US Open: Juan Martín del Potro todavía se siente un jugador activo y contó una propuesta que recibió en Nueva York

·4  min de lectura
Juan Martín del Potro, en su llegada al US Open
Juan Martín del Potro, en su llegada al US Open - Créditos: @@USOpen

En febrero pasado, Juan Martín del Potro pareció despedirse del tenis, con una derrota en la primera rueda del Argentina Open, en una noche repleta de emociones. Pero, más allá de no estar recuperado por completo de la lesión que sufrió en la rodilla derecha, y que minó su físico en los últimos años, el tandilense nunca cerró del todo la puerta a un posible regreso. Y confesó que todavía se siente “en actividad”, en un paso por el US Open, el último Grand Slam de la temporada, en el que se consagró campeón en 2009 y donde es tratado con el respeto merecido a un jugador que se consagró en el cemento neoyorquino.

Delpo aceptó que siente “una combinación rara de sentimientos” cuando visita el Abierto de los Estados Unidos, y confesó que aún no se siente retirado del tour. “Los veo jugar y digo: yo tengo que estar ahí”, comentó en declaraciones a ESPN.

De hecho, Del Potro afirmó que la organización del torneo estadounidense lo invitó a despedirse el año que viene, con la posibilidad de jugar como invitado, una situación que por el momento asoma distante.

El ex número 3 del mundo comentó: “Sigo probando tratamientos, a la espera de encontrar alguno que me permita mejorar mi calidad de vida y estar bien de la rodilla. Si mejoro, quiero intentar volver al circuito y hoy aquí -en Nueva York- me hablaron de la chance de hacerme la despedida el año próximo”.

“Es mi lugar, siento que es mi lugar. Pero también, a la hora de venir acá se me cruzan mil cosas por la cabeza. Todavía me siento jugador. No pienso como un extenista, ni hago cosas de extenista”, afirmó en una entrevista que le realizó ESPN en el predio en el que se disputa el cuarto Grand Slam del año.

El tandilense, ganador de una medalla plateada en los Juegos de Río 2016, reconoció: “Vengo acá, voy a ver amigos, nuevos jugadores de otras generaciones. Me voy a sentir bien, pero cuando los veo jugar digo: ‘Yo tengo que estar ahí’. Todavía sigo sintiendo eso. Entonces tengo una combinación de sentimientos rara”.

“Vivo un día a día, con muchos altibajos emocionales y desde lo tenístico y desde el proceso que estoy empezando a trabajar. Poco antes del torneo de Buenos Aires tuve que tomar la decisión de cambiar el rumbo porque no lo estaba pudiendo lograr y me hacía muy mal, y lo que dije entonces es lo que sigo sintiendo: no sé si ese fue mi último partido, pero sí tengo claro que hoy busco el bienestar en el día a día”, agregó Delpo.

En cuanto a la lucha por el número 1 del ranking, Del Potro contó una interesante anécdota: “Me crucé hoy con Juan Carlos Ferrero [ex número 1 del mundo y entrenador de Alcaraz] y charlamos sobre qué puede estar sintiendo Carlitos [Alcaraz] en este momento que puede ser el 1, y le conté que a mí me pasó algo similar el 2018. Perdí la final acá, en el US Open, estaba 3 en el ranking y estaba super agotado. Pero había hecho los cálculos de que, si me iba bien en Shanghai, en París-Bercy, en el Masters y hacía un buen Abierto de Australia, podía quedar 1 porque iba a tener mejores resultados que Djokovic, Nadal y Federer, que defendían muchos puntos. Yo había hecho los cálculos matemáticos, por eso fui a China, pero terminé lesionado. Son cosas de la vida. Lo del 1 se te aparece en la cabeza, sí”.

Respecto de este US Open, contó: “Me es difícil asimilar que, de los ocho cuartofinalistas aquí, ninguno ganó un Grand Slam, ni le va a ganar a Federer o a Djokovic, pero es lo que viene. Y Medvedev, número 1 del mundo, perdió con Kyrgios. Hay una transición”.