Serena Williams y Tiger Woods: ídolos imperfectos que alimentaron sus leyendas siendo terrenales

·5  min de lectura
El eufórico festejo de Tiger Woods durante la victoria de Serena Williams ante Anett Kontaveit, en la segunda ronda del US Open
El eufórico festejo de Tiger Woods durante la victoria de Serena Williams ante Anett Kontaveit, en la segunda ronda del US Open

Serena Williams y Tiger Woods tienen mucho en común. Son leyendas del deporte. Cada uno, en su actividad profesional (tenis y golf), dejará un legado indeleble. Éxitos, trofeos, popularidad ilimitada, emociones, patrocinios, millones de dólares, caídas y recuperaciones cinematográficas ilustran sus prodigiosas carreras. También sus equivocaciones y pasos en falso que los hacen próceres terrenales. Y son, sobre todo, bestias competitivas; aun hoy, cuando ella está por cumplir 41 años y él tiene 46.

El US Open , último Grand Slam de la temporada, palpita los raquetazos finales de Serena, una leyenda que superó el deporte, encumbrándose como un símbolo del nuevo mundo (muy distinto del que existía cuando jugó sus primeros partidos en el circuito, en 1998). El complejo Billie Jean King tembló durante dos noches (el lunes y miércoles ) con sus éxitos. Y un gran responsable de que la exnúmero 1 esté todavía pisando el court es, precisamente, el californiano.

Serena Williams, la gran estrella del US Open
Serena Williams, la gran estrella del US Open - Créditos: @JAMIE SQUIRE

Después de su melancólica participación en julio de 2021, en Wimbledon (retiro ante Aliaksandra Sasnovich en la primera ronda), Serena desapareció de los courts. Sus malestares físicos, su amor y presencia en la crianza de su hija Olympia (de cuatro años), y sus compromisos como empresaria relegaron el tenis profesional. Pero la menor de las Williams no quería despedirse de esa manera, sin volver a empuñar una raqueta. Sin embargo, tenía demasiadas dudas y no sabía cómo encarar ese proceso espinoso. Muy pocas personas, además, podían ponerse en sus zapatos y aconsejarla. Pero Tiger reunía todo para saberla escuchar. Serena aprovechó su buena relación con él y le compartió sus preocupaciones. De allí salieron, indudablemente, buenas conclusiones.

Lo que pasó en ese encuentro lo confesó hace poco la propia Serena en un ensayo publicado en la revista Vogue. “Esta primavera, tenía ganas de volver a la cancha por primera vez en siete meses. Estaba hablando con Tiger Woods, que es un amigo, y le dije que necesitaba su consejo sobre mi carrera como tenista. Dije: ‘No sé qué hacer: creo que lo superé, pero tal vez no lo superé’. ¡Él es Tiger, y estaba convencido de que yo sería una bestia de la misma manera que él! Él dijo: ‘Serena, ¿qué pasa si solo le das dos semanas? No tienes que comprometerte con nada. Simplemente sales a la cancha todos los días durante dos semanas y lo das todo y ves qué sucede’. Dije: ‘Está bien, creo que puedo hacer eso’. Y no lo hice. Pero un mes después, lo intenté. Y se sintió mágico volver a levantar una raqueta. Y yo era buena, yo era muy buena. Iba y venía sobre si jugar Wimbledon y el US Open después de eso”.

Tiger vio el partido de Serena en el US Open junto con Venus Williams
Tiger vio el partido de Serena en el US Open junto con Venus Williams - Créditos: @JAMIE SQUIRE

Lo vivido durante las dos noches en el estadio Arthur Ashe, en las victorias ante la montenegrina Danka Kovinic, primero, y contra la estonia Anett Kontaveit (2 del mundo), después, fue mágico. El público, literalmente, enloqueció por Serena y lo volverá a hacer este viernes, en el partido por la tercera ronda ante la australiana Ajla Tomljanovic (46°). Celebridades de distintos rubros deliraron desde sus butacas cual si fueran miembros de un club de fans. También Tiger, obviamente; vivió los partidos con euforia. Cuando Woods regresó de las lesiones para ganar el Masters de 2019, fue Williams quien lo animó, publicando felicitaciones en las redes sociales. Ahora, el centro de atención está en la tenista, con el golfista animando desde el palco.

Tiger permanece inactivo en el golf desde el 15 de julio, cuando se retiró con los ojos humedecidos después de no haber superado el corte en el British Open disputado en St. Andrews, Escocia. Con los achaques físicos producto de múltiples operaciones y, nunca del todo recuperado del impactante accidente automovilístico que sufrió en febrero de 2021, se agiganta la duda acerca de su futuro deportivo. “No me retiro, pero no sé si seré capaz físicamente de volver aquí a St. Andrews”, había comentado, entonces. No hay una fecha concreta para su regreso competitivo. “No tengo nada, nada planeado. Cero. Tal vez algo el próximo año, no sé. Pero nada en un futuro próximo. Eso es todo. Solo esperaba jugar este evento este año”, admitió en el último major.

Serena Williams avanzó a la tercera ronda del US Open al vencer a Anett Kontaveit
Serena Williams avanzó a la tercera ronda del US Open al vencer a Anett Kontaveit - Créditos: @John Minchillo

“Tiger es una de las razones por las que estoy aquí, una de las principales razones por las que sigo jugando”, confesó Serena tras el match ante Kontaveit, el que significó su triunfo número 103 en el Ashe. Y siguió, agradecida: “Hablamos mucho. Realmente estuvo tratando de motivarme. Fue bueno hablar con él, porque yo no sabía lo que quería hacer. Estaba perdida, tenía tantas preguntas. Cuando puedes confiar en alguien así, quiero decir…, Dios mío, él es Tiger Woods, fue realmente útil obtener claridad. En su momento pensamos: ‘Está bien, podemos hacer esto juntos’. Y así fue”.

Tiger fue uno de los presentes en una noche que rompió el récord de asistencia para una sesión nocturna (29.959 espectadores) en el US Open. También estuvieron Zendaya, Spike Lee, Gladys Knight, Seal, Anthony Anderson y Anna Wintour (Mike Tyson había asistido el lunes). Serena y Tiger tienen demasiadas cosas en común. Pero, sobre todo, los moviliza el amor por el juego y la competencia. Sanguíneos y vehementes, no siempre sus historias tuvieron capítulos felices, pero generalmente se las ingeniaron para reinventarse. Y aún hoy, cuando sus días en el profesionalismo están contados, volvieron a potenciarse y a fortalecerse juntos, al menos desde lo emocional. Son ídolos imperfectos que alimentaron sus leyendas siendo terrenales, algo que los hace todavía más venerados.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

El acto más irresponsable y peligroso de un policía de México en una fiesta