El United buscará comenzar a resurgir en la fase de grupos

·3  min de lectura

A Manchester United, le tocará asumir en esta temporada lo hecho en la pasada y que seguro prefiere olvidar. Sin boleto a Champions, tendrá que afrontar la UEFA Europa League que, a pesar de ser un desafío alejado de sus altas expectativas, aparece como una buena oportunidad para relanzarse.

En la previa de su debut en la competición, que será el 8 de septiembre, los Red Devils ya están instalados como los favoritos al título, mote que se fortalece al estar en un Grupo E que no debería causarle complicaciones para avanzar a la fase eliminatoria, ante Real Sociedad, Sheriff y Omonoia, determinado en el sorteo de este viernes.

No sólo su nombre e historia se colocan entre los máximos candidatos, sino también por su rutilante plantel y banco de suplentes renovados para esta campaña, más allá de haberla comenzado repleto de dudas y con un notorio bajo nivel, en la Premier League, del que recién se recupera.

Respecto al curso anterior, el primer gran cambio estará en su guía, por la llegada de Erik ten Hag. El neerlandés asumió como nuevo entrenador del equipo inglés, tras la etapa de Ole Gunnar Solskjaer y el posterior interinato de Ralf Rangnick, lo que despertó algo de ilusión en el entorno por su estilo demostrado en Ajax.

Mientras que, a su plantel, el United sumó nombres importantes a los que ya poseía. Y el más destacado es el de Casemiro, quien arribó con grandes galardones desde Real Madrid y con la misión de ser la voz de mando en la mitad de la cancha. Junto al brasileño, incorporó a Christian Eriksen y el argentino Lisandro Martínez, además de Tyrell Malacia.

Todo esto resulta suficiente para que el Manchester recupere su esencia, a partir del segundo certamen más importante del Viejo Continente. Pero, camino a su presentación, carga con una incertidumbre: la continuidad de Cristiano Ronaldo.

Durante este mercado de pases, se vivió una novela en Old Trafford y generada por el delantero portugués. Esto se dio al surgir el rumor de su supuesta intención de marcharse de la institución debido a su deseo por jugar Champions League esta campaña.

Sin embargo, en diversos clubes de la élite europea, y que cumplen con el principal requisito del luso, las puertas se fueron cerrando una tras otra. Por esta razón, se mantiene en vilo su futuro en el Teatro de los Sueños, el que quedará resuelto en cuestión de días, cuando finalice la ventana de fichajes.

Es válido mencionar que, prácticamente, el estelar atacante no tiene rastros en la Europa League. Sólo en la edición 2002-03 de la antecesora de la competición, la Copa de la UEFA, llegó a disputar dos encuentros por la primera ronda, con Sporting de Lisboa, que sufrió la eliminación.

A la espera de una confirmación de parte de CR7, en Manchester United tienen claro que no deben desviar su foco de este torneo. Si bien la Premier será su mayor anhelo, la Europa League se torna una opción firme para cumplir su meta: regresar a la Champions.

Está a la vista que posee motivos para ilusionarse con el certamen, a los que acompaña con pocos, pero recientes y favorables antecedentes. En 2017, de la mano de José Mourinho, supo levantar el trofeo en su primera final en el torneo y, cuatro años después, reapareció en el choque decisivo, terminando subcampeón ante Villarreal.

Foto: Ash Donelon/Manchester United via Getty Images