Uruguay - Argentina. ¿Por qué Messi fue suplente? Un cambio de planes de última hora

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Messi y una imagen poco habitual, entre los suplentes del seleccionado nacional
Raúl Martínez

Si el estadio ‘Campeón del Siglo’, el coloso de Peñarol, se sentía distinguido por recibir al clásico rioplatense después de 91 años de tradición en el legendario Centenario, lo que no se imaginaba es que el sector más impensado del escenario sería ocupado por Lionel Messi: el banco de los suplentes. Por lo menos hasta el minuto 75, cuando el rosarino saltó al terreno de juego por Lo Celso. Sorprendió la noticia cuando comenzaba a caer la tarde en ambas márgenes del Plata: si bien el capitán argentino no competía desde el 29 de octubre por sus molestias en la rodilla izquierda y se había ausentado en dos partidos y medio de PSG, las especulaciones lo posicionaban en la titularidad.

La selección sonríe y camina hacia el Mundial, incluso cuando sufre

“Ustedes saben lo que pienso”, se había limitado a comentar Lionel Scaloni en la antesala, cuando escuchó la pregunta sobre la inclusión o no de Messi en el equipo titular. Se refería a una sentencia que el entrenador entregó hace un tiempo: si Messi está bien, juega siempre. ¿Acaso Messi no estaba bien, entonces? Scaloni, el jueves, había asegurado que se encontraba “a disposición”.

Messi, por primera vez en el Estadio Campeón del Siglo: un estreno que sólo duró 15 minutos
ERNESTO RYAN


Messi, por primera vez en el Estadio Campeón del Siglo: un estreno que sólo duró 15 minutos (ERNESTO RYAN/)

¿Qué ocurrió? Ya en Montevideo, y desafiando los antecedentes de Messi, en esta oportunidad pesó la razón antes que el sentimiento. Con Messi en vías de recuperación de una lesión traicionera, con la sombra quejosa de PSG, con un rival tan urgido en su cosecha de puntos rumbo a Qatar 2022 que propondría un duelo electrizante –y quizás áspero–, sería conveniente graduar la participación. Para concretar la idea, el respaldo del capitán fue determinante. Si se oponía, jugaba. Como sucedió otras veces, en la Copa América de hace unos meses, por ejemplo. Podría entenderse como otra muestra de madurez del Messi de 34 años. Sabe que no está pleno.

El abrazo de Emiliano Martinez para Lionel Messi, después de un triunfo vital para la Argentina
Matilde Campodonico


El abrazo de Emiliano Martinez para Lionel Messi, después de un triunfo vital para la Argentina (Matilde Campodonico/)

No pisaba una cancha hace 13 días, y anoche corrió por una en la que jamás había estado. Aquel día fue sustituido por Pochettino en el entretiempo del duelo con Lille. Luego, ya no estuvo contra Leipzig y Bordeaux. Cuando se embarcó para la Argentina, Leonardo, manager de PSG, estalló –sin nombrarlos– contra Messi y Paredes, que se alejaban de París sin haberse repuesto aún de sus lesiones. Paredes ni integró el banco y Messi participó en 15 minutos. Corrección política desde la AFA y el cuerpo técnico. Messi caminó, nunca aceleró. Casi testimonial.

Messi y la pelota, su amiga, ante la marca de Fernando Gorriaran
ERNESTO RYAN


Messi y la pelota, su amiga, ante la marca de Fernando Gorriaran (ERNESTO RYAN/)

¿Messi suplente? Es casi una rareza en su historia de selección, que anoche llegó a 157 partidos. ¿Cuántas veces había partido entre los relevos? Pocas, muy pocas. Apenas 14. Varias, naturalmente en el comienzo de su carrera en la selección: de los 10 encuentros que disputó con José Pekerman, en seis ocasiones salto desde el banco. En una ocasión fue suplente con Alfio Basile, otras tres con Alejandro Sabella y cuatro más con Gerardo Martino. Y en esas últimas siete veces, su exclusión de la titularidad obedeció a una paulatina reinserción en el equipo ya que venía de alguna lesión o molestia física.

Messi se va luego de una breve participación en el 1-0 ante Uruguay
ERNESTO RYAN


Messi se va luego de una breve participación en el 1-0 ante Uruguay (ERNESTO RYAN/)

¿Messi al banco? Un obligatorio viaje en el tiempo. Desde el 14 de junio de 2016 que eso no sucedía: Copa América de los Estados Unidos, contra Bolivia, en Seattle, cuando después del entretiempo sustituyó a Gonzalo Higuaín. Pasaron 1976 días. Messi se reestablecía de un golpe en la espalda y ya se había perdido el estreno en el certamen porque Martino había escalonado su retorno al equipo.

Sólo por curiosidad, ¿a quiénes reemplazó las 14 veces que saltó desde el banco? Aparecen varias ‘perlas’ del archivo: a Lisando López el histórico día del debut en Budapest contra Hungría; después, a César Delgado, ‘Lucho’ González, Maxi Rodríguez, Esteban Cambiasso, el Mono’ Montillo, Lavezzi, Pastore, Nicolás Gaitán, Augusto Fernández, Higuaín, a su amigo Agüero y en dos oportunidades a Saviola. Ahora, se sumó Lo Celso.

Cuentan que pocas cuestiones fastidian más a Messi que no jugar un partido: ser reemplazado en medio de un partido. Alguna vez lo confesó: “No me gusta salir reemplazado. Prefiero entrar desde el banco y jugar menos que salir. Lo digo porque muchos partidos se definen al final o encontrás más espacios porque hay varios cansados. Prefiero entrar a disfrutarlo que salir y perderme lo mejor”. Sucedió como quería en Montevideo. Ganó Argentina hasta en una noche desteñida y con el capitán disfrazado de embajador.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.