Víctor Blanco: el presidente anticrisis, germen del “Racing positivo” y campeón

Víctor Blanco va a cumplir una década como presidente de Racing
Víctor Blanco va a cumplir una década como presidente de Racing

Víctor Blanco acaba de sumar el cuarto título en una gestión que va camino a cumplir 10 años como presidente de Racing. Desde un primer momento, su figura fue la de un pacificador en el siempre convulsionado ambiente político y a nivel dirigente de la Academia. Llegó al máximo poder en 2013, cuando era vicepresidente segundo, como emergente de la crisis que se devoró al presidente Gastón Cogorno y al vice primero, Rodolfo Molina. Lo que parecía una designación coyuntural se convirtió en una solución estructural.

Ya presidente, en 2014 pensó en Marcelo Gallardo cuando tuvo que designar a su primer director técnico. Llegó a establecer contactos con el Muñeco, que todavía no había arreglado con River, pero finalmente desistió porque iba a llegar como sucesor del segundo ciclo de Reinaldo “Mostaza” Merlo, y le pareció que no caería bien entre los hinchas una seguidilla de entrenadores de cuño riverplatense.

No le fue mal con la alternativa por la que optó: Diego Cocca condujo a Racing a la obtención del Torneo de Primera 2014. Fue el puntapié inicial para un ordenamiento institucional, económico y deportivo del club, que con el tiempo dio en llamarse “Racing positivo”. Una manera de contraponer un presente estable y de crecimiento a un pasado de penurias e infortunios.

Rubén Capria y Blanco flanquean a Gago cuando se anunció la extensión del contrato hasta diciembre de 2023
Rubén Capria y Blanco flanquean a Gago cuando se anunció la extensión del contrato hasta diciembre de 2023 - Créditos: @Prensa Racing

Siempre mesurado y contemporizador ante los micrófonos, Blanco tranquilizó las aguas luego de la dura derrota ante River en la última fecha de la Liga Profesional: “Hemos pasado momentos mucho más difíciles que éste. Se sale trabajando e insistiendo. Es positivo que el fútbol nos dé una revancha tan pronto, es una buena oportunidad”.

El desquite llegó este domingo, con la victoria 2-1 ante Boca y el Trofeo de Campeones. Un título que la gestión Blanco ya había obtenido frente a Tigre. No esperó a que Fernando Gago se consagrara campeón para renovarle el contrato. A mediados de junio extendió hasta fines de 2023 el vínculo vence el próximo mes. Pretendía firmar un acuerdo hasta 2024, pero Gago prefirió solo un año. “La continuidad de Gago nunca estuvo en duda. En el peor momento le renovamos el contrato. Estamos identificados con este proyecto”, dijo para disipar los rumores, que crecían a la par del malestar de los hinchas porque el equipo había fallado en instancias clave en este año: derrota por penales ante Boca en los cuartos de final por la Copa de la Liga, eliminación en la Copa Argentina frente a Agropecuario, eliminación en la Copa Sudamericana ante un rival que ya no jugaba por nada (River de Montevideo) y caída con River en la última fecha de la Liga Profesional.

El capitán Sigali levanta el Trofeo de Campeones
El capitán Sigali levanta el Trofeo de Campeones - Créditos: @Marcelo Aguilar

Blanco siempre supo cultivar buenas relaciones con el poder de turno de la AFA. Fuera con Julio Grondona, Luis Segura, la Comisión Normalizadora o Claudio Tapia. Empresario vinculado con el rubro gastronómico y hotelero -el plantel se concentra en el hotel Savoy, de su propiedad-, es reconocido como un hábil negociador. Por estas horas, los hinchas de Boca estallan en las redes sociales contra Blanco. Lo creen influyente en el modo que Facundo Tello, que representará a la Argentina en el Mundial de Qatar, dirigió la final en San Luis.

Dos de sus hijas, Barbi -abogada y con participación política en el club- y Mechi están en pareja con los futbolistas Jesús Dátolo y Lisandro “Licha” López. Reelecto en 2020 hasta 2024 con el 71 por ciento de los votos, Blanco había encarado hace unos años una gestión futbolística de estilo europeo con la creación de la secretaría técnica, a cargo de Diego Milito. El organigrama tenía un equipo de scouting para la detección de jugadores en distintas ligas de Sudamérica. Milito asumió cuando ya estaba Eduardo Coudet, que obtuvo dos títulos. Cuando se fue Chacho, Milito se encargó de designar al reemplazante: Sebastián Beccacece.

Con el tiempo, Milito presentó la renuncia, en desacuerdo con la excesiva intromisión de algunos dirigentes en las cuestiones futbolísticas. Lo reemplazó Rubén Capria, con un poder y margen de maniobra más acotado que el que tuvo Milito al principio de su gestión.

Durante el mandato de Blanco, Racing concretó la mejor venta en la historia del club, con el pase de Lautaro Martínez a Inter por 25 millones de euros. Otras buenas operaciones fueron las de Matías Zaracho (por 15,5 millones a Atlético Mineiro), Marcos Acuña (por 7 millones a Sporting Lisboa), Renzo Saravia (por 5 millones a Porto) y Ricardo Centurión (por 4 millones a San Pablo).

Cuando bajen las burbujas de los festejos deberá sentarse a renovar los contratos de dos referentes: el capitán Leonardo Sigali y Eugenio Mena. No descarta que haya alguna venta: “Si hay una oferta por Copetti la vamos a escuchar”. También a Racing llegaron sondeos por Carlos Alcaraz. La necesidad de vender deberá conciliarse con el armado del plantel para la próxima Copa Libertadores. La deuda de Blanco es en el terreno continental: en su gestión, Racing nunca pasó de los cuartos de final. En la agenda del presidente es un objetivo marcado con resaltador.