Uruguay - Argentina, el duelo antagónico entre Scaloni, el joven campeón, y Tabárez, el Maestro debilitado

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Lionel Scaloni y Oscar Washington Tabárez; el encuentro entre el actual DT campeón de América y el Maestro, que obtuvo el mismo título hace diez años
Lionel Scaloni y Oscar Washington Tabárez; el encuentro entre el actual DT campeón de América y el Maestro, que obtuvo el mismo título hace diez años

No habrá café por medio, tampoco mate ni, mucho menos, una cena con sobremesa distendida. El lugar del encuentro será muy diferente al que había imaginado Lionel Scaloni dos años atrás, cuando la palabra pandemia no formaba parte del lenguaje popular. Entonces, el entrenador que daba sus primeros pasos imaginaba un viaje a Montevideo para charlar con el viejo maestro. O Maestro, para escribirlo como corresponde. Le daban vueltas en la cabeza las palabras que el propio Tabárez le había dicho una noche en Tel Aviv, después del empate 2-2 entre Argentina y Uruguay en el amistoso del 19 de noviembre de 2019. “A toda esa gente que dice que usted no tiene experiencia y que recién empieza, respóndale que tiene vivencias. Tiene más de 20 años jugando al más alto nivel y tiene un montón de cosas que no tiene aquel entrenador que empezó recién a entrenar. Entonces la cosa se va equiparando”, le soltó el hombre que figura en el libro Guinness como el técnico que más veces dirigió a una selección nacional…

Después de esa charla informal en un pasillo del estadio Bloomfield el más joven imaginó cruzar el charco, impactado por la caricia verbal. Se lo contó a LA NACION unos meses atrás. “Fui al vestuario esa noche y me empezó a hablar con esa manera tan personal que tiene, que enseguida te compra. Y algo de razón tiene en lo que me dijo. Me sorprendió que me lo haya dicho alguien de su experiencia. Y me marcó. A partir de ese momento, me quedó”, recreaba Scaloni ese instante que vive en su memoria. Hoy volverán a abrazarse delante de 40 mil personas, lejos de la intimidad, con un partido de primer nivel a punto de empezar. Uno se presentará con el traje de campeón de América todavía brillando; el otro, rodeado de ese murmullo de dudas que expone el momento de mayor debilidad en sus 15 años consecutivos al frente de la Celeste.

Lionel Messi, Rodrigo de Paul, Joaquín Correa y Alejandro Gómez, durante uno de los ensayos del seleccionado argentino en el predio de Ezeiza
JUAN MABROMATA


Lionel Messi, Rodrigo de Paul, Joaquín Correa y Alejandro Gómez, durante uno de los ensayos del seleccionado argentino en el predio de Ezeiza (JUAN MABROMATA/)

Serpenteos de este oficio, al cabo, que Tabárez conoce con la autoridad que le dan sus 189 partidos desde que asumió el cargo en 2006 (más otros 34 que acumuló en su primer período en la selección charrúa, entre 1988 y el Mundial de Italia ‘90). “En mi interior me cuestiono mucho antes que cualquiera que lo haga desde afuera”, expresó en el arranque de la semana, en su única aparición ante la prensa desde que su piso empezó a temblar luego de las goleadas en contra ante Argentina (0-3) y Brasil (1-4), en la ventana anterior de Eliminatorias.

El contraste se advierte también en la contingencia. Para esta doble jornada, con la clasificación a Qatar 2022 cerca de abrocharse, Scaloni se permitió convocar ocho jugadores juveniles con la saludable intención de que tengan sus primeros roces con Messi y sus compañeros. “Que coman juntos”, graficó el entrenador en Ezeiza en el mediodía de ayer, antes del último entrenamiento y el viaje a la capital uruguaya. Los 25 partidos invictos, la maduración de un equipo que creció incluso después de consagrarse en el Maracaná y la comodidad en la tabla de posiciones le abrieron la oportunidad. Y no la dejó pasar, como él mismo y su troupe (Samuel, Ayala y Aimar) disfrutaron cuando eran juveniles y se entrenaban a la par de los monstruos de sus épocas.

Uruguay, con ausencias de peso para el clásico del Río de la Plata: no contará con Cavani, De Arrascaeta ni De la Cruz
Twitter @Uruguay


Uruguay, con ausencias de peso para el clásico del Río de la Plata: no contará con Cavani, De Arrascaeta ni De la Cruz (Twitter @Uruguay/)

Del otro lado, Tabárez pena por la catarata de ausencias, con Argentina hoy y Bolivia el martes, en la altura de La Paz, en la agenda inmediata. Las de Edinson Cavani, Nicolás De la Cruz y Giorgian De Arrascaeta, tres titulares, le dan un color todavía más rojo al apuro con el que la Celeste ingresará esta noche al estadio de Peñarol (el Centenario se acondiciona para las finales de las copas Sudamericana y Libertadores). Un elemento estadístico inquieta todavía más a los locales: en estos 15 años con el Maestro al mando, Uruguay solo le ganó una de las 11 veces que enfrentó a la Argentina. El estado de necesidad y urgencia exige mejorar ese número hoy mismo…

¿Clásico caliente?

La posibilidad de asistir a un duelo picante no inquieta a Scaloni, que confía en lo que hagan el árbitro venezolano Alexis Herrera y los chilenos Julio Bascuñán y Raúl Orellana, responsables del VAR. “Con el VAR, ya no existe más eso de ganar a lo guapo. Cualquier cosa es roja o te cargás de amarillas. Corrés el riesgo de que el VAR intervenga. Podés jugar friccionado, ponerle las cosas difíciles al rival, pero nada más”, matizó, para bajar el tono.

¿Titular? Messi luce recuperado y según Scaloni, estará "disponible"; aquí, entre Pezzella y Julián Álvarez
JUAN MABROMATA


¿Titular? Messi luce recuperado y según Scaloni, estará "disponible"; aquí, entre Pezzella y Julián Álvarez (JUAN MABROMATA/)

El DT argentino está más pendiente de la presencia del capitán, en todo caso. Y todos los indicios sitúan a Lionel Messi de titular, casi dos semanas después de su último partido en PSG y todavía en fase de recuperación. “Convivir con el Leo que quiere jugar siempre es fácil, porque yo también quiero que juegue siempre. Es un orgullo tenerlo. En la Copa no estaba en las mejores condiciones y jugó siempre”, avanzó. Y le sirvió a su admirado Maestro Tabárez un motivo más de preocupación. “Sin Messi, Argentina sigue siendo un equipo poderoso. Vamos a trabajar para intentar limitarlos”, había comentado el uruguayo cuando la presencia del 10 argentino era todavía incierta.

Ese plan B ya no tiene sentido. Tampoco, detenerse demasiado en el episodio reciente del Monumental. Porque el fútbol, aunque la historia reciente diga lo que quiera, se vuelve a escribir todos los días.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.