Uruguay, en vilo: la salida de Tabárez y el suplicio por entrar a Qatar

·3  min de lectura

La Selección de Uruguay se dirigirá al 2022 con un nudo en la garganta y no es para menos. El balance a lo largo del 2021 terminó con números en rojo, dejando como consecuencia la resonante salida de Óscar Tabárez como su entrenador y un Mundial de Qatar al que ve con una lejanía preocupante.

De los dos certámenes que disputó en el año, todos los focos de la Celeste se dirigieron a las Eliminatorias Sudamericanas y casi que se pasa por alto, al mencionar su desempeño, la participación en la Copa América.

Después de lidiar con irregularidad en el comienzo de la competición clasificatoria en 2020, retomó con dos empates en junio hasta encontrarse justo con la competencia continental disputada en Brasil, que le sirvió para poner un freno y encontrar su rumbo.

Si bien la actuación no fue la mejor, al quedarse en el camino en cuartos de final contra Colombia en los penales, luego de acceder como segundo en su grupo, la continuidad de los Charrúas en las Eliminatorias los tuvo renovados y, en el análisis completo del año, fue su mejor momento.

No tanto en el juego, pero sí en el resultado, Uruguay abrochó dos triunfos y un empate en la triple jornada de septiembre, suficientes para encenderles la ilusión. Tal es así que se conservaron varias fechas en los puestos de clasificación, tocando el tercer lugar y sosteniéndose en el cuarto.

Sin embargo, la lupa que se había colocado sobre las formas pasó a generar dudas en Tabárez y hasta que todo recayó en derrotas. Tras un empate con Colombia, una dura caída 3-0 sobre Argentina fue el inicio de un verdadero sufrimiento para el elenco charrúa.

En un cierre de año de pesadilla en el torneo rumbo a Qatar, sufrió fuertes derrotas una tras otra hasta llegar a cuatro en fila. Desde la padecida en Buenos Aires, fue goleado por 4-1 ante Brasil, insistió, pero cayó por la mínima ante la Albiceleste en el Campeón del Siglo y se despidió de la acción con un cimbronazo con el 3-0 frente a Bolivia.

La mecha, que estaba encendida, llegó a su fin posterior a su visita a La Paz y la detonación ocurrió con la despedida del Maestro del cargo al quedar en la séptima posición de la tabla, fuera de los lugares de acceso a la Copa del Mundo, y con 16 unidades, a uno del quinto y cuarto puesto, y unos considerables siete puntos del tercero.

De un primer respaldo de la directiva al agobio de las especulaciones, el experimentado entrenador terminó su era con un recorrido de 15 años y la Copa América 2011 en el bolsillo. Como reemplazo, también entre idas y vueltas por la danza de nombres, Diego Alonso fue oficializado a mediados de diciembre.

Con reciente paso por Inter Miami, el flamante entrenador de Uruguay, de 46 años, tendrá por delante cuatro finales para salvarla de su ausencia en el Mundial y llevarla al cuarto consecutivo, de las 13 presencias a lo largo de su historia. Rápidas pruebas para ello, con Paraguay, a fines de enero, y Venezuela, en el arranque de febrero.

Foto: MATILDE CAMPODONICO/POOL/AFP via Getty Images

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.