como extremo para ocupar el área, siguió haciendo goles en la primera charrúa, llamó la atención del español Domenec Torrent -exmano derecha de Pep Guardiola-, viajó a Manchester e hizo una prueba de 10 días en el segundo equipo del City y… el City gringo se lo llevó a Nueva York. Ya estaba listo.

Como un turista cualquiera en Times Square..., pero es el primer argentino que terminó como goleador de la MLS
Como un turista cualquiera en Times Square..., pero es el primer argentino que terminó como goleador de la MLS


Como un turista cualquiera en Times Square..., pero es el primer argentino que terminó como goleador de la MLS

Entre los 5 y los 10 años participó de la escuelita de fútbol de Leopoldo Luque. Cuentan que lo descubrió el ‘Pulpo’. Como adolescente jugó en el Club Murialdo, en la segunda división de la Liga mendocina. Después llegó el cruce de los Andes. Hoy, tiene tres referencias en sus puestos. Y no esconde que los mira, los copia, intenta “robarles” gestos y movimientos: Lautaro Martínez, Robert Lewandowski y el noruego Erling Haaland. Noruego como Ronny Deila, el entrenador de esta temporada en el City que lo lanzó a Castellanos.

Una mano en la frente, como haciendo visera, y la otra sobre la boca (al estilo Paulo Dybala), ya son un sello de sus festejos. ¿Qué significa? “Lleva una dedicatoria especial para unos amigos en Uruguay, nació cuando estaba en el Torque y quedó… cada vez que ellos lo ven, saben de qué se trata”, bromea Taty.

Jugó con el ‘Guaje’ Villa y contra Zlatan Ibrahimovic. Musicaliza el vestuario del City al ritmo de cumbia y reggaetón. Los frecuentes vuelos de una costa a la otra de los Estados Unidos, los husos horarios de un país tan grande y los hábitos de una liga que no obliga a concentra a sus planteles son parte de su geografía cotidiana. Fanático del mate… y de los tatuajes. Tinta por acá, tinta por allá: un león; el sol de la bandera argentina; la frase ‘juremos con gloria morir’ del himno nacional; el nombre y el significado de Marilú, su madre; una pelota; otro textual en el que puede leerse “mi familia es todo”; un reloj que marca la hora del debut en Primera con la U de Chile… ‘Taty’ Castellanos dibuja su cuerpo, mientras escribe su carrera.

No importa el look, los que nunca pueden faltar son los mates; Castellanos, a los 23 años: suenan muchos clubes para su futuro y a él le gustaría jugar en Italia
No importa el look, los que nunca pueden faltar son los mates; Castellanos, a los 23 años: suenan muchos clubes para su futuro y a él le gustaría jugar en Italia


No importa el look, los que nunca pueden faltar son los mates; Castellanos, a los 23 años: suenan muchos clubes para su futuro y a él le gustaría jugar en Italia

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.