US Open: Casper Ruud venció a Karen Khachanov, es el primer finalista y está a un paso de convertirse en el número 1 del mundo

·5  min de lectura
Casper Ruud derrotó en cuatro sets al ruso Karen Khachanov en el Billie Jean King National Tennis Center de Nueva York y se llevó los aplausos
Casper Ruud derrotó en cuatro sets al ruso Karen Khachanov en el Billie Jean King National Tennis Center de Nueva York y se llevó los aplausos - Créditos: @TIMOTHY A. CLARY

Casper Ruud fue el primer tenista noruego en conquistar un torneo ATP (justo en Buenos Aires, en 2020), es el jugador de ese país que más alto llegó en el ranking mundial y este domingo jugará su segunda final de Grand Slam, en un US Open que recorrió con la zanahoria de poder convertirse en el número 1. Este viernes, el muchacho nacido hace 23 años en Oslo avanzó a la definición del último torneo premium de la temporada al superar por 7-6 (7-5), 6-2, 5-7 y 6-2 al ruso Karen Khachanov (31° del mundo) en la primera semifinal disputada en Nueva York.

Siete en la clasificación y quinto favorito del torneo sobre superficie dura, Ruud selló su boleto al juego decisivo al cabo de tres horas. Si se corona, el 1° será suyo. Y si llegó hasta acá, no quiere dejar pasar la oportunidad de abrazarse a un gran trofeo, en el mismo año en el que cayó en la final de Roland Garros en tres sets ante el mallorquín Rafael Nadal. Claro, Carlos Alcaraz, su adversario, también depende de sí para trepar a la cúspide. El español ganó una batalla increíble de cinco sets frente al norteamericano Frances Tiafoe. Es uno u otro tras la eliminación del ruso Daniil Medvedev en la cuarta ronda, y las ausencias del alemán Alexander Zverev (lesionado) y del serbio Novak Djokovic, quien no pudo jugar la gira norteamericana por no estar vacunado contra el Covid-19.

Casper Ruud festejó ante el ruso Karen Khachanov, en la semifinal del Abierto de Estados Unidos
Casper Ruud festejó ante el ruso Karen Khachanov, en la semifinal del Abierto de Estados Unidos

Su padre, Christian, fue igualmente profesional en el deporte de las raquetas y se retiró sin títulos en 2001. Había llegado hasta el puesto 39° en octubre de 1995. El heredero aprendió a su lado y lo superó ampliamente. Ahora está cerca de darle una gran alegría, en una familia en la que se respira tenis pero en una tierra en la que las expectativas con Casper no eran superlativas y vive a la sombra de los goles del futbolista Erling Haaland. “A menudo en el supermercado la gente me dice que mi cara les suena de haberme visto en algún sitio”, confesaba hace tres meses en París.

Diestro, de revés a dos manos, Ruud rompió al molde. Casi como en puntas de pie fue trepando en el clasificador y se metió en el top 10. Ya era casi un héroe nacional por eso. Que juegue la final del US Open estaba fuera de libreto al comienzo de una temporada que inició con una lesión en un tobillo y otra en el abdomen, además de pasar por una cirugía dental para extraerle dos muelas de juicio. Recuperado, fue capaz de volver a la Argentina en febrero y levantar la copa por segunda vez en el Lawn Tennis Club, con casi todo el público en contra en la final que dio vuelta ante Diego Schwartzman.

Nadal no es sólo quien le arrebató la ilusión sin darle margen en Roland Garros. Es su “fuente de inspiración”, como lo confiesa el noruego. “Es el perfecto ejemplo de cómo comportarse en una cancha, nunca se rinde y nunca se queja. Ha sido mi ídolo toda mi vida”, agrega. Casi un homenaje le hizo para cerrar el primer set, que concluyó con el público aplaudiendo de pie. En el tie break y con la ventaja de 6-5, Ruud sacó con la posibilidad de ganar el parcial por tercera vez. Y fue la vencida. No obstante, para conseguir el punto que le faltaba hubo bastante suspenso. Con su segundo servicio, el peloteo duró 1m18s hasta que la bola impulsada por el ruso terminó en la red luego de un intercambio de... ¡56 golpes! Levantó sus brazos, giró sobre su eje y se abrazó sonriente a la ovación antes de ir a su silla.

El cierre del primero set, tras 56 golpes

El vencedor pudo cerrar el duelo en el tercer set, en el que llevaba ventaja, pero su rival apostó a la tenacidad y puso algo de intriga al encuentro. Eso sí, Khachanov pareció dejar todo en ese esfuerzo, ya que en el cuarto set la diferencia resultó abrumadora pronto en lo físico y en el tanteador, y ya no tuvo margen para recuperarse. El juego se cerró con Casper aprovechando el primero de los tres match points, con un toque sutil al que el ruso no pudo llegar.

Desde niño, Ruud practicaba tenis, alternándolo con otros deportes como el fútbol, el hockey sobre hielo o el golf, que continúa jugando cada vez que la exigencia del circuito, los entrenamientos y los viajes se lo permiten. A los 12, decidió que la pelota amarilla era el mejor camino. Y apostó en grande, sumándose a la academia de Nadal. Tomó el ejemplo de la actitud, pero nunca llegó a creer demasiado en sí mismo.

Casper Ruud celebró ante Khachanov y espera rival en la final del US Open
Casper Ruud celebró ante Khachanov y espera rival en la final del US Open - Créditos: @Mary Altaffer

“Mi juego no es de los más espectaculares, algunos podrían decir incluso que es aburrido. Trato de ser sólido y hacer lo que sé hacer”, confesaba, sin entrar en detalles de cierto complejo de inferioridad por proceder “de un país pequeño a nivel tenístico”. Le llegó la hora de soñar en grande.

Lo mejor del partido