US Open: Diego Schwartzman, eliminado en los 8vos de final por el clasificado Van de Zandschulp

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Diego Schwartzman cayó en los 8vos de final del US Open con el neerlandés Botic van de Zandschulp, 117° del mundo, en cinco sets.
ELSA

Botic van de Zandschulp provocó un cimbronazo en el Abierto de los Estados Unidos. El jugador neerlandés de 25 años y 117° del ranking mundial hizo historia sobre el cemento neoyorquino, logrando una victoria de alto impacto en los 8vos de final del torneo al eliminar al argentino Diego Schwartzman (11° cabeza de serie), por 6-3, 6-4, 5-7, 5-7 y 6-1, en 4h19m, .

El Peque, cuartofinalista en Flushing Meadows 2017 y 2019, sufrió la inspiración del diestro Van de Zandschulp, que jugó en un nivel muchísimo más alto del que su ranking indica (ya lo había hecho en la segunda ronda, eliminando al noruego Casper Ruud, 8° favorito). Comenzó el año siendo 156° y, de hecho, llegó al major estadounidense para disputar la clasificación después de caer con el argentino Juan Manuel Cerúndolo en el Challenger de Meerbusch, Alemania, sobre polvo de ladrillo.

Van de Zandschulp ostentó una calma asombrosa desde el primer juego, bajo el techo del estadio Louis Armstrong (se cerró por la llovizna), y la sostuvo durante todo el primer set. El porteño empezó sacando y cedió el servicio en cero. Más lúcido, el neerlandés fue el protagonista. Diego sacó 0-40 en el quinto game (estando 1-3), pero logró defender su saque (2-3) y se desahogó, gritando “¡Vamos!”. Se podía esperar una reacción anímica, pero nunca llegó. Van de Zandschulp, que anotó 12 tiros ganadores (contra 6 del argentino), volvió a romperle el servicio al Peque en el noveno game y, en 48 minutos, se adueñó del primer parcial por 6-3 (el primero perdido por Schwartzman durante el torneo).

Sin funcionarle el revés como lo hace habitualmente, Schwartzman buscó alternativas en el segundo parcial, yendo más a la red y tratando de cerrar el punto voleando. Por momentos, lo consiguió. Pero Van de Zandschulp (de 1,91 metro) continuó con un nivel alto. Diego enfrentó break points en contra en el cuarto game (sirviendo 1-2) y también en el sexto (2-3), pero en ambas mostró decisión y logró defenderse y salir adelante. Así y todo, el jugador entrenado por Juan Ignacio Chela siguió con dificultades, sin generar chances de quiebre (algo curioso teniendo en cuenta todo lo bien que devuelve), cometiendo más errores no forzados que el europeo y, también, menos tiros ganadores. Llegaron al décimo game con Diego al servicio, el neerlandés presionó, generó un set point y lo aprovechó (6-4).

Botic van de Zandschulp, de Países Bajos, eliminó a Diego Schwartzman en los octavos de final del US Open.
Elsa


Botic van de Zandschulp, de Países Bajos, eliminó a Diego Schwartzman en los octavos de final del US Open. (Elsa/)

Schwartzman, que poseía un récord de 53-12 frente a los rivales que no estaban en el Top 100 (20-2 en Grand Slams), siguió sin pimienta, encadenando errores en el cemento neoyorquino ante un rival que continuó jugando con naturalidad. El Peque sacó 0-40 en el sexto game, estando 3-2 abajo en el score: ganó dos puntos, pero el tercero no y lo aprovechó el neerlandés, quebrándole el saque al porteño por cuarta vez (4-2). Van de Zandschulp sacó para tomar una diferencia -casi determinante- por 5-2, pero llegó un momento bisagra. Le pesó el brazo, los nervios lo perturbaron, falló como nunca en todo el match, cometió cuatro errores no forzados y le dio vida a Schwartzman, que se fue al descanso 3-4.

Diego, ex número 8 del mundo, sostuvo su servicio (4-4). Van de Zandschulp, ahora sí, hizo los deberes como correspondía (5-4). Schwartzman sacó sabiendo que no tenía margen de error, con todo el peso que ello sugiere, pero mantuvo su servicio (5-5). Diego, mucho más acostumbrado a las batallas físicas y anímicas en la elite del tenis que Van de Zandschulp, crispó el puño percibiendo que del otro lado de la red habían empezado a aparecer dudas y así fue como consiguió el quiebre (6-5), para euforia del público latino en el estadio. Con el reloj marcando las 2h40, el actual número 14 del mundo consiguió el tercer set por 7-5.

Diego Schwartzman no pudo llegar a los cuartos de final del US Open por tercera vez.
ELSA


Diego Schwartzman no pudo llegar a los cuartos de final del US Open por tercera vez. (ELSA/)

Los jugadores llegaron a las tres horas de acción con el score 2-2 en el cuarto set. En el séptimo game (con el marcador 3-3), el europeo sacó 15-40; defendió el primero, pero no el segundo, Diego quebró y se adelantó 4-3. Pero en lugar de fortalecerse, Diego se desenfocó, jugó desordenado el game y Van de Zandschulp recuperó el quiebre (4-4). También sostuvo su servicio (5-4) y llegó a contar con dos match points, pero el argentino se agigantó, defendió su saque (5-5) y lo llenó de titubeos al rival. “¡Ole, ole, ole, ole, Diegooo, Diegooo!”, retumbó, como nunca antes, en el segundo estadio en importancia del centro nacional de tenis Billie Jean King. Diego, con paciencia, esperó su momento y actuó, rompiéndole el saque a Van de Zandschulp (6-5). El argentino, energizado y con convicción, volvió a sacar y ya no falló (7-5), extendiendo la definición en el quinto set.

Van de Zandschulp, lejos de mostrarse frágil espiritualmente, tomó las riendas del último parcial. Comenzó sacando y se adelantó 1-0. Le quebró el servicio al Peque (2-0) y muy rápido se colocó 3-0. Con el score 4-1 en favor del neerlandés, Schwartzman se tomó unos segundos para cambiarse las cintas de protección de los dedos de la mano derecha. Van de Zandschulp le quebró el servicio por séptima vez (5-1) y sacó para partido. Tuvo dos nuevos match points, pero los desaprovechó. Diego tuvo una chance de quiebre, pero no pudo concretarla y ya no habría vuelta futuro. El neerlandés cerró los ojos, se concentró y terminó su obra maestra, convirtiéndose en el tercer jugador proveniente de la qualy en la Era Abierta en llegar a los cuartos de final del US Open.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.