US Open: Novak Djokovic y el recuerdo de su primera noche en un Grand Slam, mientras se acerca a un récord de leyenda

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Novak Djokovic avanza en el US Open; el reconocimiento de miles de espectadores en el Arthur Ashe, luego de su victoria sobre el local Brooksby
Garrett Ellwood

Novak Djokovic está a sólo tres victorias en el US Open de alcanzar su trofeo número 21 de Grand Slam. A sólo tres triunfos de superar la marca de eminencias como Roger Federer y Rafael Nadal. A tres éxitos de encumbrarse como el segundo hombre en la Era Abierta (1968) en completar el Grand Slam en una misma temporada, ya que en este 2021 se consagró en el Abierto de Australia, Roland Garros y Wimbledon. Así, igualaría a Rod Laver, la leyenda australiana que lo consiguió en 1969 (también en 1962).

El serbio, un prodigio físico/mental/tenístico, probablemente finalizará su carrera como el integrante del Big 3 con más trofeos grandes. Pero su primera experiencia en el cuadro principal de un Grand Slam no fue agradable. Australia fue el escenario, 2005 el año, ante el ruso Marat Safin (era número 4 y terminaría obteniendo el título). Nole, de 17 años y 188° del mundo, había superado los tres partidos de la clasificación (superando al italiano Francesco Piccari, al suizo Stan Wawrinka y al sudafricano Wesley Moodie) y luego le tocó debutar en el estadio central aussie. Cayó por 6-0, 6-2 y 6-1, en apenas 1h14m.

El joven Djokovic, entonces representante de Serbia y Montenegro, contra Marat Safin en la central del Austalian Open, en enero de 2005
Adam Pretty


El joven Djokovic, entonces representante de Serbia y Montenegro, contra Marat Safin en la central del Austalian Open, en enero de 2005 (Adam Pretty/)

“Cuando me clasifiqué y jugué la sesión nocturna con Safin en la cancha central en uno de mis recuerdos más profundos. Ese mismo día me estaba cortando el pelo. Una maravillosa dama, una peluquera, me preguntó: ¿Quieres hacer algo especial para esta noche?”, empezó a narrar Djokovic en la noche del lunes neoyorquino, tras derrotar a Jenson Brooksby (EE.UU.) por 1-6, 6-2, 6-2 y 6-2, y avanzar a los cuartos de final, donde lo espera el italiano Matteo Berrettini, este miércoles, en el último turno del Arthur Ashe (cerca de las 22 de la Argentina).

“Dije: ¿Qué estás sugiriendo?. Ella dijo: ‘Tal vez deberíamos colorear tu parte delantera’. Nunca había hecho eso en mi vida. Entonces dije: ¿Sabes qué? ¿Por qué no? Tenía 17, 18 años. Si voy a salir al escenario, mejor lo hago con estilo, pensé. Realmente no fue muy satisfactorio para mi madre ver eso. La conversación que tuvimos después no fue muy buena. Pero nos reímos mucho al respecto. Parece que fue hace mucho tiempo, y lo es. Quiero decir, han pasado 16 años desde mi primer partido de Grand Slam en una cancha central, primer partido oficial del cuadro principal. Ha sido un tiempo...”, rememoró, nostálgico, aunque con una mueca divertida. Cuatro meses después de su experiencia australiana, logró su primera victoria en un major: en Roland Garros, frente al estadounidense Robby Ginepri. Luego, ya no se detendría.

Novak Djokovic en el US Open
Garrett Ellwood


Novak Djokovic en el US Open (Garrett Ellwood/)

Cuando Federer ganó su primer Grand Slam, en Wimbledon 2003, Djokovic estaba jugando un Future (la tercera categoría del tenis profesional) en Serbia. Tenía 16 años, era el 768° del ranking y ganó 480 dólares por llegar a las semifinales. Cuando Rafa conquistó el primero de sus trece trofeos del Abierto de Francia, en 2005, el balcánico era 153° del mundo. Hoy, Djokovic ostenta un récord de 321 victorias y 45 derrotas en majors, además de 151.000.000 de dólares en premios oficiales por torneos.

“Es difícil reflexionar sobre todo mientras estás, digamos, en el autobús y todavía estás viajando. Es un poco difícil. La gente tiende a preguntarme: ¿Cómo se siente? ¿Comprende lo que ha hecho? ¿Piensas en todo el viaje? Por supuesto que sí. Pero el tenis es un deporte tal que realmente tienes que pasar de página al día siguiente. Terminaste con este torneo. ¿Cuál es el siguiente? ¿Cuál es el próximo desafío? ¿Cuál es el próximo objetivo que debes alcanzar? ¿A dónde vas? Realmente no tienes mucho tiempo y energía para reflexionar sobre todo lo que has pasado. Pero trato de estar agradecido por ello. Por supuesto, agradezco cada paso del viaje. Un día, por supuesto, cuando ya no juegue al tenis profesional, probablemente tendré una perspectiva un poco más amplia de las cosas y entenderé un poco mejor por lo que he pasado”, reflexionó Nole.

“Tuve la suerte de lograr mucho éxito en los Grand Slams. Es difícil elegir un favorito. Cuando era niño en Serbia, Wimbledon siempre fue el torneo soñado que me inspiró a tomar una raqueta de tenis en mis manos -añadió Novak-. Pero probablemente la mayor satisfacción que tuve en mi carrera en los Grand Slam fue cuando gané el primer trofeo de Roland Garros, en 2016. Aunque crecí jugando en polvo de ladrillo, siento que París siempre ha sido probablemente el Monte Everest para mí. De los cuatro Slams, ese es el más difícil de ganar para mí. Tanto la victoria de 2016 como la de este año en el Abierto de Francia se sienten similares. Después de ganar en París este año sentí que ya no parecía imposible ir por los cuatro seguidos en el mismo año. Así que aquí estoy, en una buena posición para intentarlo. Pero tengo que tomar un partido a la vez”.

El debut grande en Melbourne, hace dieciséis años, es parte de una película que busca el final soñado para Djokovic.

-¿Ese color del pelo en la final de Australia era verde? ¿Tenías el pelo teñido de verde? (le preguntaron en la rueda de prensa)

-No. No puedo recordar. Rubio, verde, algo así. Mi madre, seguramente, lo recordará bien, jaja.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.