El ucraniano Romanchuk acalla el Foro Itálico

·4  min de lectura

Redacción deportes, 16 ago (EFE).- El nadador ucraniano Mykhaylo Romanchuk logró lo que parecía imposible, acallar las gradas de la piscina del Foro Italico de Roma, tras arrebatar este martes el título de campeón Europa de los 1.500 al gran ídolo local, el fondista Gregorio Paltrinieri que tuvo que conformarse con la medalla de plata.

La presencia de Paltrinieri, que buscaba completar el doblete en estos Europeos tras colgarse el pasado sábado el oro en la final de los 800 libre, había desatado la locura entre el público local, que sólo concebía un triunfo del representante italiano.

Een el ambiente se respiraba no sólo la opción de un nuevo título para el transalpino, sino la posibilidad de que Paltrinieri pudiera rebajar el récord del mundo del chino Sun Yang, vigente desde los Juegos Olímpicos de Londres 2012, tras quedarse a tan sólo 1.78 segundos de la plusmarca universal el pasado mes de junio en los Mundiales de Budapest.

Una euforia que se desató por completo cuando al cubrirse los primeros 500 metros de la prueba Gregoria Paltrinieri figuraba en la primera posición con un registro inferior al récord.

Pero Romanchuk, que ya se impuso al italiano en los Europeos disputado el pasado año, no cayó en la trampa del transalpino, que como ya hizo en la final del Mundial trató de desfondar a sus rivales con una frenética puesta en escena.

Poco a poco el ucraniano, que nunca dejó tomar a Paltrinieri una ventaja determinante, fue dando caza al italiano hasta superar al nadador local al paso por los 550 metros.

Una primera plaza que Mykhaylo Romanchuk ya no abandonó hasta el final para colgarse el oro con un tiempo de 14:36.10 minutos, casi cuatro menos -3.69- que Paltrinieri que tuvo que conformarse con la segunda plaza.

Todo un éxito del nadador ucraniano que a causa de la invasión rusa ha tenido que emigrar a Alemania con un invitación de su amigo y rival, el alemán Florian Wellbrock, el campeón del mundo de la distancia en el año 2019, que lastrado por el covid en su preparación sólo pudo ser quinto este marte en Roma.

Quien no falló fue el húngaro Kristof Milak que sumó al oro que logró en los 100 mariposa el triunfo en los 200, tras imponerse con un registro de 1:52.01 minutos, una marca muy distante de los estratosféricos 1:50.34 que el magiar estableció el pasado mes de junio como nuevo récord del mundo.

De hecho, Milak que sumó su quinto metal en estos campeonatos -3 oros y 2 platas, pareció más contento por la segunda plaza de su compatriota Richard Marton, al que hizo subir al primer escalón del podio para escuchar el himno magiar durante la ceremonia de entrega de medallas.

Igualmente cumplió con los pronósticos la sueca Sarah Sjostrom, que dio un nuevo paso en su intentó de alcanzar el récord de dieciocho medallas de oro que posee la alemana Franziska van Almsick, tras conquistar su decimosexta presea dorada en la cita continental con su triunfo en la final de los 50 libre.

Sjostrom, la única capaz de bajar de la barrera de los 24 segundos, ni tuvo problemas para derrotar por 29 centésimas a la polaca Katarzyna Wasick, plata, y por 73 a la neerlandesa Valerie van Roon, tras completar la distancia en un tiempo de 23.91.

Por su parte, el italiano Nicolo' Martinenghi no desaprovechó la ausencia del británico Adam Peaty, ganador de los cuatro últimos Europeos, para proclamarse nuevo campeón continental de los 50 braza con una marca de 26.33 segundos.

Una marca que situó al italiano como el tercer nadador más rápido de la historia en esta prueba, igualado con el brasileño Felipe Lima, eso sí, todavía muy lejos del británico Peaty, que además del récord mundial (25.95) posee las nueve primeras mejores marcas de todos los tiempos.

La de Martinenghi no fue la victoria de la jornada para el conjunto italiano, el gran dominador de estos campeonatos, ya que Margherita Panziera se colgó el oro también en la final de los 100 espalda, tras imponerse con un registro de 59.40 segundos a la británica Medi Harris, plata, y a la neerlandesa Kira Toussaint, bronce.

Completó la nómina de ganadores la israelí Anastasya Gorbenko, que revalidó el título continental que conquistó en los 200 estilos, tras imponerse con una marca de 2:10.92 minutos, tras resistir la remontada final de la neerlandesa Marrit Steenbergen, que tuvo que conformare con la plata, tras tocar la pared 22 centésimas después que Gorbenko.

Mucho más amplia fue la ventaja del equipo británico que se impuso con un tiempo de 7:28.16 minutos en la final del 4x200 mixto por delante de Francia e Italia.

(c) Agencia EFE